Home > Mirilla indiscreta > La necedad criminal

La necedad criminal

#MirillaIndiscreta

.

Esperar las elecciones de noviembre en los Estados Unidos, apostando a que el Partido Republicano pierda las mayorías en el Congreso y Senado estadunidense, constituye la más fehaciente confesión de que nuestra vida republicana ha sido descartada por un sector comprometido con la intervención del país.

Como respuesta a esa maniobra acariciada por los dirigentes de tan indigna posición de vende patrias, como legítima defensa, ante los desmanes del Estado paralelo, creado a partir del control del sistema de justicia y la Corte de Constitucionalidad, sin límites los últimos tres años; el mayoritario sector que defiende la institucionalidad, soberanía y libertad de nuestra nación, sin recursos financieros y lamentando la inconclusa acción de los otros dos Organismos llamados a dar la gran batalla, encuentra como único recurso, apelar también a la protección del Gobierno de los Estados Unidos.

Ese gobierno frontalmente contrario a la intolerable pretensión de los funcionarios de las Naciones Unidas, de imponer un absurdo gobierno mundial de funcionarios menores, más poderoso que el de los Estados, no termina de actuar, para contribuir a eliminarlo.

Se tiene que soportar casi en solitario, el indecente experimento guatemalteco por establecer El Primer Protectorado Nacional dirigido por las Naciones Unidas.

Esa pugna entre la visión estadunidense retomando una vigorosa concepción soberanista frente a la de las autoridades de la ONU, exige a las naciones débiles, como Guatemala, para defenderse, un padrino externo, poderoso, para evitar que desaparezca la República.

El resultado finalmente tanto para los  vende patrias como por estrategia a los institucionalistas, hace que dependan de las decisiones externas alejadas de nuestra competencia nacional.

Frente a esa indefensión, siempre he sostenido, que solo el fortalecimiento de la integración política centroamericana, bajo lamentable ataque para evitarla… constituye la respuesta postergada.

Precisan decisiones institucionales urgentes. Se debe cortar por lo sano, lo que constituye una carga demasiado pesada y que reclama la última dosis de dignidad demostrada y que no ha sido atropellada por la intervención extranjera, presente en todos los ámbitos de la vida nacional.

Cada día que pasa, se profundiza el descubrimiento de prácticas criminales de ese ente indefendible que crearon los interventores y los traidores nacionales.

Lograron los vende patrias, que se estableciera en el país, contrariando todas las normas del Derecho Internacional reguladas por la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados y las Relaciones Diplomáticas internacionales, cuyo origen se basó, para propiciar la paz, el reconocimiento -siempre utópico (sueño irrealizable)- de igualdad entre las naciones: cada país un voto. Respeto a la autodeterminación y la independencia los Estados y especialmente la defensa de los derechos humanos y de las libertades fundamentales.

Ninguna convención o tratado, aceptaría en sus contenidos la sujeción incondicional de un Estado Soberano a la tutela o dirección de una institución implantada mañosamente dentro de su estructura política, para atentar contra su soberanía.

Filosofía fundada, `para evitar que las potencias puedan imponer por la fuerza, su voluntad política a las naciones más débiles.

Absurdo en consecuencia, sería aceptar que esa abusiva supremacía, la impusieran organismos internacionales creados precisamente para evitar el abuso de los países dominantes.

El Convenio que creó la CICIG como apéndice del Secretariado General de Naciones Unidas con Guatemala, ofrecido graciosamente por la más entreguista y trágica dirigencia política que ha tenido la historia negra del país, violó nuestra normativa constitucional y se implantó como un cáncer con metástasis en gran parte de nuestro cuerpo gubernamental.

La Sanidad Republicana, reclama una urgente operación de cirugía constitucional.

Evitar podar y sufrir su virulenta capacidad de contaminar lo poco que le falta del cuerpo estatal. Que además confunde la mente de ciudadanos ajenos a la experiencia de este tipo de agresión, empujada por una infame maquinaria mediática y financiera, instalada para debilitar la voluntad y resistencia del pueblo de Guatemala.

Todos los días, aún en el seno de los propios tribunales, nos enteramos de las prácticas delictivas y de terror a las que se ha recurrido.

Se identifica ya, como Casa del terror, la que alberga a esa oficina internacional.

Causa indignación a la memoria histórica, recordar que en otras épocas existieron guaridas oficiales destinadas a sembrar la tortura y terror en los ciudadanos rebeldes al régimen de turno.

Pero nunca resguardadas por rangos diplomáticos que las hacen ajenas teóricamente a nuestro territorio y derecho natural del Estado a defenderse de semejante agresión.

Antros de terror, como la Guardia Judicial, que alguna vez alojó a mi padre y a mí.  El siniestro Comando Seis, o el Cuerpo de Detectives de la Policía Nacional, cuyo sólo recuerdo enchina la piel y provoca la rabia de quienes fluimos víctimas de sus prácticas de terror, tortura y muerte.

Hoy, con incredulidad nos enteramos, que encubriéndose en la inmunidad diplomática se pudo instalar en el país, a la usanza de las más terribles practicas de la guerra fría, un inmueble, donde se ha interrogado, amenazado y violado todos los derechos, a guatemaltecos que han sido reducidos a niveles inenarrables e intolerables de violación a sus más elementales derechos humanos.

Denuncias que ya se filtran en medios de comunicación que con inusitada valentía, en medio de este océano de cobardía y terror, se han convertido en tribunas del honor patrio y en una especie de tribunales populares reivindicativos, que hacen eco del quejido patriótico de aquellos que recién inician la etapa de la denuncia pública.

Cada día son más, los voceros de la dignidad nacional, que asumen públicamente la defensa frente a los horrores.

Debo mencionar especialmente a la licenciada Karina González de Rottmann y la participación y análisis jurídico inobjetable del Doctor José Luis González Dubón que debiera llenar de vergüenza a los violadores de la ley y de los derechos humanos tanto adentro como afuera de la estructura del Estado.

Respetuosos los Guatemaltecos… insolentes y abusivos ellos, que sabiendo que no tienen legitimidad ética ni jurídica, insisten en presentarse como acusadores, ultrajando nuestra normativa constitucional y ordinaria…solo satisfecha si los viera en condición de acusados.

La violación a todas nuestras normas jurídicas es de tal dimensión que no existe ninguna justificación ética, jurídica ni de Derecho Internacional, que se pueda invocar para justificar su proceder como usurpadores y violadores de las leyes del país y del Derecho Internacional que invocan como escudo para cometer fechorías.

Pero insisto, su esperanza está cifrada en el resultado de la elección de noviembre en los Estados Unidos y el debilitamiento del gobierno del actual Presidente de esa poderosa Nación del Norte.

Antes de que suceda ese evento que escapa totalmente a nuestro control, los ejecutores de las políticas nacionales deben adelantarse, al juego sucio de esos inquilinos, moralmente morosos y criminalmente activos, cuya actividad cotidiana ha estado orientada a botar al gobierno constitucional aún a pocos meses de las elecciones.

A instalar su control sobre los Organismos Legislativo y Ejecutivo a través de espurias acciones judiciales que, si no les funcionan, con la complicidad de algunos dignatarios que deshonran la calidad de “Supremo”, no dudarían en alterar el resultado de las Elecciones Generales.

Todas esas maniobras creen, se las ahorraría un resultado en las elecciones de noviembre en Estados Unidos contrario al Presidente Trump.

En plena ocupación, tanto defensores de la institucionalidad como traidores a la patria dependen de decisiones en el extranjero.

¡Yo les pido! Apuren la liquidación, por el abusivo comportamiento de la Secretaría General de las Naciones Unidas.

Den por concluido el ilegal convenio realizado a espaldas del pueblo por traidores a la patria y desmantelen los cuarteles enemigos instalados en la administración pública y en casas protegidas por convenios ilegales.

¡EL TIEMPO CUENTA, HAY QUE TERMINAR RÁPIDAMENTE LO EMPEZADO!

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.