Home > Columnas > Condenada

Condenada

#PensamientoCrítico

La ex vicepresidente de la República Ingrid Roxana Baldetti Elías ha sido encontrada culpable de los delitos de asociación ilícita, fraude y tráfico de influencias. A una mujer que le ganó la avaricia y las ansias de poder, antes que servir a su país como su mandato se lo exigía. La mujer que pudo pasar a la historia por ser la primera mujer que ocupaba el cargo de la Vicepresidencia, ahora será opacado por esta histórica sentencia, en donde se han comprobado sus actos de corrupción.

Pasaron poco más de tres años desde aquel momento en que esta presentara su renuncia y que fuera detenida, hasta el martes pasado, cuando se conoció la sentencia. Un proceso paradigmático el del “Agua Mágica” que pretendía limpiar, el totalmente contaminado, Lago de Amatitlán.

Si bien la lucha contra la corrupción no inicia con la persecución penal de la ex mandataria, sí representa, el momento en que se desvela su posible participación –ahora confirmada- en actos de corrupción, la que despierta el sentimiento generalizado de rechazo de la ciudadanía a estas prácticas que tanto hacen daño a nuestra Guatemala. Este caso representa el punto de inflexión para que la ciudadanía exija, sin más, una política anticorrupción en el país.

La sentenciada a 15 años y 6 meses de prisión aún deberá enfrentar otros procesos por corrupción, en los que se le involucra. El caso La Línea, que fue el primero de los casos en donde se le involucró con posibles actos de corrupción, y que dio lugar a la renuncia de su puesto como vicepresidente; y el caso Cooptación del Estado, que desveló una red de sobornos desde las altas esferas del gobierno del país para adjudicar el usufructo a la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ), aún están pendientes de resolver. Asimismo, en investigación se encuentran las anomalías encontradas en el Registro de Información Catastral (RIC), por plazas fantasmas y la solicitud de extradición solicitada por los Estados Unidos de América.

Conscientes del problema estructural que representa la corrupción en el país, el tener probada la participación de la señora Baldetti Elías en actos de corrupción y su liderazgo dentro de una estructura criminal que pretendía sacar rédito de un contrato y un método para descontaminar el Lago de Amatitlán que dejaba muchas dudas, es importantísimo para que la ciudadanía reflexione y se dé cuenta que estas prácticas suceden y que no se pueden tolerar más.

El legado de la ex mandataria no pasará por su enérgica forma de abordar a las personas, ser la primera mujer que ocupaba el cargo de Vicepresidente de la República, ni por sus famosas frases coloquiales. Pasará a la historia de Guatemala como un personaje que se trató de aprovechar de su cargo para concentrar riqueza y formar parte de una administración que, en cada oportunidad que tuvo, saqueó las arcas del Estado.

No podemos dejar que estas historias se repitan. Sobre todo porque el Vicepresidente actual ya ha anunciado otra “brillante idea” para sanear este mismo lago. La lucha contra la corrupción aún tiene un largo camino por seguir y es deber del guatemalteco el no permitir que esta se detenga.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.