Home > Mirilla indiscreta > Es urgente desactivar la bomba mundial

Es urgente desactivar la bomba mundial

Mirilla Indiscreta

.

En quince días de ausencia, me encuentro a mi retorno, con un mundo más convulsionado que el que dejé hace dos escasas semanas.

Acompañar a Roca al inicio de una nueva etapa en esa perpetua penitencia de servir al país, me abrió nuevamente la esperanza de que puede ser posible su urgente recuperación. Acompañarlo en este formidable reto, como lo he hecho siempre, como parte de su propia existencia, paralela a la mía.

¡Danilo y yo, juntos por fin en uno solo!

Regreso y hoy mismo amanecemos de luto, compartido con la comunidad judía por el ataque terrorista a una sinagoga, en el territorio de Estados Unidos, suceso que comienza a parecer natural, en el país más poderoso de la tierra, que no ha sido ajeno a esta plaga universal.

Fundada en su teoría de dominación mediante el caos, la violencia, el terror y la dictadura, como método de opresión eficaz para aterrorizar a la sociedad y someterla a sus designios.

El desarrollo creciente del terror, la anarquía caótica y la represión legalizada, como se ha pretendido en Guatemala, es la estrategia de opresión internacional… Una oprobiosa epidemia.

Con distintas tácticas y grados de temperatura, avanza sobre el globo terráqueo, que por añadidura simultáneamente, reacciona y nos reta a sobrevivir, mostrándonos su ira, en competencia con la de los seres humanos.

Terremotos, tsunamis, erupciones aterradoras, huracanes históricos, y alteraciones climáticas inclementes y terriblemente hostiles a la vida humana.

Toda esa incontenible furia frente a nuestras amenazas nucleares, que sumadas todas, no destruirían la tierra – que mucho ha soportado nuestra absurda depredación – y lo único que lograríamos sería exterminarnos a nosotros mismos.

Esa realidad incontestable, quizá tranquilizaría a Dios, por haber creado un ser tan mal agradecido, malvado y destructor.

Como esos POCOS que logran concentrar el poder económico, político, militar y científico como NACIONES.

O la gente común, con un poder más simple, pero tiránico e inhumano, que se lo disputan, frente a sus iguales, con el objeto de someter a la mayoría.

Transformando a esa inmensa muchedumbre de muchedumbres en la HUMANIDAD MASA.

Están ya presentes, en el éxodo bíblico. Emigrantes guiados por Moisés, protegidos por Dios, que recibieron su maná en el desierto para sobrevivir,

Testimonio de esa caravana universal y eterna.

Más cerca en el tiempo, países árabes y africanos inventados por las divisiones políticas de vencedores y vencidos, algunos que vetaron y siguen vetando al Estado de Israel y para su infortunio, tener petróleo, que servía la corrupción de sus “pocos” y a sus patrones internacionales.

Unas veces la realeza, otras dictadores o usurpadores, que por turnos se transfirieron el poder, dejándolos como pueblo árabe o africano, siempre ABAJO y a los judíos por muchos siglos sin país.

Ahora frente al despojo de esos recursos, por colonizadores o vencedores de guerras reales o inventadas, los dejan también sin país.

Les quitan abiertamente el petróleo a los POCOS que lo detentaban, para beneficiar a otros nuevos POCOS a quienes empoderan y los hacen socios.

Inducen a los MUCHOS, sin alternativa, a caminar sin rumbo, con hambre y cargando a la familia, en busca de posada y refugio en otros países a donde llegan como HUMANIDAD ERRANTE.

El petróleo que no disfrutaron. Su país o el ajeno, del que los echaron.

Ahora el tema son las migraciones… no la guerra ni el despojo que las obligó.

Mentira sobre, mentira soportada por la misma HUMANIDAD ERRANTE.

Pobres y miserables, en chozas como viviendas sobre las arenas ardientes, que tenían oro negro en sus entrañas pero les negaba el agua para sobrevivir.

¡Oro negro que nunca disfrutaron!, para ahora seguir caminando una vez más, sobre los tesoros de la tierra que se les ha negado compartir, que los obliga a caminar en busca del ansiado hogar definitivo.

Miserables en sus países inmensamente ricos. Miserables y apestados como Caminantes de la Humanidad.

Me atrevo a parafrasear a Rafael Landívar refiriéndose a los guatemaltecos… Me lucen como mendigos, pidiendo limosna, sentados sobre bancos de oro.

En esta parte del mundo, migrantes dignos instalados en los Estados Unidos, sostienen la economía de sus parientes y de nosotros mismos.

Incrementando, además, las riquezas, de esos POCOS, disfrazados de redentores, asociados con líderes traidores, demagogos y vende patrias que forman la PERFECTA ASOCIACIÓN DE LOS CORRUPTOS PERFECTOS, en connivencia con mercaderes internacionales (Soros), le hacen coro a la pobreza, utilizándola como aliada de una riqueza perversa.

Migrantes legítimos que lograron llegar y nos mantienen con sus remesas honestas, sirviendo como justificación para que una mafia indecente organice migraciones masivas. Desnaturalizadas en su esencia, por la motivación inmoral que asocia a los necesitados con los fines de sus mismos explotadores.

No les importa propiciar la represión contra quienes llegaron uno por uno construyendo con sacrificio inmenso su destino y que hoy sufren las represalias provocadas por quienes siembran la anarquía y destruyen la paz y desarrollo que merece Centroamérica.

Me refiero a una auténtica PROSPERIDAD REGIONAL Y NO SOLO UNA FORMA DE JUSTIFICAR EL REFORZAMIENTO DE LAS LINEAS FRONTERIZAS, LEGITIMA PRETENSIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS PARA GARANTIZAR SU SEGURIDAD INTERNA EN CONTRA DE LOS FLAGELOS QUE LOS AMENAZAN.

Por esa razón, cuando la naturaleza moral, ética y económica de la migración como derecho y aspiración humana para prosperar, se prostituye y politiza de manera criminal, debemos protestar e impedir que ese derecho humano universal y sagrado se transforme en instrumento político rechazado y reprimido.

La heroicidad de quienes honestamente se fueron y nos han beneficiado con la generosidad de sus remesas y trabajo decente, no se debe replicar como recurso oprobioso de los enemigos de la paz.

El fruto divino transformado en maná, qué auxilió a los israelitas en el desierto, no se comparará jamás con el oro de Soros, que prostituye un derecho humano universal y lo transforma con sus cómplices, en un despreciable recurso politiquero de desestabilización continental.

En esta confrontación universal de poderes políticos, las naciones unidas fue una organización fundada en 1945, al finalizar la segunda guerra mundial, para fomentar la paz y el desarrollo de los pueblos, aun cuando en su seno, mandan las potencias que integran el consejo de seguridad, constituye una tribuna de los 193 países que la integran y han aceptado la ficción relativa o falaz de una nación, un voto decisivo.

Pero sí es cierto, que nos permite expresar nuestras posiciones o aflicciones al resto de la humanidad.

Por esa razón no puede transformarse en la tribuna ampliada de ninguna tendencia ideológica, mucho menos la de sus funcionarios imponiendo posiciones políticas.

Razones históricas, especialmente, la desaparición de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), vario las relaciones del poder mundial, lo que generó la búsqueda de un refugio seguro para una burocracia eficiente y preparada, pero sin soporte estratégico. combinada con una tecnocracia agresiva y ambiciosa, que a través del tiempo se instaló en su recinto de manera progresiva y generacional, lo que pudo ser un refugio frente a la realidad de una recomposición política del mundo no se puede consagrar como plataforma de recuperación de un proyecto ideológico frustrado o de una tecnocracia politizada y ambiciosa, que se revelan en contra de los estados, a través de sus funcionarios, ignorando que tanto las potencias como los otros países, son los legítimos moderadores de la acción de ese organismo internacional y nunca quienes quieren transformarlo en un partido político universal o la plataforma que los libere de la confrontación democrática para cristalizar sus ambiciones.

Desafortunadamente, a partir del secretariado general del señor Antonio Guterres, esa tendencia se ha radicalizado en contraposición con las potencias más importantes del planeta, poniendo en serio peligro la existencia misma de esa organización mundial.

El retiro de recursos y la hostilidad de países fundadores y determinantes ya han generado una crisis financiera que acusa corrupción y posiciones políticas consentidas por el señor secretario general, como el patético caso de Guatemala.

Esas naciones seguramente insistirán, en retirar recursos financieros que harán totalmente inviable su existencia. o terminaran retirándose del organismo.

No es la organización ideal, pero es la única que existe, y al desaparecer por la temeridad de una acción ideológica o profesional irresponsable, concertada y que rechaza la unanimidad que exige preservar la paz y propiciar el desarrollo armónico de las naciones, resulta inaceptable y obliga a considerar la renuncia del secretario general don Antonio Guterres.

Esta iniciativa contribuiría a la desactivación de esa bomba destructiva que amenaza al mundo y que tiene una de sus bases detonantes en ese edificio de la ciudad de Nueva York.

Inicialmente Danilo Roca me acompaña en esta petición, porque materialmente no puede ser de otra manera.

¡El tiempo es corto y el peligro de explosión avanza!

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.