Home > Mirilla indiscreta > ¡Cuidado!… ¡Viene de nuevo la persecución!

¡Cuidado!… ¡Viene de nuevo la persecución!

Mirilla Indiscreta

.

Rogué a Dios equivocarme, cuando semanas atrás, predije que el resultado de las elecciones en los Estados Unidos, si el Congreso lo ganaban los demócratas, (El Senado les resultaba casi imposible), terminaría la tregua y repliegue que la duda que crearía el resultado, abría como un capítulo de esperanza que los haría desistir de la toma del poder por la vía de la Judicialización de la política y politización de la justicia, dando un respiro de paz a nuestro país.

Pero la ilusión duró justo el plazo previsto. El resultado de las elecciones en los Estados Unidos, al favorecer en la Cámara Baja al Partido Demócrata, abrió de nuevo la ofensiva para derrocar al gobierno, mediante la búsqueda incesante de defenestrar al Presidente a cualquier costo.

El más sencillo, provocar resoluciones judiciales en los organismos bajo su control, que negándole vigencia a la Constitución Política y violándola a discreción, le negaran sus facultades reconocidas constitucionalmente como atribuciones presidenciales, con el objeto de provocar, que la lógica reacción de rechazo del ejecutivo, provocara el delito de desobediencia, poniendo en entredicho la legitimidad presidencial y en consecuencia se justificara la presión descarada, para lograr la procedencia de antejuicios espurios, que les posibilite el añorado aborto del período presidencial y en caso decidieran continuar el proceso electoral, eliminar uno a uno a los posibles candidatos que no respondan a sus directrices.

Si los ciudadanos estadounidenses demócratas se enteraran de las tropelías que se intentan hacer en su nombre, y a costa de sus votos. seguramente asumirían un rechazo similar al de los guatemaltecos frente a una intervención que hace de delincuentes confesos, testigos protegidos y beneficiados con la libertad, para enredar en procesos amañados y falsos procedimientos protegidos por la constitución y las leyes y que han sido pisoteados con una prepotencia hasta ahora desconocida en la historia judicial guatemalteca.

Nunca en esa historia judicial, la justicia había sido determinada por delincuentes comunes, afianzados por organismos internacionales que perdieron legitimidad desde su instalación, por las bases inconstitucionales de absoluta impunidad con la cual, traidores a la patria, los blindaron, en un convenio igualmente inconstitucional cuyo origen ilegítimo y sin fundamento en la legislación que avala el Derecho Internacional Público, se ha demostrado hasta la saciedad en acciones emprendidas por organismos oficiales y por dignos profesionales del derecho particulares. alarmados por el régimen policíaco que responde a las órdenes de funcionarios nacionales y extranjeros que actúan con absoluta impunidad y sin riesgo inmediato.

Ese Terror se instaló en nuestro país, espantando la inversión, quebrando la economía invocando una lucha contra la corrupción, que de acuerdo a informaciones recabadas y públicas, han enriquecido a los protagonistas locales y extranjeros de la intervención nacional.

El Increíble testimonio del licenciado JUAN JOSÉ GUTIÉRREZ MAYORGA, Presidente de Pollo Campero, difundido profusamente en redes sociales, imposibles de ver reproducido en los medios de comunicación al servicio de la intervención, dejó electrizados a quienes lo escuchamos incrédulos, ya que retando las actitudes de alguno de sus socios, se colocó a la vanguardia de una denuncia, que logra uniformar, en todos los sectores no comprometidos, el rechazo a la intervención y la exigencia al Presidente de la República de que le ponga fin a semejante tortura nacional.

Ni una semana ha pasado del proceso electoral estadounidense y que candidatos demócratas rebasaran la mayoría sustentada por los republicanos, y ya en Guatemala, los gestos de un retorno autoritario al régimen de terror, se anunciaban desde el exterior, con rimbombantes declaraciones que anulan por completo la figura presidencial y las decisiones constitucionalmente tomadas por el Ejecutivo.

Lo grave, es que el temor de los funcionarios relacionados con la impartición de justicia se hace sentir de inmediato, y prefiriendo aliarse con los extranjeros, avalan y actúan en consecuencia, haciéndose cómplices de actos de traición a la patria que nunca serán olvidados por el pueblo consciente de Guatemala, cuya angustia por sobrevivir todos los días los hace a muchos, ajenos a la tarea de preocuparse de otra cosa que no sea la de salir y regresar vivos a su hogar y conseguir los centavos para llenar los requerimientos de una supervivencia precaria e inhumana.

Esa triste condición hizo que les sembraran en la mente de manera increíble, desprecio por la soberanía y se sumaran al festejo, que aún con hambre les provoca aplaudir la desgracia y asesinato encubierto de otros conciudadanos, como en el circo romano o la inquisición. Inmersos en la incertidumbre, el desempleo además de soportar la corrupción de quienes la disfrazaron, como método eficaz para tomarse el gobierno y entregárselo sin reservas a extranjeros y nacionales indeseables.

La desaparición paulatina de la clase media, grita ya en todas las esquinas de las ciudades y la anarquía sembrada en la conciencia de los campesinos provocara la toma paulatina de campos que en poco tiempo, como lo tienen planeado, serán el escenario de sangrientas batallas irracionales.

La patria desintegrándose y sin rumbo se despedaza con la complicidad de quienes debidamente financiados deforman la opinión pública y venden a la intervención la lealtad que no les inspira su patria.

Nunca antes, aún sabiéndonos en la órbita geopolítica de los Estados Unidos, un resultado electoral fue utilizado tan mañosamente por agentes extranjeros que odian a los Estados Unidos y por nacionales que los acompañan en ese odio por la nación del norte, a la que nosotros agradecemos haber cobijado a millones de guatemaltecos, que hoy por hoy sostienen con mucho orgullo gran parte de la economía nacional.

Ese sacrificio no les importó a los interventores y  a sus agentes en el resto de Centroamérica, provocando movilizaciones humanas, que entre otras cosas, contribuirán a hacerles la vida miserable a nuestros compatriotas que uno por uno viajaron y se instalaron en esa gran nación.

Ignorar lo que está sucediendo en Guatemala no tiene nombre y soportarlo menos.

Estos llamamientos entendemos que rayan en la  osadía o estupidez irresponsable, dadas las circunstancias y los riesgos que se corren al asumirlos.

Pero deben finalmente tocar la conciencia de los guatemaltecos y especialmente de quienes pueden ponerle fin en pocos minutos a esta infame pesadilla.

Y no olviden que Israel es aliado de Guatemala y apoyará sin vacilar el gesto que nos libere de estos sicarios de la libertad.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.