Home > Columnas > Empresarios no Partidistas políticos

Empresarios no Partidistas políticos

#Petardo

Debemos comprende que un empresario es aquella persona que, de forma individual o colectiva, fija los objetivos y toma las decisiones estratégicas acerca de las metas, los medios, la administración y el control de las empresas y asume la responsabilidad tanto comercial como legal frente a terceros. Se puede sugerir que en el rol del empresario se encuentran tres funciones distintas: la de propietario, capitalista o financiero; la de gerente o administrador; y la de emprendedor o innovador.

Asum Jean- Baptiste Say sugiere que «es raro que tales empresarios sean tan pobres que no posean por lo menos parte del capital que emplean»; Él dirige el negocio de la producción y es el centro de muchos encuentros y relaciones; él hace ganancia de su conocimiento y de la ignorancia de otros, “el empresario está expuesto a todos los riesgos, pero en cambio se aprovecha de todo lo que puede serle favorable» y riesgos. Las características del empresario pueden ser agrupadas en dos: Los que consideran que la función económica del empresario se caracteriza por la asunción del riesgo y por el prestigio de la empresa. Delega responsabilidades y controla los resultados. Define las estrategias para solucionar dichos problemas y se adelanta a ellos. Solo está pendiente de los cambios que la empresa presenta. Mide los resultados de la fuerza de trabajo. Se rodea de gente capaz de ver la profundidad de las decisiones. Ve con buenos ojos el esfuerzo de la fuerza de trabajo. Conoce los números con los que se relaciona la producción.

Constantemente están habiendo reunión los Empresarios para ir intercambiando nuevas estrategias. Es recomendable que la clase sindical trabaje apoyando a las empresas, ya que de ellos depende que exista trabajo, desde luego deben velar por el cumplimiento del compromiso de la seguridad laboral, ya que de ellos depende que nuestro país mejore, así como con el apoyo de toda la sociedad civil. En lo que respecta a la politización empresarial de Guatemala, se debe asumir que, en este momento del cambio, nuestros empresarios deben tener una nueva voluntad política, unión y discurso y nuevas estrategias de acción orientadas a fortalecer su presencia en las sociedades y su representación en el nuevo sistema político que se está viendo en los guatemaltecos, ayudando decididamente a combatir la corrupción y el contrabando en nuestro país.

Es necesario rescatar como se llevaron a cabo inapropiadamente propiedades propagandísticas y de marketing político, con influencia Empresarial. En los últimos años el poder político y el poder económico se han relacionado de manera ambivalente. Actualmente se busca repartir la riqueza equitativamente y se incluyó la clase empresarial para la modernización del país. Ya no debe de existir un divorcio entre el estado y los empresarios porque de lo contrario habrá una lucha en que el empresario defienda sus intereses buscando organizarse y participar abiertamente en la política.

Durante los últimos gobernantes de Guatemala algunos empresarios han condicionado su apoyo al candidato presidencial y han negociado puestos claves para ubicar algunos personajes corruptos que les favorezca a sus mal habidos negocios, algunos empresarios también se a mencionado que se involucran en la trata de blancas, barra espectáculo, prostíbulos, contrabando descarado, evasores de impuestos y todo para sus beneficios personales.

El CACIF actualmente esta consiente que todos debemos combatir la corrupción, trabajar honradamente y cumplir como lo manda la ley, es interesante la postura de estos empresarios honrados que se están adhiriendo de atacar todas las formas de incorrectas y ya el pueblo empieza a tener confianza en estos empresarios honrados que ya no actúan como lo hicieron alguno en lo pasado. Guatemala está progresando.

En años anteriores la clase empresarial ha logrado posicionarse en puestos gubernamentales obteniendo grandes beneficios. Guatemala en esta oportunidad requiere de un equilibrio donde se beneficie el estado, los empresarios y la sociedad civil en general, pero con reglas de igualdad.


TEXTO PARA COLUMNISTA