Home > Columnas > El informe falaz e inmoral de Iván Velázquez

El informe falaz e inmoral de Iván Velázquez

///
Comments are Off
RAUL FALLA

#Kidon

.

El viernes recién pasado, se proyectó el rostro del señor Iván Velásquez Gómez quien, de forma remota a través de una pantalla de televisión, rindió el informe del undécimo año de labores de la CICIG. Junto al holograma, la Fiscal General y varios miembros de la comunidad internacional, asentían al escuchar la voz del expulsado colombiano.

Su discurso cargado de falsedades daba crédito a las acciones ejecutadas por este aparato clandestino de investigación, en la supuesta desarticulación de estructuras criminales organizadas en el país.

Así, mencionó casos como el financiamiento electoral ilícito, donde se persiguió al Presidente de la República y varios empresarios. Las investigaciones en contra de varios diputados, empresarios, y funcionarios públicos por diferentes hechos delictivos. El caso especifico de Carlos Vielman y la supuesta existencia de escuadrones de la muerte. El fenómeno de las redes sociales y en especial, de los net center y el daño que causan a su “convicción de justicia”. Para concluir, con la necesidad de reformar la Constitución para según él, adecuar el sistema de administración de justicia.

Un informe maquillado, tendencioso y falaz, que despertó indignación en la mayoría de los guatemaltecos que conocen la realidad del país. Y es que, la calificación de toda gestión debe hacerse tomando en consideración tanto los éxitos como los fracasos, esto, con el objeto de que el informe sea objetivo e imparcial para ser tomado como un verdadero balance de gestión y no como un simple embuste.

El informe, por alguna razón omitió indicar: que luego de once años de CICIG, únicamente se han emitido cinco sentencias pírricas, donde todos los sentenciados están libres. Que se clausuró la sede en el departamento de Quetzaltenango, debido a su inoperancia. Que, hoy en día, tenemos más doce mil personas hacinadas en las cárceles del país, recluidas de forma perpetua. Los cinco fallecidos en prisión preventiva, siendo inocentes. La ejecución extrajudicial del licenciado Pavel Centeno, en manos de Juan Francisco Sandoval, así como el encubrimiento de los cinco guaruras del non grato que golpearon al joven Zimmeri.

Tampoco indicó, que hace más de un año pretendió reformar la Constitución, y que el pueblo de Guatemala no lo permitió. Ó, que salió huyendo de forma cobarde cuando un grupo en su mayoría de mujeres manifestó su inconformidad con la carta de entendimiento suscrita con el TSE. Mucho menos expresó que todos los procesos de investigación están basados en pruebas falsas y adulteradas, en declaraciones de integrantes de grupos delictivos organizados de alto peligro, tales como secuestradores, descuartizadores y asesinos en serie del calibre de los “pasaco” o “agosto negro”, a quienes el comisionado a través de dádivas y expiación de crímenes los tomó como sus aliados incondicionales y con posterioridad los excarceló y reincorporó a la sociedad.

Lamentable es confirmar, que el señor Velásquez Gómez, continúa al mando de la CICIG, controlando las tres cortes del país, el Ministerio Público, el Tribunal Supremo Electoral y parte del Congreso de la República, lo cual constituye un agravio para la institucionalidad. Primero, porque continuarán las persecuciones penales selectivas en contra de cualquier opositor del colombiano y sus seguidores. Segundo, por el fraude electoral que se gesta, con miras a designar en los cargos de elección popular, a sus aliados ideológicos de corte marxista. Y, tercero, porque se retomará la intención de modificar la Constitución, con el único propósito de limitar y coartar nuestros derechos y garantías individuales.

Por ello, se hace necesario que el Presidente de la República de manera urgente se arme de valor y denuncie ante la Corte Internacional de Justicia, el tratado suscrito con la Secretaría General de las Naciones Unidas, a efecto de dar por terminado de una vez por todas con ese acuerdo internacional, debido a las continuas violaciones a los derechos humanos de cientos de guatemaltecos. Por atentar en contra de la seguridad nacional. Y, por no atender las múltiples solicitudes enviadas al secretario António Guterres hace más de un año. Si considera que no puede o le faltan agallas para hacerlo, que renuncie a su cargo y ceda la oportunidad a quien en la línea de mando debe reemplazarlo, para que tome las riendas del país y proceda a defender la soberanía nacional y a sus habitantes.

“Por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”. Apocalipsis 3:16.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.