Home > Columnas > Despolitizar el Artículo 209

Despolitizar el Artículo 209

NUEVO

La polarización que se ha dado en relación a las Reformas a la Constitución ha provocado que algunas personas justifiquen sus posturas sin utilizar argumentos de fondo sino más bien acusaciones y ataques al bando contrario.

Esto ha calentado el debate haciendo que su contenido se deje a un lado y caiga en insultos, provocaciones y hasta agresiones. Quienes están a favor de las Reformas tal como están redactadas actualmente consideran a quienes se oponen a las mismas de ser parte del crimen organizado, de no querer que Guatemala acabe con la impunidad y de querer seguir manteniendo privilegios y de querer mantener el “status Quo”. Por el contrario, quienes se opone a las Reforman están usando argumentos que nada aportan al debate: que las reformas fueron hechas por marxistas y que fueron hechas por personas que quieren convertir a Guatemala en una Venezuela. Las Reformas tienen cosas buenas y no se pueden negar que mejoran la situación actual pero tienen deficiencias que pueden ser corregidas fácilmente si discutimos civilizadamente esos problemas. Uno de los artículos más polémicos es el 209.

Este artículo propone un Consejo Nacional de Justicia en el cual se dividen algunas funciones administrativas y se regula lo referente a la Carrera Judicial. Ahora bien, existen problemas en la elección de los miembros del Consejo debido a que debilita la separación de poderes y destruye la independencia del poder judicial. Veamos: El Consejo de la carrera judicial se integra con tres tipos de miembros. En el primer grupo están el juez de paz de primera instancia y el Magistrado de la Corte de Apelaciones que son escogidos por sorteo por el Congreso. El segundo grupo es escogido por el pleno de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y los miembros del tercer grupo son escogidos por los miembros del primer grupo. Por consiguiente existe una injerencia del primero grupo al escoger a los del tercer grupo. Ellos mismos escogerán a personas afines a ellos, obviamente. Y si queremos evitar la politización de éste órgano eso no debe ser así puesto que esta forma de selección de miembros les otorga una mayoría en las decisiones que tomen.

Por esta razón, tienen razón que el Consejo puede ser manipulado dado que los miembros del tercer grupo pueden ser cooptados por los del primero grupo controlando a su antojo la Dirección de la Carrera Judicial. Por otro lado, una de las atribuciones del primer grupo es que son los encargados de designar a dos de los tres profesionales de la Dirección Administrativa. Prácticamente no sólo tienen el poder mayoritario de la Carrera Judicial sino que también de los asuntos administrativos.

Al final, tal como está la propuesta de conformación del CNJ, podemos decir que queda politizado y capturable. Así, imagínense a este grupo mandando nóminas de candidatos para magistrados de la CSJ. Tendrían todo el poder en sus manos en una de las instituciones más importantes y poderosas del país. Se habla de despolitizar la selección de las cortes y el esquema actual no lo hace.

Este artículo puede ser modificado para eliminar el riesgo mencionado con dos cambios sencillos. Incrementar de siete a nueve los miembros que conformen la Dirección de la Carrera Judicial para elevar los costos de tomas de decisiones y de que sea capturado. Y en segundo lugar que los miembros del primer grupo no sean jueces y magistrados sino que sean personas designadas en forma cruzada por el Congreso y el Presidente de la República tal como está en la propuesta de Reformas a la Constitución para la designación de magistrados a la Corte de Constitucionalidad. Lo mismo aplica para la Dirección Administrativa y la designación de los dos de los tres miembros que la conformarán.


Leave a Reply