Home > Columnas > Corrupción es a cleptocracia, como incapacidad es a tiranía

Corrupción es a cleptocracia, como incapacidad es a tiranía

///
Comments are Off

#PinceladasDemocráticas

La igualad de razones perversas son directamente proporcionales a flatulencias del Estado que al aplicar procesos matemáticos la repuesta correcta es “Estado fallido al cuadrado”

Una sociedad saturada de corrupción en los poderes del Estado, instituciones, organizaciones, grupos sociales, ciudadanía, organismos internacionales, que al intervenir manifiestan discursos señalando que los otros actúan impregnados de ese mal y no reconocen que la herencia maléfica de practicar actos que contradicen la práctica de valores de honradez también ha salpicado a todos. Descuidando la práctica de actitudes que impiden la eficiencia del Estado para responder las necesidades del pueblo.

Todos los seres humanos que forman la ciudadanía del Estado  que ejecutan actos delictivos y peor aún, si son cometidos por funcionarios y autoridades públicas que abusan de su poder, cuando usan intencionalmente los recursos financieros y humanos a los que tiene acceso al poder que le otorga una elección viciada en la práctica de la pseudodemocracia, anteponiendo los intereses personales y los de sus allegados para sus perversas ambiciones en contraposición de la transparencia y la honestidad que demanda la  moral y la ética y que se ha puesto en moda la endemoniada corrupción.

Para encontrar el consiente de la razón de la corrupción, si se utilizaran los principios matemáticos obliga a considerar la variable cleptocracia; término que muchos estudiosos del tema consideran; que es ocasionada, cuando el pueblo elige a los gobernantes para manejar los recursos del Estado, y estos los toman como propios y hacen despilfarro para su bienestar, olvidándose que esos recursos son exclusivamente para mejorar las condiciones de vida de los habitantes, por lo que podemos considerar que el resultado de esa razón conduce a la destrucción de las sociedades que se encuentran acompañadas de esa crisis institucional y social de la nación.  Ampliando la interpretación del vocablo  cleptocracia debe interpretarse como la expresión del gobierno de un  pueblo que está basada en el robo.  Aquellos que dirigen las instituciones y se dedican al enriquecimiento personal y a las distintas formas de corrupción política. Manifestándose en escándalos financieros relacionados con el Estado; representantes políticos vinculados al lavado de dinero, las distintas formas de clientelismo y procedimientos ilegales a la actividad política, enfermedad que afecta a la sociedad y termina con la credibilidad del Estado.

Sin lugar a dudas, que se deben elegir a las personas más idóneas para optar a ser dignatario del Estado, a hombres probos, pero sobre todo, los que gozan del conocimiento para administrar de manera ética y con sabiduría que garantiza la academia de calidad, siendo complementada con un consiente intelectual significativo y altos estándares de sentido común, para garantizar una Gerencia de calidad que le permita coordinar y resolver las ecuaciones de múltiples variables que le presente la problemática nacional.  Por esa razón, es que siempre se manifiesta que en Guatemala falta la elección de un verdadero Estadista, para dirigir los destinos de la nación, y seleccionar a los más probos y no a los menos aptos como suele suceder.

Queriendo encontrar las dos razones que le den forma a esta proporción aritmética, es lógico, que ésta tenga un cociente; que regularmente le llamamos autoritarismo, aprendiz de dictador o tirano valiéndose del poder que le otorga el pueblo, porque carece de la capacidad para dirigir y gobernar una nación dejando al margen la democracia plena cuando ésta exige altos estándares de un gerente estadista y resulta ensayando a ser dictador que termina siendo aprendiz de tirano; que es igual a la razón del cociente de la corrupción y la cleptocracia, cuyo resultado es la destructores del Estado.

Si aplicáramos términos matemáticos, estas dos razones formarían una perfecta proporción, que, al convertirla en una ecuación, matematizando el problema, encontraríamos el valor de la variable que da la solución para reconstruir al Estado. Lo que obliga tener una participación ciudadana responsable para elegir y ser electos, exigiendo que la institucionalidad de los partidos políticos cumpla a cabalidad con la normativa, cuidando de manera especial que la elección a las nuevas autoridades evite a caudillistas y promover que en la boleta del sufragio aparezcan ciudadanos honestos, probos.

Eliminando de por vida las componendas que forman estructuras criminales, que tejen la telaraña de la cleptocracia y a cambio, deslumbren de capacidad, para dinamizar y hacer perfectible un Estado que lo obligue a guiar los destinos de un país que sueña con tener mejores condiciones de vida para el soberano, que se ha demostrado que al no controlar esas variables seguiremos sufriendo violencia, salud, falta de vivienda, educación sin calidad, pobreza extrema, desnutrición, analfabetismo y  muchos indicadores que califican a un Estado fallido. ¡ES EL MOMENTO DE CONVERTIRNOS EN UNA CIUDADANÍA RESPONSABLE Y NO CÓMPLICE DE ESTA DEBACLE!

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.