Home > Deportes > Negocio redondo en el fútbol

Negocio redondo en el fútbol

En los últimos años en nuestro futbol, los jugadores que por su edad ya no se les permite seguir en la actividad profesional, optan por colocar una academia, donde invitan a niños desde los 5 a 17 años donde en apariencia aprenderán a jugar.

Academias

Las academias de fútbol, negocio redondo para los propietarios.

 

Estos centros deportivos tienen un solo objetivo, que los jubilados del balompié mayor, sigan recibiendo jugosos ingresos mensualmente, y al final los alumnos no aprenden nada y jamás tendrán la oportunidad de integrarse a un equipo de liga nacional.

 

La idea básica consiste en la conformación de una escuela o academia de futbol para niños de entre 5-11 años y jóvenes entre 12-17, a quienes impartirán clases teórico-prácticas de su deporte favorito.

Los padres, desde luego, estarán encantados de que sus hijos no solamente practiquen el deporte sino que a la vez se involucren en una actividad sana y divertida, obviando por lo mismo, las juntas con niños encaminados a la drogadicción. Puedes promocionar tu academia con un eslogan creativo como “Deporte y Diversión” o “Formando a los campeones del mañana”, qué falsedad.  Al final, los “profesores” son los beneficiados porque no pasarán penas económicas y los alumnos dejarán la academia, así como llegaron, sin saber nada, recordemos que el futbolista “Nace, no se hace”, y milagros no existen.

Aurora FC.

En la Primera División, sus futbolistas siguen sin evolucionar.

 

 

A nivel federado

La federación, ligas de primera, segunda y tercera división del futbol guatemalteco son dirigidas por personas inteligentes, seres humanos, quienes han realizado estudios detallados de los ingresos en diferentes conceptos, y quienes luchan por apoderarse de puestos en las directivas con la única mentalidad de llenarse los bolsillos, apostar por un puesto político y no aportar nada a nuestro deteriorado balompié.

 

 

Los aspirantes a presidentes de la Fedefut, desde años atrás para optar al puesto, compran votos y para cada presidente de asociación deben retribuirle desde Q20 mil hasta Q60 mil quetzales, aparte del empujoncito como el que le dio el ex presidente de Guatemala, Álvaro Colom al corrupto de Brayan Jiménez.

 

 

A la fedefut le aporta económicamente la FIFA, Concacaf y el gobierno central. A las ligas les otorga económicamente la federación, sumado a los impuestos que se les cobran a los diferentes equipos, aparte de multas por diferentes causas. Sin interés monetario no existiesen los mismos directivos que hicieron su casa en el balompié nacional.

Bryan Jimenez

El mal recordado Brayan Jiménez fue colocado en la federación por Álvaro Colom.

 

 

Ligas menores 

¿A qué persona individual le interesa perder su tiempo?, la respuesta es sencilla, “si queda dinero le entró y sino que otro se haga cargo”.

En las ligas de barrio, las “directivas” cobran derecho de inscripción por participar en torneos, aparte del pago de arbitrajes, multas por tarjetas, presentarse con diferentes colores en el uniforme, mensualidades por “mantenimiento de instalaciones” y otras sacadas de la manga, en síntesis, negocio redondo.

 

Sin mayores preámbulos, directivos y propietarios siguen llenándose los bolsillos.

A nivel de jugadores, no existe renovación, las ligas inferiores no aportan sangre nueva, y los actuales futbolistas a niveles superiores, se conforman con los jugosos salarios mensuales, son conformistas sin aspiraciones y acomodados.


Comunicaciones

Los futbolistas de Liga Nacional siguen acomodados y sin aspiraciones.

 

Leave a Reply