Home > Vida > Cocina > Cocina al Desnudo > ¡Arranca la primera Ruta Alimentaria!

¡Arranca la primera Ruta Alimentaria!

#CocinaAlDesnudo

Déjenme recordarles que una de las acciones contempladas en el proyecto turístico gastronómico sostenible The Mayan Cuisine, es crear rutas gastronómicas basadas en ingredientes endémicos de la zona mesoamericana de Guatemala, producidos en áreas geográficas específicas, con características climatológicas especiales, en terrenos idóneos, que permiten que estos ingredientes sean primerísima calidad.

Todos sabemos que, para lograr un buen trabajo en equipo, es preciso actuar con humildad y espíritu de colaboración, entre los diferentes actores involucrados, potencializando las habilidades, destrezas y cualidades de cada uno.

La Ruta Alimentaria del Níspero

Los pongo en antecedentes sobre cómo surgió la idea de poner en marcha la Ruta Alimentaria del Níspero en San Juan del Obispo, municipio cercano a la Antigua Guatemala, ubicado en las faldas del Volcán de Agua.

En una mañana un poco nublada nos citaron en el TEC (campus Zona 4) para el lanzamiento de la app Trae Guate. Durante el evento, mi amiga Ana Lucía Barrios de BS Legalis y yo, conversábamos acerca de cómo podríamos unir fuerzas para fortalecer su proyecto Compitiendo Contra Gigantes (que es una plataforma que trata de empoderar a emprendedores y visionarios acerca de herramientas y acciones para generar más utilidades en sus negocios) y The Mayan Cuisine (proyecto de turismo gastronómico sostenible apoyado por el sistema de Naciones Unidas, gestionado por un servidor). Durante nuestra conversación llegamos a la conclusión de que para apoyar a esta comunidad debíamos crear la primera ruta alimentaria, basada a un ingrediente endémico de la zona, que en este caso será el níspero.

Fue así como se diseñaron varias acciones a poner en marcha. La primera fue conseguir financiamiento de la Comunidad Económica Europea, para impartir talleres de manipulación de ingredientes y envasados a 25 jóvenes visionarios de la aldea de San Juan del Obispo. A estos jóvenes se les dotó de herramientas y entrenamiento para fabricar salsas, mermeladas y almibares hechos con este fruto de la comarca. La segunda acción de entrenamiento ha sido darles un taller de varias semanas de duración sobre la elaboración de platillos basados en el níspero, pero con técnicas modernas y creativas.

Quiero contarles acerca de mi primer viaje a esta localidad. Salí muy temprano un domingo por la mañana hacia Antigua Guatemala, desviándome a la izquierda en la entrada a la Antigua, siguiendo el camino paralelo al río Pensativo, rumbo a Santa Ana, después El Calvario, y luego hacia mi destino final, San Juan del Obispo.

Este poblado de la época colonial es muy pintoresco. Con sus casas blanqueadas y con techos de teja roja, y parcelas adosadas alrededor de la plaza principal, junto a la iglesia y el convento que fue en algún momento el palacio del obispo Francisco Marroquín.

Desde hace algunos años, en noviembre, que es época de cosecha, se lleva a cabo el Festival del Níspero, en el cual se promueve la utilización, ya sea en crudo como cocinado, de este maravilloso y aromático fruto, que crece en las faldas del Volcán de Agua. Este año se me ha permitido el honor de formar parte del comité organizador, junto a mi amiga la licenciada Ana Lucía Barrio, para potencializar y promover el festival existente y convertirlo en un destino gastronómico para turistas nacionales y extranjeros.

Hicimos una visita a la comunidad con el comité, para conocerlos y detectar el apoyo que se necesitaba sobre turismo gastronómico, teniendo la oportunidad de degustar los frutos, escuchar un poco sobre la historia de la comarca, y evaluar algunos productos derivados del níspero, como son su licor, algunas salsas, mermeladas y almibares.

Fue una sorpresa descubrir que también producen chocolate de cacao virgen de la mejor calidad, molido en piedra al calor de las brasas, y con diferentes tipos de especias e ingredientes como cardamomo, menta, chile, anís y arroz. Visitamos también una destilería de licores artesanales hechos de frutas y hierbas de la región. Déjenme contarles que visita nos llevó bastante tiempo, y lo que más nos costó dejar un hermoso jardín, entre vides y orquídeas para regresar a la plaza del pueblo.

Llegamos a la conclusión de que era importante crear una ruta alimentaria en base al níspero en la cual se pueda tener vivir la experiencia de la siembra, cuidado y cosecha del fruto, acompañada de una experiencia culinaria de un platillo emblemático de la región, basado en cocina ancestral a la hora del almuerzo, y luego en la cena tener una experiencia culinaria tradicional pero reinterpretada, estilo cocina de autor.

Durante el próximo Festival del Níspero, que se llevará a cabo en la plaza del pueblo del 17 y 18 de noviembre, paralelamente tendremos un festival gastronómico, donde se podrá competir con platillos tradicionales o de autor, que incluyan la utilización del níspero como ingrediente. Las categorías serán amateur, estudiantes de cocina, y chefs de restaurantes emblemáticos.

Fue muy motivador comprobar el entusiasmo que la ruta del Níspero despertó entre todos los participantes, quienes aportaron una lluvia de ideas sobre cómo mejorar la comunidad por medio del turismo gastronómico dirigido.

La unión hace la fuerza

Para que la promoción del festival tenga un mayor alcance, estamos en conversaciones con la Universidad Francisco Marroquín y su Casa de Cultura Popenoe en Antigua Guatemala, para que ellos sean el portavoz en sus redes sociales para la inscripción en el concurso, y que la Casa Popenoe sirva también como punto de encuentro y de partida  de hacia San Juan el Obispo, promoviendo el carpooling* para que los turistas puedan llegar a deleitarse con los platillos que ese fin de semana se ofrecerán a la venta.

El objetivo de este festival, es que muchas más personas conozcan la calidad excepcional del níspero producido en San Juan del Obispo, y conozcan la variedad de usos que tiene en gastronomía.

Los invitamos a conocer San Juan el Obispo, y a disfrutar del Festival del Níspero en el mes de noviembre.

Si desea más información sobre el festival o el concurso, por favor escríbame al correo alexquintanaymoreno@gmail.com

(*Carpooling es la práctica que consiste en compartir un automóvil con otras personas tanto para viajes periódicos, como para trayectos específicos.)

La plataforma Compitiendo Contra Gigantes, BS Legalis, The Mayan Cuisine y el Comité 4 Mazorcas (compuesto por la cineasta Ana Carlos, la abogada Ana Lucia Barrios, la coach de emprendimiento Sofía Hegel, y un servidor), somos conscientes que en las rutas alimentarias que diseñemos, debemos tomar muy en cuenta la investigación, experimentación, fusión y difusión de los ingredientes endémicos que estemos investigando y apoyando, como es el caso del níspero.

Agradecimientos especiales

Ana María Palmieri por ser siempre mi ángel guardián de la ortografía y redacción. Sin su ayuda cada semana sería imposible esta columna.

Al Comité Organizador del Festival Del Níspero: por su empeño, dedicación, enfoque y trabajo en equipo que promueve nuestro patrimonio culinario y el rescate de tradiciones para sus comunidades. Son un ejemplo de emprendimiento para toda Guatemala. Gracias por habernos proporcionado tan magnificas fotos.

A mis  amigos Ana Lucia Barrios por haberme invitado a participar como parte del Festival Gastronómico y haberme abierto los ojos a una comunidad maravillosa. A Sophie Hegel y Denny Cojab, por su complicidad y grata compañía en este maravilloso viaje.

A mis amigos y colegas los chefs Tati Orellana y Kenny Aldana por ser fuente de inspiración y creatividad en mi diario andar entre fogones.

A mi familia por su apoyo incondicional, tolerancia, paciencia, comprensión y por sobre todo su amor. En especial a Isabella Quintana Montes de Oca por ser un ser humano extraordinario, que con su alegría de vivir me inspira y me motiva a llegar cada vez más alto. Tú empeño en ser feliz y tu actitud positiva para enfrentar tus retos me motiva grandemente.

 

.
.