Home > Deportes > Una estrella que se apaga

Una estrella que se apaga

Ya son más de dos años desde el accidente que sufrió el alemán mientras esquiaba en los Alpes franceses, y su estado continúa en coma, mientras el mundo automovilístico se mantiene a la expectativa sobre su situación.

Corinna Betsch, esposa del expiloto, ha querido que la información se mantenga en la intimidad familiar, teniendo en cuenta que los murmullos han sido diversos sobre la salud del excampeón del mundo de la F1, que por ahora sigue sin mostrar mejorías.

Schumacher cuenta con un equipo médico de 15 personas que permanecen junto a él todo el tiempo. Los gastos de sus cuidados ascienden a unos 140 mil euros semanales (Q1,193,957.27), un millón, 193 mil, 957 quetzales), según dieron a conocer medios alemanes.

Desde que el piloto de Fórmula 1, Michael Schumacher, sufriera un accidente de esquí en Los Alpes suizos, tras el que permaneció en coma durante seis meses. En septiembre de 2014 abandonó el hospital para continuar con su recuperación en casa, donde ha permanecido desde entonces. Pocos datos han trascendido sobre su estado de salud, del que solo han hablado algunos amigos de la familia y el deportista.

Precisamente, uno de ellos, el italiano Luca di Montezemolo, expresidente de Ferrari comentó en un evento organizado por el diario Quattroruote, en el que fue galardonado, cómo se encuentra. “Tengo constantemente noticias sobre Schumacher y lamentablemente no son buenas. Ha sido un grandísimo piloto, con él hemos compartido grandes momentos humanos y profesionales. Pero la vida es rara. Ha sido el piloto más exitoso de la Fórmula 1, solo tuvo un accidente en 1999 y no fue por su culpa, sino nuestra. Lamentablemente, una caída accidental con los esquís le ha arruinado”.

El expresidente de la escudería pidió desde el escenario un aplauso para el piloto, que sigue muy presente en la vida de quienes le conocieron. El que fuera presidente de Ferrari entre 1991 y 2014 puntualizó que Schumacher no era un esquiador temerario. “No es verdad que Michael haya sido un esquiador temerario, fuera de la pista siempre ha sido prudente. Lo era sobre todo cuando esquiaba” dijo. El exdirector técnico de Ferrari, Ross Brawn, declaró en el Daily Express a finales del pasado año que Michael “estaba luchando y que su familia luchaba a su lado”.

LA MUJER Y LA HIJA DE SCHUMACHER, EL MEJOR APOYO DEL PILOTO 

Desde el accidente del campeón de F1, en todo este tiempo su mujer Corinna no se ha separado del lado del deportista, recibiendo todo el apoyo de los amigos que le conocieron y por supuesto de sus hijos Mick y Gina Marie. En este largo proceso de recuperación por el que está pasando Michael, la familia más cercana es la mejor ayuda con la que puede contar, sin duda.

Así, se pudo ver a Corinna con su hija Gina Marie, con la que pasó un rato recorriendo algunos puestos dedicados a la equitación, deporte que practica la joven. Relajadas y con el gesto tranquilo, pasaron un rato juntas y se pudo ver a Corinna sonriente y es que sin duda su hija es uno de sus grandes consuelos y se dan fuerzas para seguir luchando. Pocas informaciones han transcendido sobre el estado de salud del piloto desde que abandonara el hospital para continuar con su recuperación en casa, en septiembre de 2014.

Estos días Jean Todt, presidente de la Federación Internacional de Automovilismo FIA y buen amigo de la familia, comentó, tal y como recoge el diario Bild: “Michael fue y es un buen amigo mío. Veo a Michael muy a menudo y puedo decir que todavía está luchando. ¡Y su familia está luchando a su lado!”. También el exdirector técnico de Ferrari, Ross Brawn, señaló en el Daily Express que mantiene el contacto con la mujer del deportista. “Corinna a veces me llama y me mantiene al corriente de lo que sucede. Nosotros seguimos rezando cada día para que se recupere hasta un punto que… es lento, pero siempre hay esperanza”, comentó.

EL SUFRIMIENTO DE UN MILLONARIO

Schumacher es el piloto que más recaudó dinero en la historia del automovilismo, alcanzando increíbles 730 millones de euros, según un estudio realizado por la Wealth-X, empresa especialista en el sector financiero. Toda esa fortuna, sin embargo, no le garantizó al alemán y a su
familia, la felicidad.

Todavía no se recuperó del accidente de esquí que lo dejó entre la vida y la muerte, a fines de 2013. Según el diario Daily Express, el expiloto no puede hablar ni moverse y cuenta con la ayuda de un equipo médico para todo. Se estima que, para mantenerlo vivo en su casa, la familia gasta aproximadamente 400 mil dólares todos los meses. Hasta ahora, ya habrían gastado 12.777.300 de dólares en el tratamiento.

Schumacher está pesando aproximadamente 45 kilos y sus patrocinadores cerraron sus contratos, haciéndolo perder cerca de 4,088.730 de dólares en ingresos por año. Hoy, ni los 30 autos de lujo en el garaje  de la mansión hacen a la familia feliz.

¿DÓNDE ESTÁ LA VERDADERA FELICIDAD?

Michael Schumacher no es el único que acumuló riquezas pero no pudo garantizar la paz y la felicidad  de su familia . Eso sucede porque la recompensa que Dios prometió no está en los bienes materiales conquistados aquí en la Tierra,  sino en la Vida Eterna.

“No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”, dice la Biblia, en Mateo 6:19-21.

Las palabras del Señor Jesús enseñan que la primera preocupación de una persona debe ser actuar con justicia, rectitud, amor al prójimo. A partir de allí sí, el propio Señor se encarga de suplir todo lo necesario para ella.

Leave a Reply