Home > Columnas > La conflictividad social va de la mano con la violencia

La conflictividad social va de la mano con la violencia

#GuatemalaAlRescate

.

La subestación de la Policía Nacional Civil, equipo, mobiliario, motocicletas de esa institución fueron quemadas y destruidas el lunes por la noche por un grupo de vecinos de Sayaxché, Peten, que señalaban a un agente de haber participado en la desaparición de una menor de edad que luego fue hallada con vida.

En otro caso, una turba quema maquinaria de la hidroeléctrica PDHSA en Ixquisis, San Mateo Ixtatán, Huehuetenango, aunque se desconocen datos oficiales de los daños ocasionados, la información disponible señala que un grupo invadió la propiedad privada, le prendieron fuego a instalaciones y maquinaria, siendo esta la segunda ocasión en lo que va del año, que la empresa es atacada, en esta ocasión el ataque dejó una persona fallecida.

En todos estos actos de violencia en contra de mineras, hidroeléctricas, fincas etc., aparecen grupos armados que hostigan y atacan al personal administrativo o de seguridad de estas empresas, sabedores que en el caso de que la seguridad repela el fuego y mate a alguno de los hostigadores o atacantes, esto generará una crisis mayor que será aprovechada mediáticamente.

De acuerdo con las diferentes corrientes teóricas aceptadas por la academia se puede considerar “conflicto social” cualquier discrepancia entre al menos dos partes, en la que esté o no esté presente la violencia.

En el caso de nuestro país, la conflictividad social cuenta con el agravante que, en la gran mayoría de los  casos, ésta va de la mano con la violencia;  detrás de esta  conflictividad social surgen de manera violenta turbas que son responsables de quemas, destrozos, lesiones, asesinatos y un sinnúmero de hechos delictivos, turbas que actúan con total impunidad dentro de su territorio y con total irrespeto a la ley, en la que sus dirigentes se esconden en el anonimato y son los que instigan y estimulan la violencia que, en una gran mayoría de los casos, sirve para ocultar actividades relacionadas con la criminalidad organizada, casos que por cierto se encuentran documentados por los medios de comunicación en general.

Lo que inicia como un conflicto social puede generar una escalada de violencia que puede transformarse en caos y anarquía en solo un instante si no se contiene rápidamente, de allí la importancia de detenerlo a tiempo, ya que, de no detenerlo de manera inmediata, permite que se eleven los niveles de violencia de una manera tan acelerada que estos actos son aprovechados por cualquier organización criminal para, de esa forma, lograr que el país se convierta en una sociedad ingobernable y una sociedad ingobernable permite mayores márgenes de actuación a la criminalidad.

Mi sentimiento es que, desgraciadamente, esta escalada de violencia que se produce de manera constante, especialmente en las áreas fronterizas del país producto de la conflictividad social, no se va a detener rápidamente si el gobierno central no toma las medidas necesarias y excepcionales para proteger las inversiones, la propiedad privada y sobre todo a sus ciudadanos para que puedan vivir y trabajar en paz.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.