Home > Columnas > La CICIG y los malos amigos son como Judas “SOLOS SE AHORCAN”

La CICIG y los malos amigos son como Judas “SOLOS SE AHORCAN”

#Desde Mi Trinchera

.

“Judas el que había traicionado a Jesús tuvo remordimientos…”, “Entonces Judas arrojó las monedas en el templo, y fue y se ahorcó”.

Y es que CICIG resulta ser como esos malos, esos falsos y traidores “amigos” que fingen ser señoritas quinceañeras y en la realidad son arpías o viudas negras.

Es abril 25 del año 2015, miles de personas cansadas del descaro y las “evidencias” que brotaban por doquier de actos de corrupción que se daban en el periodo del Presidente Otto Pérez Molina abarrotaban el Plaza de la Constitución exigiendo la renuncia del mandatario, lo que a simple vista parecía un movimiento popular voluntario en realidad descansaba en un colchón de manipulaciones y verdades a medias que harían presentarle al pueblo como un “amigo”, a un extranjero, en el que pudiesen depositar sus esperanzas de justicia y fin de la impunidad y corrupción en Guatemala, empezando de esta manera la lucha por el poder por medio del engaño.

Esta historia se desarrolló hasta lograr sus propósitos parciales, la Vicepresidente Roxana Baldetti renuncia y le sigue Otto Pérez, y luego pasan a guardar prisión preventiva al iniciarse procesos judiciales en su contra… hasta ahí la historia pinta muy bien… pero los ideales de justicia en realidad nacieron manchados de conspiraciones y manipulaciones, con órdenes pintadas desde una embajada localizada en la zona 10. Tenemos que entender que el Presidente Otto Pérez no cayo porque el pueblo lleno la Plaza Central, ni porque a la Comunidad Internacional o la CICIG le importase la corrupción que imperaba en ese gobierno y en muchos otros gobiernos de la era democrática en Guatemala; cayo porque “algo pasó… algo no le gusto a la administración del Presidente  demócrata de los EEU Barack Obama”, algo tan importante que alinearon sus piezas para pintar la caída del gobierno del Partido Patriota como un acto de civismo, una estrategia espectacular que mataría dos pájaros de un solo tiro, terminaban con la amenaza que represento la irresponsabilidad del gobierno de Pérez, y además le abrían el camino para que la estrategia de George Soros y del socialismo internacional, tuviese los resultados deseados al empoderar a la minoría izquierdista y mercantilista,  creando y levantando el perfil de personajes nefastos y oscuros como “salvadores y héroes”, hechos no de buena fe, si no del peor estiércol y maldad que haya conocido la historia política del país.

Así es como la figura hasta hace un tiempo casi inerte del Comisionado Internacional Contra la Impunidad cobraba tanta importancia hasta convertirse en un Virrey en tierra guatemalteca, así fue como el colombiano Iván Velásquez se pintó como “el amigo” del pueblo, su benefactor,  su salvador contra todos los corruptos, así fue como el non grato Iván Velásquez con sus Q 400.000.00 mil mensuales, inmunidad total, exoneración total de impuestos y cubierto de toda la impunidad necesaria para él y sus cómplices terroristas dispusieron cooptar el Estado de Guatemala y ponerlo al servicio de GUATEMALTECOS TRAIDORES que fingen ser los representantes de los diversos sectores del país, algo totalmente falso.

Luego de la oposición valiente de grupos espontáneos como Política Más Una Docena De Huevos, Guatemala Inmortal, Reformas NO, Sociedad GT, Sociedad en Acción y muchos otros más, y sobre todo de muchísimos ciudadanos comunes y corrientes que no han sido tocados, ni contaminados o que simplemente fueron despertando y despojándose de esa venda, dándose cuenta de la manipulación y mentira a la que estamos siendo sometidos por medio del bombardeo de los medios de comunicación tradicionales, vendidos y comprados por la misma CICIG y otros grupos oscuros.  Gracias a esa oposición digna por la preservación y respeto a nuestra soberanía y un legítimo Estado de Derecho se han evitado las reformas ideológicas a nuestra Constitución Política, y ahora mismo hacemos frente a la conspiración entre el Tribunal Supremo Electoral y la CICIG con la intención de efectuar un fraude electoral para esta próxima contienda electoral.

Y es que CICIG es como un falso amigo, de esos traidores que abundan en nuestra sociedad, en nuestros propios hogares, en nuestros trabajos y proyectos, esos que se pintan de eficaces y leales, esos que muestran su mejor cara pero que sus intereses van más lejos de las condiciones morales legitimas o apegadas al derecho, esos Judas que se venden por dinero o placeres, por posiciones políticas… que se venden simplemente porque no tienen ni vergüenza ni dignidad. CICIG fingió ser el salvador de la cloaca de corrupción que sigue imperando no solo en nuestro Estado, fingió apoyar en la consolidación de un país con verdadera justicia, y termino siendo una tiranía, una que persigue a guatemaltecos que les representan un peligro o que no se ajustan a sus planes ideológicos y mercantilistas en su desesperada carrera por el control total del Estado de Guatemala, utilizan nuestras instituciones, violentan la independencia de los Poderes Legítimos, envenenan la mente y retuercen la realidad de muchos jóvenes y ciudadanos de toda clase y condición económica, social y cultural.

Iván Velásquez fue declarado non grato, fue expulsado y denegado su ingreso a territorio nacional por constituir una amenaza a la seguridad nacional y el orden público; pese a ello tenemos a una ONU con su Secretario General que antes de ocupar el cargo fuese el Presidente de la Internacional Socialista, tratando de imponernos de vuelta a este colombiano terrorista, corrupto y güizache de las FARC.

Así que como dicen aquellos refranes “No todo lo que brilla es oro”, “ni hay que morder la mano de quien te da de comer”. Tarde o temprano el sol brillara perennemente en Guatemala, y esas nubes negras que mantienen en zozobra nuestra paz y prosperidad terminaran desapareciendo, porque, al fin y al cabo:

“CON LA CICIG Y LOS JUDAS NO SE PELEA, ELLOS SE AHORCAN SOLOS”

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.