Home > Columnas > No más tragedias

No más tragedias

El desorden generalizado, el total irrespeto a la ley, el mal diseño y deterioro de la infraestructura vial, la irresponsabilidad e imprudencia de los pilotos y el pobre accionar de las autoridades son elementos que se conjugaron para la tragedia en Mixco, con estas condiciones es imposible evitar estos hechos que provocan la muerte innecesaria de guatemaltecos, de niños y de jóvenes y que enluta muchos hogares, ojalá las autoridades tomen cartas en el asunto con seriedad y responsabilidad, porque sin lugar a duda, algo está mal y son muchos los accidentes que se suceden en este sector y otros lugares de Guatemala.

.

En el año 2016 el Congreso de la República aprobó  el Decreto 42-2016, Ley para el Fortalecimiento de la Seguridad Vial, con el que se obliga a propietarios de transporte colectivo y pesado a efectuar una modificación mecánica en la bomba de inyección de los vehículos para limitar la velocidad a 80 Kms/h, esta misma ley que entró en vigor en 2016 fue modificada en julio de 2017 para hacer más drásticas las sanciones para quienes incumplieran con esta medida y en la misma se da un año para que se hicieran las modificaciones a los vehículos, es decir, a mas tardar en julio de este año.

Estos accidentes son  una responsabilidad compartida tanto de pilotos, propietarios de transporte como autoridades, cada uno de ellos por no cumplir en parte con su obligación ya que en muchos de los casos se plantea que los propietarios utilizan vehículos de carga o de transporte muy viejos a los que no se les da el mantenimiento adecuado y siguen  circulando en carretera vehículos de carga y transporte que ya no deberían de circular por su antigüedad y que deberían ser desechados como chatarra, el problema es que no existe una ley que regule que vehículos tan viejos sigan  circulando poniendo en riesgo la vida de todos; en otros casos, algunos propietarios, por economizarse algún dinero en pago de salarios, contratan pilotos que en muchos casos no cuentan con la práctica debida y, sin comprobación alguna de su experiencia,  los ponen a trabajar manejando transporte de carga y/o vehículos de pasajeros, a sabiendas que estos por su propia inexperiencia

pueden tener u ocasionar accidentes en donde hay vidas de por medio; existen también otros casos en que los propietarios no cumplen con tener ningún tipo de seguros para su transporte o, en otros casos, no tienen los seguros vigentes por negligencia, seguros que por ley los vehículos deben tener para poder indemnizar a las víctimas; y las autoridades, por su lado, mas que evadir su responsabilidad y estarse echando culpas unos a otros deben cumplir  con controlar y supervisar que los vehículos tanto de transporte como de carga se encuentren en perfecto estado de funcionamiento, desde las llantas, las luces y más, hasta su certificación de mantenimiento, por lo que resulta vital fortalecer a la Dirección General de Protección y Seguridad Vial (Provial)  con un número mayor de elementos y patrullas para que puedan cumplir con un control más estricto en las carreteras principales del país, dándole de igual, manera la función de sancionar y detener a los vehículos de transporte pesado y de pasajeros que no cumplan con las regulaciones exigidas por la ley y sus reglamentos; así mismo el transporte pesado, tanto de carga como de pasajeros debe pasar por un examen exhaustivo para determinar su estado en general y poder determinar  si son o no idóneos para circular en el país.

En el caso del accidente de Mixco, ¿Cómo es posible que el límite de velocidad de ingreso a un área urbana sea de 90 Kms/h? Un transporte pesado con 50,000 libras de peso es imposible poder detenerlo en una emergencia, aunado a esto, el embudo que provoca el cierre de un carril en una carretera principal que tiene una elevada circulación a lo que hay que sumarle la responsabilidad que tiene el piloto en este accidente ya que, de acuerdo con lo que él mismo declaró ante los medios, no se debió a una falla mecánica, en otras palabras, fue una falla humana.

Yo espero que accidentes como este no se vuelvan a suceder en ese lugar ni en ningún otro lugar del país, es importante el control y supervisión de las autoridades como la Dirección General de Transporte, Provial y las policías municipales para regular, controlar y supervisar el transporte pesado y de pasajeros.

.
.