Home > Columnas > Pronóstico electoral

Pronóstico electoral

#LaPicota

.

El presagio de unas elecciones amañadas, plagadas de financiamiento electoral ilícito, infiltradas por el narcotráfico y las mafias políticas empeñadas en apoyar el posicionamiento estratégico de candidatos con pocas probabilidades de ganar, pero con el claro objetivo de apalancar el apoyo para la segunda vuelta, son apenas la punta del iceberg para deducir que el panorama electoral es incierto.

En ese contexto, se perfilan como representantes de la derecha a Giamattei y Zury Ríos, ambos con cuestionamientos legales que podrían impedir su participación; y, Roberto Arzú, con fuertes vínculos en el gobierno de Jimmy Morales, quién lo nombró promotor de comercio para Suramérica.

Aún no hay candidato por el partido oficial, en cambio, varios miembros del gabinete de Jimmy renunciarán en los próximos días para situarse como abanderados de partidos grandes y pequeños con el fin de sumar apoyos para la segunda vuelta. Información no confirmada sugiere que el Ministro de Economía, Acisclo Valladares Urruela, podría incorporarse a la UNE como vice presidenciable, ante el riesgo de que Sandra Torres sea la ganadora.

Entre los abanderados de centro-derecha y centro-izquierda, el aspirante más fuerte podría ser Edmond Mulet del partido Humanista, apoyado por Alfonso Portillo; Ricardo Flores Asturias, del partido Avanza; y, Luis Velásquez del partido Unidos. Otros partidos pequeños o en vías de desaparecer todavía no encuentran candidato, así también, hay candidatos que no encuentran partido.

Los de la izquierda están dispersos, pero podrían unificarse en la figura de Thelma Aldana, quien ya suma a correligionarios de la URNG y del partido financiado por CODECA, llamado Movimiento para la Liberación de los Pueblos, MLP.

El mayor obstáculo para los candidatos es el miedo al financiamiento electoral ilícito. Difícilmente, los líderes de las organizaciones políticas pueden ejercer un control sobre el origen del dinero. De esa cuenta, en todas las instituciones públicas hay un fenómeno de despidos masivos y contratación de apadrinados que tendrán que pagar de sus sueldos las cuotas para la campaña. Entre quienes están financiándose por esta vía, hay ministros, diputados, gobernadores, alcaldes y concejales; estos últimos, por medio de los CODEDES y COCODES, que tienen a su cargo los proyectos de infraestructura en los municipios.

La participación de candidatos idóneos será muy pobre, dado que los partidos prefieren apoyar a quienes se prestan a la corrupción. Por otra parte, muchos han declinado porque temen unas elecciones de alto riesgo para su seguridad.

Las piezas del ajedrez político se moverán en rumbos insospechados. Seremos testigos del acomodamiento ideológico, la componenda para cubrirse las espaldas y los mismos vicios del pasado, con iguales actores, que solo cambiarán de símbolo.

Si el Tribunal Supremo Electoral continúa con la tónica de no tocar a la UNE, veremos a Sandra Torres pelear la segunda vuelta con uno de los ya mencionados; a menos que surja algún novato con el financiamiento necesario para ganar la contienda.  En síntesis, el apoyo de los partidos en riesgo de desaparecer y los emergentes, definirán al ganador, previa negociación de sus cuotas de poder.

Por mucho que los guatemaltecos esperemos un cambio, las estructuras de poder están dadas para que nada cambie. Ante la realidad, solo nos queda esperar unas elecciones de pronóstico reservado.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.