Home > Columnas > ¿Es necesario el radicalismo?

¿Es necesario el radicalismo?

///
Comments are Off

#Catarsis

El mundo cada vez se inclina más hacia los opuestos radicales, el Medio Oriente ya está radicalizado, Europa y Estados Unidos van por ese camino, ¿por qué? A decir verdad, no sé la respuesta, mi teoría es que al menos en occidente, luego de la Segunda Guerra Mundial comenzamos a gozar de libertades que nunca o rara vez habían estado presentes en la historia de la humanidad, lo cual es muy positivo. Lastimosamente los seres humanos abusamos en del uso de estas libertades hasta crear extremos de fanáticos y radicales que no comprenden que no deben de imponer sus puntos de vista a otros y que, la libertad viene acompañada de responsabilidad. Por lo tanto, se crearon las condiciones para que los radicales del otro extremo reaccionaran ante la amenaza y lanzaran una campaña en su contra, de forma que hoy día tenemos muchas vertientes de radicalismo. Este viene disfrazado de diferentes tintes, pero yo lo veo en todos los casos como el abuso del uso de la libertad contra el deseo de reprimir la libertad como consecuencia a este abuso.

Lo que no considero correcto, es asumir que, porque este fenómeno se está dando en otros lugares del planeta, en Guatemala necesitamos recetarnos más radicalismo. Los guatemaltecos venimos sufriendo a causa del radicalismo y la polarización desde los años 60 cuando inició el conflicto armado y aún no lo hemos superado. Es más, podría decir que la mayoría estamos hartos, pero los grupos que desean alcanzar el poder nos siguen manipulando con la misma canción de izquierda o derecha o con la nueva modalidad etiquetar a la gente como pro CICIG o anti CICIG, etc.

Lo más preocupante es que ahora que estamos en las vísperas a las elecciones, más y más movimientos radicales están saliendo a la luz. Muchos confunden el radicalismo con la ideología y eso es aún peor. Que alguien tenga una ideología definida no lo hace un radical, sin embargo, las alas más radicales de estas ideologías están haciendo un llamado a la radicalización, aduciendo que es la falta de radicalización la que nos tiene en donde estamos y no pueden ver que estamos donde estamos, porque a diferencia de los otros países, acá la radicalización nunca terminó.

Sí estoy de acuerdo en que los candidatos deben definir su ideología y darla a conocer a los votantes, pero, no confundamos eso con el radicalismo. Un ejemplo claro lo tuvimos en la reunión de la ex fiscal del Ministerio Público, Thelma Aldana y su reunión con la URNG y el MLN, ¿En qué estaba pensando cuando decidió reunirse con las facciones más rancias de ambos extremos? Esa reunión hubiese tenido sentido en la década de los años ochenta, pero no hoy. La reunión fue un error gravísimo que le generó anticuerpos inclusive con sus simpatizantes.

Y el mismo error considero que van a cometer todos los que creen que lanzando las consignas más radicales van a conseguir votos en las próximas elecciones. Me parece que en muchos casos no harán más que el ridículo, aunque creo que a la larga el resultado será positivo porque muchos de estos partidos que los apoyan van a desaparecer al no cumplir las condiciones para su continuidad. Las alianzas pueden salvarlos, pero eso lo veo difícil, ya que por lo general los radicales no están dispuestos a hacer concesiones a la hora de ejercer el poder.

Ya leyeron mi opinión, ahora me gustaría escuchar la suya, ¿Creen ustedes que Guatemala necesita más radicalismo?

«El valor reside en el término medio entre la cobardía y la temeridad» —Don Quijote de la Mancha, Miguel de Cervantes.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.