Home > Columnas > Injusta estigmatización

Injusta estigmatización

opinion

Por: Erwin Lobos Ríos

Es una fortuna que el octavo congreso de las Naciones Unidas realizado en La Habana, Cuba el 7 de septiembre de 1990, haya establecido en el  artículo 18 (de dicho congreso) “los abogados no serán identificados con sus clientes ni con las causas de sus clientes como consecuencia del desempeño de sus funciones”.

Este   principio  se estableció para la defensa del ejercicio y función de su profesión los Abogados, asistiendo, asesorando o defendiendo a ciudadanos como garantía de que hay acceso a la justicia y que no se estigmatice o se persiga a los abogados por su actuación profesional y se vuelva precaria la posibilidad de tener asesores o defensores abogados.

Se ha vuelto una estigmatización recurrente el señalar y decantar la función del abogado. La prensa escrita ha publicado “ha sido abogado de narcos”, estigmatiza la función del abogado  con una especie de acusación“, “ha sido abogado también  de delincuentes” o, como acusación que ha sido abogado de militares, narcos o personas de dudosa reputación.

En el coloquio entre ciudadanos, se critica a los abogados en razón de sus clientes o la actividad de estos. La página del  “peladero” usa permanentemente esa forma ilegal e injusta de “estigmatizar” la función asesora o defensora del abogado.

La Comisión Internacional de Jurista, recién en Guatemala, promueve que el ciudadano pueda acceder en condiciones de libre acceso a la justicia, a los abogados sin que sea procedente señalar al abogado simplemente  por las actividades de este. Hoy en Guatemala, los abogados, han sido estigmatizados por su función como abogados supuestamente de  delincuentes (pues aún no han sido condenados.) Quien más daño ha hecho en ese sentido, ha sido don Iván Velásquez de CICIG,  que ha hecho dentro de su mandato cosas buenas e importantísimas, por ejemplo, señalándolos, estigmatizándolos a los abogados  como “BUFETE” de la impunidad, “abogados de narcos”, estos criterios legales e injustos han sido utilizados en las comisiones de postulación, excluyendo por razones contra Derecho.

Hubo un caso de una magistrada electa  que por ser hermana de un diputado fue excluida de un nombramiento ya realizado. Aun cuando fueren abogados en función asesora o defensora de líderes de  Derechos Humanos de sindicalistas, de diputados, militares, etcétera, el articulo 18 citado del Congreso de Naciones Unidas de 1990, en el que Guatemala fue parte y el cual es vinculante, categóricamente  es mandatorio: Los abogados no serán identificados con sus clientes ni con las causas de sus cliente. Por este medio yo Erwin Lobos Ríos, denuncio ante la Comisión Internacional de Juristas. La situación antes relacionada, puesto que afecta la construcción de la justicia, el debido proceso y el derecho de defensa y juicio,  así como la incide en la sentencia justa basada en los principios de Derecho, la Constitución y las leyes.

Constatada la situación denunciada debería exhortarse más bien conminarse al Estado de Guatemala  que siempre tenga vigencia el articulado del congreso de Naciones Unidas de 7 de septiembre de 1990 en La Habana Cuba,  y si fuere el caso, mandar a un relator”.  Abogado con la ética y la ley  defendamos nuestra profesión.

Leave a Reply