Home > Columnas > La USAC bajo asedio

La USAC bajo asedio

///
Comments are Off

#Antropos

.

No acaba mi asombro  de como  el Estado, tiene pocos alcances para comprender que la Universidad Pública es necesaria para la sociedad guatemalteca. Es impensable que esto suceda en pleno siglo 21, cuando es tan necesario el conocimiento para el desarrollo social y para encontrar los modelos que nos permitan como seres humanos convivir con nosotros mismos y en armonía con la naturaleza. La  Universidad fue creada desde hace mucho tiempo, como una necesidad social y ahora en Guatemala nos la quieren ahogar con desfinanciamiento y argucias sacadas de la manga sin ningún sustento objetivo ni científico.

Leemos declaraciones de algunos diputados que estoy seguro no lograrían ganar el examen de admisión al que todo joven está comprometido a hacer si quiere hacer una carrera profesional con calidad académica, endilgando improperios en contra de la USAC. No es la hora de las falacias politiqueras, sino es la hora de las verdades, porque de lo contrario nuestro  país no logrará salir del agujero negro en el cual estamos sumergidos. Por ello la Universidad es necesaria, para que desde un pensamiento crítico sea la “conciencia lúcida” de la sociedad guatemalteca. No podemos seguir navegando en el mar de las mentiras de razonamientos burdamente falaciosos.

Recordemos que la Universidad avanza junto con la ciencia y la cultura. Crea conocimientos y los ha sabido transmitir adecuadamente a las generaciones de jóvenes estudiosos. Las inteligencias se articulan a su interior y la humanidad ha podido prosperar gracias a ella.

Los países que han invertido acertadamente en el cultivo de la inteligencia e imaginación, son prósperos y sus habitantes alcanzan gracias a todo esto, niveles dignos de calidad humana. Descubren medicamentos, tecnologías, nuevas formas de organización social, inventan y producen ideas que se aplican a la industria y al mejoramiento de las condiciones de vida de los ciudadanos. Hacen arte, piensan y se piensan filosóficamente a sí mismas. Generan pensamientos críticos y autocríticos y es por ello que estas universidades progresan.

Obviamente en esos países en donde las universidades son realmente de alta calidad científica, tecnológica y cultural, tienen tras de sí, a un Estado que les inyecta recursos y les pide rendición de cuentas de todo lo que hacen académicamente. Son Estados sin falsos moralismos. Democráticos y por lo tanto,  son universidades que habitan en sociedades en donde prevalece el Estado de Derecho.

En Guatemala, no de hoy, sino desde larguísimos años, no sólo se le ningunea el recurso económico justo a la USAC, sino que además de la agresión financiera, ha existido agresión física y violenta contra sus dirigentes. De esa cuenta, hoy día el Rector, en lugar de potenciar sus energías e inteligencia para promover académicamente a la Universidad, lo distraen luchando por conseguir unos dineros, que no son de los que hoy le siegan a la institución estos recursos, sino provienen de los impuestos que paga la sociedad guatemalteca.

Hemos leído por ejemplo que en el Ministerio de Finanzas tienen plata acumulada porque los diferentes entes gubernamentales no tuvieron la capacidad de inversión a falta de ideas programáticas y de gestión. La pregunta es, ¿por qué no se reinvierte en la única Universidad Pública que si tiene  planes y programas académicos para atender con calidad a miles de miles de jóvenes que aspiran a ser profesionales? ¿Por qué no se reinvierte en la USAC para que esta pueda contar con más y mejores laboratorios, con aulas adecuadas, con bibliotecas, con estudios de postgrado, o bien en investigación para promover el gusto por la ciencia, la cultura y la educación?

El asedio actual a la USAC, es como una vuelta al pasado cuando el general Romeo Lucas García dijo al referirse a ésta: ¡SECATE!. Pero esto no puede volver a suceder, principalmente ahora cuando nos enteramos que en Bolivia el Presidente Evo Morales ha dispuesto proveer del 14% a la educación, o  bien lo que ha dicho José Mujica: el Estado  debe invertir  en educación para que, los ciudadanos no se dejen engañar.

La USAC y la sociedad guatemalteca deben de romper el asedio a la cual está siendo sometida, porque sin una Universidad justamente financiada, no lograremos alcanzar los beneficios de la ciencia, la tecnología, la educación y la cultura. Cada vez seremos más huérfanos de los conocimientos que requerimos para avanzar como país.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.