Home > Cultura > El Tecolote celebra 50 años de carrera artística

El Tecolote celebra 50 años de carrera artística

El arte de Arnoldo El Tecolote Ramírez Amaya es inmediatamente reconocible: lo impecable de sus trazos, los ojos de sus personajes y, ante todo, la irreverencia. En 2016, Ramírez Amaya cumple 50 años de trayectoria artística, y la exposición El Quijote y yo forma parte de los festejos.

“No cualquiera llega a 50 años activo en el arte, y eso es de celebrarlo. Pero con obra. Ese es un reto que yo mismo me puse: producir”, afirma el artista, cuya figura, si se le observa detenidamente, guarda ciertos paralelismos con el hidalgo personaje: flaco, barbado y con un ligero toque de locura.

El Quijote y yo consta de 55 obras a tinta, bolígrafo y algunos montajes digitales. “Lo difícil fue decidir cómo enfocar al Quijote, porque es un tema trillado que se ha hecho mucho. Pero esta nueva vez que lo leí, descubrí el lado militar del Quijote, su esencia: es un chafa digno, es honrado, e incluso la locura es parte de su dignidad. Y su autor, Miguel de Cervantes Saavedra, también fue combatiente: fue en una batalla donde le cortaron el brazo y lo dejaron manco. Encontré esos paralelismos, me gustaron y de ahí partí”, explica.

AGENDA LLENA 

Será un año muy ocupado para El Tecolote: “De junio a octubre tengo programada, en el Museo de la Universidad de San Carlos (Musac), una exposición de los dibujos que hice para la revista Alero. Es una colección de obras con actitud contestataria. Porque el buen arte debe tocar la conciencia, la mente, y principalmente, chingar a los que están en el poder”.

En agosto planea montar, en la galería El Áttico, la exposición Eros Surucuqueros, influenciada en parte por el artista japonés Hokusai, con el objetivo de “sacudir un poco ese puritanismo que caracteriza a la sociedad guatemalteca”.

Otro de sus planes es realizar una serie de murales en la Facultad de Arquitectura y en la plaza Rogelia Cruz de la Universidad de San Carlos.

Pero no todo es arte y exposiciones para Ramírez Amaya: en julio va a presentar dos libros; uno de ellos es una recopilación de sus dibujos para la revista Alero, y el otro, Poesía Gráfica Escogida, que será publicado por la editorial Magna Terra.

“Yo considero que los dibujantes todavía no han asumido su rol de poetas. El dibujo es lo más cercano a la poesía porque juega con los mismos elementos, como la improvisación y las emociones. Lamentablemente, la mayoría de dibujantes se conforman con ilustrar y descuidan el aspecto cultural. Por eso es que muchos paran trabajando en agencias de publicidad y recibiendo órdenes de clientes mucho más incultos que ellos”, ríe con su característico humor afilado.

Asista

El Quijote y yo, de Ramírez Amaya, estará abierta hasta el 11 de mayo en la Galería El Túnel (16 calle 1-01, zona 10). Entrada libre.

Arnoldo Ramírez Amaya

Artista


“El dibujo es lo más cercano a la poesía porque juega con los mismos elementos, como la improvisación y las emociones”

Leave a Reply