Home > Columnas > Thelma Aldana y el edificio de la corrupción

Thelma Aldana y el edificio de la corrupción

///
Comments are Off
RAUL FALLA

#Kidon

El Congreso de la República, fundamentado en lo que para el efecto establece su ley orgánica, designó una comisión de investigación, la cual tiene por objeto establecer si la adquisición del  edificio denominado de la corrupción y por el cual, se pagaron más treinta y cinco millones de quetzales, fue realizada de acuerdo a los procedimientos jurídicos pertinentes, o si por el contario, se adquirió de forma fraudulenta por parte de la ex Fiscal General de la República, Thelma Esperanza Aldana Hernández.

Y es que, las dudas en cuanto a la adquisición de este inmueble radican primero, en que la entidad vendedora Bertram, Sociedad Anónima, cuenta con un capital suscrito y pagado de tan solo cinco mil quetzales, lo cual no es congruente si se toma en consideración el valor del edificio registrado a su nombre. Segundo, el representante legal de la entidad, lo es además de otras sesenta empresas, esto sumado a su corta edad y a que reside en un sector rojo del área de Villa Nueva, nos confirma que se trata de un caso perfecto de testaferrato.

Debe agregarse, además, que la ex jefa del departamento jurídico del Ministerio Público dictaminó que no era procedente realizar la compra, por lo cual, fue removida de su cargo, designando en su lugar a otra, que rápidamente ordenó cargar el evento en el portal Guatecompras, donde de forma sorpresiva y en tan solo quince minutos, se adjudicó el evento.

Fue por ello, que la Fundación Contra el Terrorismo en el mes de junio del año en curso, promovió una querella en contra de la ex Fiscal General, a efecto de que se investigue a fondo la compra de este inmueble a todas luces opaca. Sin embargo, el jefe de la fiscalía de asuntos internos, César Romeo Santos y Santos, se ha negado rotundamente a cumplir con su trabajo y por ende a investigar a la ex Fiscal General, y la razón obedece a que fue la propia Thelma Aldana, quien lo nombró como jefe de esa fiscalía, con el único propósito de frenar todas las investigaciones que se presenten en su contra y en contra de los demás ex empleados de esa institución.

Ese incumplimiento, por parte del jefe de la fiscalía de asuntos internos, obligó al Congreso de la República, a designar una comisión de investigación, a efecto de establecer si existen indicios de responsabilidad en contra de la ex Fiscal General y del Agente Fiscal César Romeo Santos y Santos, para con posterioridad presentar las denuncias respectivas ante un juez penal y ante la sociedad guatemalteca, para desenmascarar así de una vez por todas, a quien supuestamente lideró la lucha contra la corrupción y a los malos funcionarios que le brindan impunidad desde el Ministerio Público.

Es un hecho que Thelma Aldana, tiene miedo de comparecer ante la comisión de investigación, y por ello anda dando explicaciones no pedidas en las redes sociales. Sabe perfectamente que su actuar fue ilegal y que causó un grave daño al patrimonio del Estado, el cual, se hubiera podido evitar, si hubiera utilizado el espacio adjunto al edificio de Gerona para efectuar la construcción, o bien, solicitado a la secretaría de extinción de dominio, la asignación de uno de los inmuebles extinguidos.

Desde luego, su incomparecencia injustificada generará como consecuencia que la comisión de investigación, le certifique lo conducente por el delito de desobediencia, investigación y procesamiento que le impedirá optar y ejercer cualquier cargo público en el futuro.

El poder es efímero, la responsabilidad penal es larga en el tiempo.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.