Home > Columnas > Prioridades Invertidas

El secuestro del hijo del Chapo Guzmán genera demasiadas preguntas. Un video del secuestro se puede encontrar en este enlace publicado por el sitio animal político.  http://www.animalpolitico.com/2016/08/video-del-secuestro-del-hijo-del-chapo-en-puerto-vallarta/

El culpable de este secuestro fue atribuido a una organización criminal denominada Cartel Jalisco Nueva Generación.    Este grupo, se ha caracterizado por un despliegue de fuerza brutal. El 1 de Mayo del 2015 el CJNG derribó un helicóptero del ejército mexicano en pleno vuelo, y además hay sospechas de que en los enfrentamientos con unidades especiales del ejército mexicano causaron varias bajas. El Estado Federal Mexicano decidió vengar a los suyos y desplegó cientos de soldados y marinos (otras fuentes hablan de miles de soldados) en el operativo denominado Operación Jalisco que dio como resultado 39 bloqueos en ese estado y una escena digna Afganistán o Irak.

Este video publicado por animal político es muy revelador.  ¿Es este el comportamiento de una unidad de sicarios con entrenamiento profesional? Hay un tipo en la entrada hablando por celular, y nadie lo neutraliza. Pasan directo y lo dejan seguir hablando. Si ese tipo hubiese estado armado, habría podido por lo menos hecho más difícil el secuestro. El comando entra al restaurante como cabras locas,  en carrera, sin técnica, sin analizar en 360 grados. Los dejan en condiciones de pararse o intentar arrebatar algún fusil. Observe cómo uno de los sujetos camina entre los arrodillados sin la menor precaución. No tenían personal (una pequeña unidad o equipo) para neutralizar o controlar a la gente en el local. Un simple visitante que hubiese estado armado podría haber reaccionado. Para lo que hemos visto de comandos de narco a lo largo y ancho del conflicto del narco en México,  esto es muy amateur. Algo no está bien. Y además, ninguno de los miembros de este comando tiene cubierta la cara o porta uniforme técnico. Pero tampoco Alfredo Guzmán Salazar (el objetivo de este comando) parecía estar muy preocupado: No cerró el acceso al restaurante, no estaba armado y no tenía seguridad privada. Otra vez, algo no está bien.

La guerra sicológica entre los mismos Cárteles comenzó a funcionar.  El Blog del Narco publicó noticias con respecto al posible hallazgo del cadáver de Jesús Guzmán. Y otros sitios de internet piratas incluso aseveraban la muerte del príncipe. La guerra sucia entre los mismos Cárteles debe irnos mostrando que cada vez más, estas organizaciones son en realidad actores no estatales con capacidad para desquiciar la gobernabilidad, ganarle la carrera armamentística al Estado, influir en los procesos electorales, sostener la economía nacional y además, convertirse en actores no estatales con capacidad transnacional.

Otra vez, México es el tablero de juego de estas organizaciones criminales las cuales operan con total impunidad.  Desde el regreso del PRI al poder ninguna de las estrategias de seguridad implementada en los diferentes estados de la república parece estar funcionando.   Pero también es cierto que hay una complicidad estatal.   ¿Por qué la inteligencia del Estado no se enteró sobre la visita de Edgar Guzmán a Puerto Vallarta?  Porque los narcos mexicanos se mueven con total libertad.  ¿Por qué la manifestación popular si se contiene y reprime?

México mata a los muchachos que protestan contra el gobierno pero, a los príncipes de la mafia, los deja actuar en total libertad.  Incluso, – y peor aún- este secuestro puso a las autoridades mexicanas a buscar por aire, mar y tierra a Edgar Guzmán,  lo que el Estado mexicano no quiso hacer con los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa. Con ellos, recurrió directo al carpetazo.

Una total vergüenza.


Leave a Reply