Home > Columnas > Panorama del presupuesto

Panorama del presupuesto

#PensamientoCrítico

La discusión del Presupuesto de Ingresos y Egresos del Estado está tomando lugar en el Congreso de la República. Un proyecto clave pues el año entrante es un año electoral. Además, muestra la forma en que se distribuyen las fuentes de poder dentro del hemiciclo parlamentario de cara a ese evento.

El gobierno de turno no ha logrado consensuar los últimos proyectos de presupuesto que ha promovido. Siendo el de este año el que más lejos ha llegado, pues se encuentra en fase de discusión por artículos –fase del procedimiento legislativo- a ocho días que se concluya el plazo constitucional para que pueda quedar aprobado.

Este presupuesto tiene la característica que tiene reducciones sustanciales debido a las proyecciones de recaudación, según han explicado en las diferentes mesas técnicas. Lo cual ha repercutido en que algunas de las instituciones gubernamentales se hayan manifestado en desacuerdo con las cantidades asignadas y hayan solicitado un aumento en los aportes que están previstos en el proyecto de presupuesto. Tanto la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) que tiene una cuota asignada constitucionalmente y el Organismo Judicial, han provocado que se creen mesas técnicas para explicar las necesidades de funcionamiento.

Importante resaltar que tanto la educación superior como el poder judicial representan pilares fundamentales en un país que aqueja de un alto grado de analfabetismo y de impunidad. Dejar sin presupuesto a estas dos instituciones podría representar un atraso serio a las necesidades del país.

Mientras algunas de las instituciones han aquejado que la asignación presupuestaria no es suficiente o han sufrido una reducción sustancial en el mismo; otras de estas han sufrido aumentos considerables, que pareciera no tienen justificación.

El primer grupo mencionado lo han engrosado aquellas instituciones que en el último año han representado, de alguna forma u otra, una piedra en el zapato para los intereses gubernamentales. El más evidente de los casos resulta ser la institución del Procurador de los Derechos Humanos, que ha sufrido una reducción de alrededor de veinte millones de quetzales. Mientras que el segundo grupo ha estado encabezado por el Ministerio de Defensa Nacional y el Ministerio de Desarrollo Social, entre otros, estos aumentos son altamente cuestionables por sus necesidades y planes de inversión y gasto, respecto de otras que forman parte del otro grupo.

El Congreso de la República se encuentra en sesión permanente y la gran interrogante será si se lograrán los consensos necesarios para poder aprobar el presupuesto del año siguiente; tendrá la fuerza política el gobierno de turno y podrá alinear sus intereses con los de los llamados partidos de oposición; y, de aprobarse, quiénes serán los grandes ganadores y perdedores.

De momento, lo que sí es cierto es que la discusión que se lleva hasta ahora del presupuesto, solo ha permitido develar que no existe un proyecto serio para construir país.


TEXTO PARA COLUMNISTA