Home > Mirilla indiscreta > ¡Uno es el camino, dos si queremos hacernos los babosos!

¡Uno es el camino, dos si queremos hacernos los babosos!

#MirillaIndiscreta

.

Trataré de circunscribir este artículo al mínimo necesario para ser portador de un mensaje concreto y fácil de asimilar.

He procurado desde hace año y medio que inicié esta segunda etapa de la vida editorial de Edmundo Deantés, de apellido durante muchos años (D.R), y ahora abiertamente de apellido (ROCA), de poner mi larga experiencia en la vivencia política, como una contribución al análisis de situación y toma de decisiones en la dirección que a mi parecer, dadas las circunstancias históricas y presentes serían aconsejables.

Desde luego, entiendo que el derecho a decidir, se gana en las urnas, razón que me hace opositor a la tendencia, de ese grupo bien identificado. que siguiendo una agenda extranjera e intervencionista, indignante, aún para quienes perseguimos la reconciliación nacional, lograron variar las reglas del juego republicano y tomándose el sistema de justicia, pudieron infiltrar con sus agentes, todos los organismos de decisión de la nación y postular algunos candidatos presidenciales, frente a la incredulidad del resto de la población, que no llega a comprender, como, una sola maniobra política: La Judicialización de la Política y la Politización de la justicia, fue suficiente para desarticular institucionalmente al país y poner de cabeza y en gran crisis nuestro modelo republicano, llenando de incertidumbre a los guatemaltecos en lo económico, político y social.

¿Legítima la maniobra? !NO!

¿Legal la Artera Puñalada? ¡SI!

Porque causa efectos inmediatos en resoluciones de Estado que se han emitido con el terrible propósito de tomar el poder.

Al borde de una QUIEBRA ECONÓMICA, ya oficialmente reconocida por todos los sectores, imposible de esconder y acreditársela cínicamente de manera sesgada y mentirosa a una Corrupción Nacional que, de ser absolutamente cierta, nos transformaría en un Estado Delincuente juntamente con los habitantes del país.

Esa mentira mañosamente manejada, es más grande que el daño que nos ha causado y que permitió poner en manos de extranjeros, con poderes absolutos, tendencias dictatoriales y en posesión de Interventores totalitarios internacionales, el control casi absoluto de Guatemala, República con 197 años de independencia, transformada en Protectorado de un grupúsculo de Naciones Unidas, que no le reconocen gobierno propio y sembró en sus ciudadanos, bajo la presión de una subsistencia tormentosa y difícil, que pudieran pensar sobre el destino del país, y además de sobrevivir y comer, meditar menos aún en la importancia de ser soberanos y libres.

¡Nos están haciendo esclavos por hambre!

¡Pero quiero entrar rápidamente en materia!

Mi experiencia me advertía y yo lo trasmití a través de mis escritos. Que si la relación del poder variaba producto de las elecciones en los Estados Unidos – que nada tendrían que ver directamente en Guatemala – que los interventores y sus secuaces nacionales iban a llenarnos de amenazas, con esa nueva mayoría.

¡Eso los confirma como despreciables vende-patrias!

Sucedió, e inmediatamente lo hicieron sentir, aunque los votantes de esa nación, nada sepan del abuso que de sus votos hacen estos guatemaltecos con alma de extranjeros.

Y, de inmediato, se comenzó a producir una agresión sin tregua todos los días, en tres sentidos: Amenazar, Prostituir y controlar el proceso electoral, o bien, lograr su sueño, de botar al Presidente.

Fue así como hice premonición de esta crisis producto del resultado de esas elecciones, y se está cumpliendo.

¡Hoy advierto!

¡Si el convenio no se denuncia antes del mes de enero y toman posesión los nuevos representantes estadunidenses, la presión será para la renovación del convenio ilegal, transformada en una presión irrefrenable hacia las autoridades nacionales que para ellos no existen!

¡Olvídense de la finalización del convenio! Que es evidente, no dan por concluido, ni en proceso de terminar.

Estoy afirmando que lo que vendrá a partir de enero será la exigencia de la prórroga del convenio.

¡ADVERTIDOS!

Quienes creen, que mientras se evite el ingreso del comisionado rebelde, no hay problema concreto: ¡Ignoran!… ¡Increíble!

El desgaste que le ocasiona al Presidente, la supuesta oposición y desobediencia a la Corte de Constitucionalidad, que aunque sea con un voto de diferencia para aprobar sus oprobiosas resoluciones, las hace legales frente a una comunidad internacional que desconoce nuestra insoportable situación interna.

Ellos sólo ven que el Presidente no obedece las resoluciones judiciales. ¡Actitud que el propio Presidente Trump no se atreve a adoptar!

Y un Presidente criticado internamente por tolerante, permisivo y que se resiste a ejercer su autoridad de acuerdo a su mandato, lo hace aparecer frente a esa comunidad impresionable y confundida, como un Dictador abusivo que se resiste al régimen de legalidad.

¡Un Maduro de derecha!

Otra mentira transformada en verdad en el exterior.

Los resultados de la indecisión presidencial son tan perniciosos a su política internacional, como pernicioso es, cada minuto que se prolonga la vigencia de ese monstruo de un presunto Derecho Internacional Público inexistente.

¡Imagínense ustedes!  La resistencia del presidente a darle el último garrotazo a la bestia, les garantiza mayores recursos y reconocimientos internacionales (Premio Nobel Alternativo)

¡La indecisión!… confabulando en contra del propio presidente, que cuando finalmente grite: ¡Viene el loboooo!, ya nadie le va a creer, ni a salir en su auxilio.

¡Pero no es sólo responsabilidad del Presidente!

El Congreso de la República en su apoyo, debiera antes de entrar en receso, emitir un punto resolutivo que proclame y exija al ejecutivo la denuncia del nefasto convenio internacional.

Tienen la mayoría simple para logar sin dificultades esa actividad legislativa.

La Corte de Constitucionalidad, aunque su propia presidenta, mujer clara y de gran valor estratégico, a quién se está dejando sola, vote en contra, sus resoluciones son proferidas por la Corte de Constitucionalidad y así consta en la historia.

El Congreso con su solvente mayoría relativa puede aprobar ese punto resolutivo u otro con mayor energía y definición, y aunque tenga diputados traidores a la patria, que se opongan, tendría la jerarquía de una resolución del Congreso de la República, con todo su peso nacional e internacional.

¡Así que no se hagan los que no tienen la culpa!

¡La tienen y mucha de lo que está pasando!

UNO ES EL CAMINO, DOS SI UNO SE QUIERE HACER EL BABOSO.

¡POR GUATEMALA! ¡LIBEREN YA AL PRESIDENTE DE LOS MALOS CONSEJOS!

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.