Home > Columnas > La gran soberanía del país mendigo.

La gran soberanía del país mendigo.

#DiviFilius

.

Es ridículo el presidente Morales intente justificar la defensa de la soberanía guatemalteca frente a las presiones de comunidad internacional y luego simplemente extienda la mano y solicite créditos por US$15 mil millones (para infraestructura y seguridad fronteriza).   Para hacer una comparación en términos del volumen del préstamo solicitado, basta simplemente notar que el  directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó recientemente una línea de financiación por 50.000 millones de dólares para Argentina.  El primer desembolso será de 15.000 millones de dólares lo cual es una suma simplemente bestial.  Esa misma suma,  refleja las estimaciones iniciales llevadas a cabo en Estados Unidos con respecto a la construcción del muro fronterizo en la frontera con México. Así de dinosaúrico es el préstamo solicitado por la administración Morales.

Pero la comparación con Argentina tiene más sentido.  El préstamo solicitado por el presidente Morales tiene el volumen del desembolso de emergencia llevado a cabo por el FMI hacia una importante economía regional que parece estar a punto de colapsar. También se deber aclarar que la mitad  de esos 15,000 millones será destinada para sostener el presupuesto federal argentino,

Es decir,  semejante cantidad de dinero tiene una finalidad específica y un objetivo perfectamente establecido que además el FMI tiene capacidad para monitorear.

Y precisamente allí está la clave de todo esto.  Los organismos internacionales de crédito necesitan garantías para poder llevar a cabo los desembolsos, porque ningún préstamo es simplemente un acto de buena voluntad´.  Dichas garantías inician con la calidad democrática del país, la solidez institucional porque darle dinero a un país inestable no es ningún buen negocio. Pero se requiere además, la certeza comprobada que el Estado receptor vivirá a la altura de las obligaciones contraídas.  ¿Y cómo se determina lo anterior?  Muy fácil, porque simplemente se hace un monitoreo de cómo ha sido el comportamiento del futuro Estado receptor frente a la comunidad internacional y frente a los compromisos ya adquiridos.   Tomando lo anterior como cierto,  entonces resulta que las recientes acciones de la administración Morales utilizando los vehículos militares donados por EEUU para amedrentar la sede de CICIG, la embajada de México, la Embajada de EEUU simplemente reflejan los actos de un presidente bipolar o, imbécil.   Otro hecho: Decidir no renovar el mandato de la Comisión un año antes de que este concluya (sin haber tenido un ejercicio de socialización y discusión técnica para determinar la mejor ruta de acción) es una muestra bien clarita, que el gobierno guatemalteco juega a su conveniencia ( o lo que llamaría soberanía )  la relación con el sistema internacional.    Con estas credenciales, es poco probable que los EEUU otorgue dicho tamaño de crédito, y los organismos multilaterales de crédito serán recelosos.

Pero abordemos el tema de la soberanía.  ¿Qué significa soberanía?  Muy fácil.  La capacidad de un Estado por hacerte frente a los retos que se le presentan. Esto puede significar la capacidad para hacer frente a un desastre natural, la capacidad para construir por sí sólo la infraestructura nacional, o la capacidad para defenderse de enemigos externos (cosa que no aplica para el caso guatemalteco).   Un ejemplo de lo que es un país soberano y que no por ello deshace sus relaciones con el sistema internacional: México. El proyecto estrella del nuevo presidente López denominada Tren Maya,  busca comunicar los principales centros arqueológicos de la cultura maya en cinco estados del sureste mexicano. Tendrá un costo de US$6.000 o US$8.000 millones, pero, ¿Acaso México ha pedido ayuda internacional?  Pues no.  Allí la diferencia.

Pero Guatemala lleva 40 años en la transversal del norte, sus carreteras se hacen añicos cada invierno, la atención a los migrantes es inexistente,  proveer el documento de identificación o pasaportes es una odisea etc..etc etc…

Soberanía simplemente, no hay. Lo demás son payasadas y acciones ridículas de una administración presidencial que ya ha perdido todo  vínculo con la realidad.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.