Home > Deportes > Invirtiendo en la niñez

Invirtiendo en la niñez

En las últimas décadas, las condiciones de vida en los barrios desfavorecidos de las grandes ciudades han empeorado. Una serie de procesos se han conjugado causando un creciente deterioro entre los jóvenes de estas zonas marginales, forzándoles a mantener un frágil equilibrio entre la marginación y la integración.

Los recorridos de estos jóvenes, procedentes de barrios populares, están marcados por una creciente vulnerabilidad. En particular, los mayores trastornos han recaído sobre aquellos que tenían más baja formación escolar y menores recursos en el acceso al estudio y al empleo.

Los expertos han comenzado a vincular este ascenso de los jóvenes en situaciones de pobreza con una crisis de los mecanismos convencionales de integración social y con la aparición de nuevas prácticas delictivas. Imágenes recientes, tales como destrozos en mobiliario urbano, en edificios o en vehículos; pintadas y grafitis en las fachadas; pequeños hurtos y sustracciones en tiendas, robos en autobuses, son reflejo de estas nuevas formas de delincuencia que se expresan de forma difusa.

Las políticas sociales han tratado de hacer frente a esta dinámica de exclusión de los jóvenes de barrios marginales mediante acciones de intervención en el ámbito del empleo, de la educación o de la salud. Estas actuaciones se ven desbordadas por una realidad donde los recursos nunca son suficientes y donde la problemática juvenil cambia su perfil continuamente.

Todo ello impulsa a buscar nuevos enfoques en torno a los mecanismos de inserción juvenil en la práctica deportiva y con ello llegar a descubrir su potencial en las diferentes ramas del deporte, apartándolos de la delincuencia y el uso de las drogas.

En los barrios marginales de Guatemala, los padres se niegan a proporcionar tiempo a sus niños menores en asistir a eventos deportivos organizados, incluyendo el temor a sufrir agresiones de toda índole rumbo a los centros deportivos;  sin embargo, si se pensara en el futuro no sería ninguna pérdida de tiempo, al final en la suma de cuentas sería como un ahorro en futuros inconvenientes de parte de los hijos, es preferible observar a un niño deportista y no a un delincuente tras las rejas. Tal y como lo manifestaba el recordado periodista deportivo Miguel Ángel Ordoñez, “Un deportista más, un delincuente menos”.

Labor de FUNOG

En Guatemala existe el programa Enlace entre Barrios “Hoodlinks” de la Fundación Olímpica Guatemalteca, un proyecto que surgió en 2012 y que reúne a niños y adolescentes en torno a la práctica de varias disciplinas deportivas, entre ellas, atletismo, bádminton, boxeo, gimnasia, golf, judo y taekwondo.

La misión que se propuso la entidad es contribuir a la transformación de niños y jóvenes que viven en zonas de riesgo en Guatemala, a través de la educación de los principios, valores olímpicos y la práctica deportiva como herramienta para la prevención de la violencia y la delincuencia, con el propósito de promover una cultura de paz y una sociedad mejor.

La Fundación Olímpica Guatemalteca se sostiene con el aporte de varias empresas que apoyan económicamente al desarrollo e sus proyectos.

Leave a Reply