Home > Columnas > ¿El primer año del gobierno de Jimmy Morales?

¿El primer año del gobierno de Jimmy Morales?

opinion

Por: Robeto López Porras

GuilleHora de evaluación. Cuando el presidente Jimmy Morales cumplió tres meses de gestión, dijimos que era prematuro pedir en tan corto tiempo una muestra de su liderazgo y del cambio ofrecido, para entonces la ciudadanía solo disponía de su retórica electoral y su lema de campaña “Ni Corrupto ni Ladrón” que impactó al electorado y que pronto fue olvidado.

Jimmy no tenía compromisos con los partidos en desgracia, pero sí los tenía con el grupo de militares retirados, fundadores de su pequeño partido que lo acompañó desde el principio. Aliarse con militares, algunos de ellos señalados por la justicia, de entrada le producía problemas de imagen y limitaciones, pero no podía evitarlo.

“Jimmy está pagando la factura de su error. A los nueve meses de gestión, sus propios defensores ya no tenían argumentos de defensa.”

Los problemas acumulados que había heredado y el presupuesto recortado y estructurado por el gobierno anterior bajo el criterio conservador de que el Estado debe ser reducido a su mínima expresión, para dar paso al presunto dinamismo del sector privado, lo limitaba, pero la lógica le indicaba que tenía que aceptar la realidad.

La receta oportuna para un gobierno dirigido por un presidente sin experiencia en el sector público, aislado del sector político, -exlíder- sin un plan de gobierno explícito y sin liderazgo político, la mejor forma de arrancar hubiera sido armar un gobierno tecnocrático de calidad, comprometido con el país.

Jimmy trató de aislarse de los juegos corruptos de los diputados del Congreso de la República, pero su forma de enfrentar los problemas lo comprometió con los diputados tránsfugas.

Jimmy está pagando la factura de su error. A los nueve meses de gestión, sus propios defensores ya no tenían argumentos de defensa y Jimmy usaba los viajes al exterior para escaparse de la realidad del país y de su entorno político y quizá para aprender de otros gobernantes.

Sus ministros igualmente sin experiencia, tenían temor de actuar ante una agresiva polìtica contra la corrupción que envolvió al gobierno anterior y a varias empresas importantes que con las coimas o mordidas a funcionarios claves de la Superindentencia de Administración Tributaria (SAT), pudieron defraudar al Estado por cientos de millones de quetzales.

Después de nueve meses de gestión, sus ministros no habían perdido su virginidad política e inexperiencia en la administración pública y menos su temor de actuar, mientras los problemas se agudizaban, pero Jimmy respondía con golpecitos mediáticos de disculpa que no detenían el desgaste acelerado de su gobierno y había perdido el capital polìtico acumulado en la campaña. Así llega al fin de su primer año de gestión.

Con ello Jimmy quedó circulado y controlado. El statu quo aplaudió, !!Eureka!! Del gabinete del presidente Morales, se salvan pocos ministros, la mayor parte del conjunto muestra una vocación para calentar la silla ministerial, pero Jimmy, increíblemente siente satisfacción !! por el trabajo que han realizado¡¡

¿Cuál? El sistema vial está destrozado, Guatemala está aislada internacionalmente, sin un sistema de correo, por pura negligencia del ministro de Comunicaciones y Obras Públicas. El Ministerio de Educación continúa con una política permisiva para el sindicato que se ha convertido en guarida de ilegalidades amparadas por un Pacto Colectivo inconstitucional y donde se sospecha que en el mismo se amparan miles de plazas fantasmas que drenan los recursos del Estado.


Leave a Reply