Home > Editoriales > Xibalbá emergió a la vida cotidiana de los guatemaltecos

Xibalbá emergió a la vida cotidiana de los guatemaltecos

editorial

El Xibalbá es conocido principalmente por la descripción que de él hace el Po- pol Vuh (Pop wuj, en k’iche’) cuya traducción sería “Libro del Consejo” o “Libro de la Comunidad”, descubierto en época posterior a la Conquista española en el siglo XVIII, traducido al latín por Fray Francisco Ximénez desde una perspectiva católica. De ahí que se refiera al Xibalbá con mucha semejanza al infierno cristiano, consistente en un mundo telúrico gobernado por los Ajawab del Xibalbá o los “Señores del inframundo”.

Sin embargo, el concepto de “mal” está explícitamente representado en las características de otros seres de la mitología maya, como Wuqub Qak’ix y su familia, o mediante defectos en las personalidades de los primeros seres humanos creados. Xib’alb’a no es entonces el infierno, ya que representa a la muerte y la enfermedad, vistas como parte de la existencia y no como castigo.

Es más preciso referirse a Xib’alb’a como el inframundo. Desde hace ya varios años, la vida cotidiana del común de los chapines, se ha visto imbuida en una oleada de violencia, en la cual se han perdido los valores para poder llevar una vida digna y segura, sin tener que orar al salir de su casa a la espera de poder retornar a descansar sin ninguna novedad que violente la vida familiar, viene al traste con los acontecimientos crecientes que van desde asaltos a mano armada en los buses del transporte urbano, asesinatos de pilotos del servicio, tanto urbano como extraurbano, sicariato aplicado como producto de las extorsiones y en fin una serie de acontecimientos que hacen parecer a la ciudad de Guatemala y otras ciudades del país como si fuera este el inframundo a donde estamos destinados por el mal comportamiento, según lo reza la Iglesia católica. Lo cual en términos religiosos es conocido como el infierno.

Este bello país se ha convertido en un verdadero infierno, en donde conviven y sobreviven los simples mortales, el ciudadano común y corriente y una fauna de políticos inconscientes que solamente buscan su beneficio personal a costillas del pueblo, sin hacer nada por cambiar el estado de las cosas y la deshumanización a la que nos hemos visto arrastrados. En el país del realismo mágico, es hasta morboso el ver cómo matan o violentan a algún ser humano, tal el caso del atropellamiento y posteriormente la muerte de la niña que manifestaba frente a la Escuela de Comercio 2, la semana recién pasada; es increíble cómo en las redes sociales, muchos malos guatemaltecos aplauden el vil y cobarde acto cometido por el hijo de un pastor evangélico, y refieren que harían lo mismo, sin considerar que este tipo de actos cobardes solamente envilecen a los que lo realizan y muestran la descomposición social y cultural a la que nos hemos visto arrastrados.

Hasta cuándo Guatebella, será capaz de resistir tanto mal, tanta violencia y despertaremos para dar paso a la verdadera búsqueda de un mejor futuro para nuestros hijos en donde podamos heredar una nación Libre, Justa y Solidaria.


Leave a Reply