Home > Pulso > Deuda Pública para 2017 ascendería a Q 138,6 millones

Deuda Pública para 2017 ascendería a Q 138,6 millones

Deuda pública
Por: Pablo García

Análisis  Se proyecta que el saldo será de Q138,655.1 millones que es el 24.8% del PIB

Deuda pública

La deuda del Gobierno de Guatemala es enorme, para el tamaño de nuestra economía. Claro no producimos a los niveles de Venezuela, España o Estados Unidos, donde las deudas de sus Gobiernos llegan a superar todo lo que se produce en un año, en esos países. ¿Se imaginan una deuda estatal que supere el 100% de lo que se produce en el Producto Interno Bruto (PIB) de un año?

Aunque el Fondo Monetario Internacional estime, el grado de deuda total del Gobierno Central como porcentaje del PIB, en 24.3%, y 24.4% en 2018, el mismo FMI aclara que en este cálculo no se incluye la deuda pendiente de pago que el Gobierno Central tiene con el Banco de Guatemala (Banguat), o con el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, IGSS por sus cuotas gubernamentales atrasadas. Los cálculos de las estadísticas tienen que ser reales, y no infladas para reducir la deuda pública, reducir las tasas de recaudación, mientras se infla la producción para indicar que en Guatemala, no se pagan impuestos, y que debiera tener una tasa arriba del 15% del PIB en nivel de tributación, cuando el mismo PIB se distorsiona con las remesas, los costos altos de la seguridad privada, y la gran burocracia estatal que vive de los pactos colectivos y no le provee resultados y beneficios a la población guatemalteca.

EL ANÁLISIS DE ASÍES

En un análisis del Presupuesto de Ingresos y Egresos del Estado de Guatemala para el año 2017, la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASÍES); indicó que en el proyecto de presupuesto plantea, un déficit fiscal de 2.2% del PIB, el año que viene, considerando una meta de recaudación de Q57,994.8 millones, es decir, Q3,439.0 millones más que la meta estimada para el cierre del año 2016. Cabe indicar que, en 2017, el endeudamiento externo neto será negativo porque las amortizaciones de la deuda superarán los desembolsos de nuevos créditos. O sea se pagan los créditos existentes más de los créditos que se recibirán en 2017.

Según las cifras, entonces las fuentes de financiamiento para este presupuesto ascienden a Q 17,439.2 millones, equivalente a un 21.8% con respecto del total del presupuesto. Estas fuentes se componen de un 16.4% por la colocación de obligaciones de deuda a largo plazo por Q13,073.4 millones, un 4.4% de obtención de préstamos a largo plazo por Q. 3,530.7 millones y de un 1% por la disminución de otros activos financieros por Q 835.0 millones, que es una reducción de recursos disponibles en la caja fiscal, de acuerdo al análisis de ASÍES.

Deuda pública

Si las estimaciones están precisas del Ministerio de Finanzas (MINFIN), se proyecta que el saldo en circulación de la deuda pública en 2017 será de Q138,655.1 millones que corresponde al 24.8% del PIB. Arriba los cálculos, de lo estimado por el FMI para Guatemala, en 2017, por medio punto porcentual. De este cálculo del Minfin, el 55.7% corresponde a la deuda interna y 44.3%, a la deuda externa. El indicador que relaciona los ingresos totales con el saldo de la deuda resulta, para ASES, en un 222.23% lo que motiva a considerar dentro de una reforma fiscal mecanismos que fortalezcan los ingresos y reducen los gastos superfluos, duplicitarios, triciplitarios, etcétera.

INGRESOS PROYECTADOS DE RECAUDACIÓN

Es necesario resaltar que este indicador se realiza tomando como base la estimación de ingresos sobreinflados, que casi llegan a los Q6 mil millones a la recaudación actual, contenida en el proyecto de presupuesto, en donde los ingresos tributarios constituyen el componente más importante y de no alcanzarse la recaudación estimada este parámetro podría deteriorarse aún más.

En cuanto al crédito externo, los préstamos tienen un objetivo definido de acuerdo con cada contrato suscrito entre el gobierno y el organismo que lo proporciona y las condiciones de su contratación se establecerán en el respectivo decreto del Congreso de la República de Guatemala, por lo que los recursos tienen un destino específico. El financiamiento del presupuesto con recursos externos, coadyuvará a la implementación, desarrollo y continuidad de programas y proyectos prioritarios orientados a promover el desarrollo socio-económico del país.

LOS CRÉDITOS

Para el presupuesto 2017 se prevén desembolsos por Q3,530.7 millones. Dentro de estos recursos se contempla la contratación de un préstamo del BCIE para apoyo a proyectos de inversión en infraestructura social y productiva, ejecutado a través del MICIVI por Q511.5 millones. Los préstamos también responden a varios proyectos de inversión, específicamente para cubrir necesidades sobre todo de la red vial. Diez de los 29 préstamos están destinados al MICIVI. Sin embargo, cabe indicar que al final del mes de octubre, la ejecución de dicho ministerio es de solo 34.21%, lo cual significa que de los Q4,062.8 millones vigentes, únicamente se han ejecutado Q 1,210 millones, que podría deberse a la falta de provisión oportuna de los recursos o dificultades en la contratación por tener que atender las disposiciones de la nueva ley de contrataciones del Estado.

Son evidentes las necesidades que se presentan en el MICIVI ante una infraestructura vial que requiere atención inmediata por las consecuencias que podría derivar en el transporte de insumos, productos finales y de personas. Sin embargo, cabría esperar que a falta de un trimestre para finalizar el ejercicio 2016, y obtener las cifras oficiales de este Ministerio, se pueda mejorar ese nivel de ejecución, opina ASÍES.

En resumen, es necesario reducir los niveles de gasto del Gobierno en su totalidad. La Ley del Presupuesto prohíbe el uso de préstamos y créditos para los pagos y gastos de funcionamiento, y aun así, la deuda de corto plazo se usa en su mayoría por parte del Gobierno para pagar precisamente los sueldos, y gastos de funcionamiento de las entidades Gubernamentales. Guatemala, tiene un Gobierno caro para lo que obtiene en servicios, y solamente si se le exige mejores resultados, y un uso eficiente y priorizado de los recursos podemos mantener la esperanza que la ayuda llegue algún día precisamente a las personas que más lo necesitan.

Leave a Reply