Home > Columnas > Hidroeléctricas, agua y perspectivas

Hidroeléctricas, agua y perspectivas

Dada la actualidad de posiciones a favor o en contra, razonables o no, con relación a proyectos hidroeléctricos, volvemos al repaso de puntos temáticos para contribuir con alguna perspectiva sobre el tema. Asimismo, atendiendo iniciativas que HOY buscan estimular las capacidades para lograr mayor efectividad en el manejo del agua.

En el uso de los caudales de agua para la generación de electricidad se dan bondades e  inconvenientes. Los aspectos desfavorables se presentan, en mayor proporción, a medida que se incrementan las dimensiones de los complejos generadores.

En nuestro país, hidro Chixoy ha sido el proyecto icónico del sector energía, estandarte del Instituto Nacional de Electrificación (INDE). A partir de su entrada en operación a principios de la década de 1980, ha constituido el sostén de primer orden, del funcionamiento eficiente del Sistema Nacional Interconectado (SNI). Por razones de atención al crecimiento de la demanda de energía en el país, en los primeros años de la década de 1990 se operó un cambio para generar electricidad usando combustibles derivados del petróleo en plantas termoeléctricas, abarcando así prontamente, del 55% a poco más del 60% del total de la capacidad generadora instalada en el país. Esto dio inicio con las barcazas de Enron en Puerto Quetzal (Quetzal Power Co.)

Inconvenientes en Chixoy: cierta tendencia al azolvamiento más acelerado de los embalses, debido en parte a la geología de formación cárstica o de roca caliza. Ello presenta también un constante factor de riesgo frente a posibles fenómenos telúricos, con sismos mayores, deslaves y colapsos de formaciones. Por lo mismo, el túnel principal de conducción hídrica cuenta en sus paredes interiores con un revestimiento metálico.

Viendo el escenario mundial, la modalidad hidroeléctrica constituirá poco más del 20% de los casi 800 gigavatios (Giga =109) de nueva capacidad generadora, a completar su instalación antes del año 2025. No obstante, otrora países líderes en hidroeléctricas en el siglo xx, como Noruega y Suecia, que actualmente han pospuesto proyectos nuevos, buena proporción de grandes proyectos se erigen en Asia, donde solo en China, a partir del año 2000 ya se construían 371 represas grandes;  también se daba gran ejecución en partes de India, países del sureste asiático e incluso Japón. En África se ha venido dando vueltas a una  propuesta de cooperación Europa / África Subsahariana, con el fin de aprovechar caudales del bajo Congo, en interconexión con la red eléctrica Europa –  Mediterráneo hacia Italia, entre otras.

Del lado de Latinoamérica se cuenta con grandes y dispersos recursos hídricos, disponibles para alimentar variedad de complejos medianos y pequeños, entre 75 y 10 megavatios (Mega =106).

Y Guatemala cuenta aún con grupos poblacionales con escaso o ningún acceso al fluido eléctrico, cuya calidad de vida mejorada debe, necesariamente, incluir su integración dentro de un plazo que al menos no exceda de la década que concluye  en el año 2020.

Hidro Chixoy, sostén del funcionamiento eficiente del Sistema Nacional Interconectado.

Leave a Reply