Home > Deportes > Crónica anunciada
Crónica anunciada

Durante los primeros 20 minutos del encuentro ante el FC Dallas, los equiperos de Deportivo Suchitepéquez nos ponían a soñar.  Lamentablemente y sin avisar, nos hicieron despertar abruptamente; teníamos que volver a poner los pies sobre la tierra y aceptar que nuestros clubes no están preparados para disputar torneos internacionales.

Hay muchos que venden espejitos y desean ofertarnos lo que realmente dentro de un terreno de juego no se puede adquirir. Que se le ganó al nicaragüense Real Estelí, vergüenza sería si se hubiera perdido, aunque cabe recordar que se le derrotó en el Doroteo Guamuch Flores, porque en tierras pinoleras apenas si se logró un 1-1.

Que se empató ante el FC Dallas jugando en Estados Unidos, maravilloso logro, pero no recapacitamos que en ese encuentro el equipo de la MLS participó con buena cantidad de jugadores de divisiones especiales. Que Suchitepéquez alineó a un equipo joven porque viene trabajando un proceso, cuentos para quien los desee creer.

La cruda realidad queda de manifiesto; a nuestros futbolistas hay que prepararlos desde lo físico hasta lo mental, pero para ello también se necesitan técnicos capacitados y que puedan enseñar lo básico del futbol a los jugadores. El no estar preparado para defender una ventaja de 2-0 podría calificarse de vergonzoso. Si el rival tuvo los arrestos para sobreponerse a esa desventaja y terminar ganando 2-5, significa profesionalismo y deseos de ganar.

En lo mental, al jugador deberían intentar quitarle el conformismo y siempre ir por más, ir en orden y no alocadamente, pero esa es la labor del técnico. Ahora, si el entrenador es sacado del anonimato no se le puede exigir, porque hay que comprender que no goza de experiencia en la propia liga y menos en eventos en los que se exige mucho más que eso.

Al final, el corto transitar de Suchitepéquez y Antigua en el torneo de la Concacaf queda como una fracasada experiencia, la cual nunca superarán, si técnicos y jugadores continúan ese camino de la conformidad, sin aspiraciones y sin factor h.


Leave a Reply