Home > Columnas > Urge proteger bosque en zona 2

Urge proteger bosque en zona 2

#Poptun

.

Para algunos es común pensar que el problema de la deforestación se encuentra únicamente en el interior del país, y que el motivo de su avance es para uso agrícola, pero nunca analizamos que uno de los grandes factores que la estimula, y no precisamente en el área rural sino en el corazón de la ciudad, es debido al crecimiento de condominios y colonias.

Recientemente, vecinos del Condado de San Ángel, zona 2 de la capital, con la petición en Change.Org, iniciada el 29 de octubre del 2018, han encendido las alarmas por la pérdida del bosque de ese sector, último pulmón del lado norte capitalino, de 8.5 hectáreas de extensión y donde se calcula habitan más de mil especies naturales y animales. Se pretende recolectar 15 mil firmas.

En la descripción de la petición se indica que el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) autorizó licencia a la Empresa Cañadas de Versalles para urbanizar el área, pese a que en el 2015 se había negado.

Esta autorización es lamentable porque la Constitución Política de la República de Guatemala demanda que el Estado, las municipalidades y los habitantes del territorio nacional están obligados a propiciar el desarrollo social, económico y tecnológico que prevenga la contaminación del ambiente y mantenga el equilibrio ecológico. Así mismo estipula que se dictarán todas las normas necesarias para garantizar que la utilización y el aprovechamiento de la fauna, de la flora, de la tierra y del agua, se realicen racionalmente evitando su depredación.

Sin embargo, la autorización del MARN para el cambio de uso del suelo en esa área -lo que implica la tala total del bosque- acredita  que la preservación del medioambiente y el uso y disfrute de derechos humanos de sus habitantes, no es una prioridad para el Estado de Guatemala.  No debemos olvidar que, tal como lo indica el Relator especial sobre Derechos Humanos y Medio Ambiente de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas: “Todos los seres humanos dependemos del medio ambiente en el que vivimos. Un medio ambiente seguro, limpio, saludable y sostenible es esencial para el pleno disfrute de una gran variedad de derechos humanos, entre otros, los derechos a la vida, la salud, la alimentación, el agua y el saneamiento”.

A la falta de compromiso estatal para garantizar a la población el derecho a vivir en un ambiente sano y equilibrado, se une la traicionera indiferencia de muchas personas, quienes no tomamos conciencia que, respecto al medio ambiente, al ser un derecho colectivo, lo que pasa lejos y más cerca, tarde o temprano nos pasa factura.  Un ejemplo es el calentamiento global, en que actividades humanas efectuadas en naciones industrializadas, repercuten en nuestro país y por eso hoy somos uno de los más vulnerables a desastres naturales.

La falta de conciencia respecto a nuestro entorno natural es un obstáculo para exigir la protección debida a este derecho y para que exista un compromiso real de las autoridades para garantizarlo. Con la petición promovida por vecinos del Condado San Ángel para salvar ese Bosque, se evidencia la poca importancia que le otorgamos al tema ambiental, pues luego de varios días de gestionar apoyo a la petición, ha sido difícil reunir las 15 mil firmas que se pretende alcanzar.

Sin un medio ambiente saludable, los recursos naturales que se obtienen del ambiente, los ponemos en peligro y los agotamos, con lo que no podemos satisfacer nuestras aspiraciones, ni vivir ajustados a estándares mínimos de dignidad humana, por eso como ciudadanos, es necesario unirnos y apoyar causas como las que ahora se suscitan. La deforestación de este Bosque que se encuentra en el centro de la ciudad no sólo afectará la calidad de vida de personas que viven en ese lugar, sino de muchos que habitan en la ciudad de Guatemala, pero además provocará que miles de especies pierdan su hábitat natural.

En este mundo moderno es necesario que cambiemos valores en materia ambiental, lo cual es un prerrequisito para que exista sostenibilidad ambiental que nos permita vivir en armonía con la naturaleza y garantice a las generaciones futuras, vivir en un mundo sano y seguro.

Ahora los vecinos del Condado de San Ángel reclaman solidaridad para que ese Bosque se respete. Por favor, demostremos un cambio de comportamiento, confirmemos con una actitud proactiva que este problema no nos es indiferente. Es ineludible hacer escuchar nuestra voz de preocupación, firmando la petición para alcanzar el número demandado, lo cual obligará a las autoridades a tomar cartas en el asunto, además representa una oportunidad para vivir en un ambiente sano y equilibrado, y para que miles de especies de flora y fauna conserven su espacio natural.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.