Home > Columnas > Aprendamos de Lupita

Aprendamos de Lupita

///
Comments are Off

#RelacionesInternacionales

La perseverancia, la constancia y la firmeza es algo que debemos tomar como actitud todos los seres humanos en la vida, partiendo de que queremos ser felices algún día en lo profesional, en lo familiar y hasta en lo espiritual. Recuerdo bien el discurso que dio el presidente de la república en mi ceremonia de graduación de bachillerato, lo recuerdo todo bien, mencionó algo que me alarmó en ese momento hasta el día de hoy: “El porcentaje de estudiantes de Bachillerato que acceden a la educación superior es del 1% y los que logran graduarse de la universidad es menos del 1%” yo quedé helado de la impresión ese día, porque es cierto y es una dura realidad.

Dicha cifra la dijo el en 2009, estoy seguro que no ha variado mucho desde entonces, la educación universitaria muchas veces no puede ser continuada por razones económicas, de seguridad pública o simplemente porque alguien no tiene la vocación de estudiar y prefiere mejor trabajar que es donde se sienten mejor, todas las situaciones son respetadas, todas, porque todas tienen su razón.

Lupita que es una vecina que conozco desde hace años, muchos años, iba estudiando su carrera universitaria poco a poco enfrentando toda clase de adversidades, ella es una madre soltera y definitivamente cualquiera pudiese pensar que es un obstáculo pero ella lo logró aprovechar como una fortaleza, siempre la he admirado por su perseverancia en querer prepararse en la educación superior, la tarde del 8 de Diciembre del año corriente me enteré de primera mano que ella aprobó su curso posterior a su egreso universitario.

Aparte de sentirme feliz yo, pude hacerla feliz a ella expresándole mis congratulaciones por tal cometido que hoy en día mucha gente joven no quiere realizar por una simple holgazanería, por una desidia a querer saber más y prepararse para ser mejor.

Lupita me demostró que la perseverancia y la constancia en los estudios pueden llevarnos a algo muy grande, a pesar que ella iba en un paso intermitente hoy puede decir con toda autoridad que es una Licenciada, enfrentando las adversidades que dije.

Centroamérica, tiene una grave problemática de deserción escolar, incluso dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible la educación es una parte esencial porque la comunidad internacional considera de forma unánime, lo han dicho incluso en UNICEF que la educación debe ser de verdad un derecho humano.

La educación superior en nuestros países Centroamericanos es una prueba de fuego para todo el sector profesional, las universidades deben ser centros de pensamiento, de investigación científica no sólo ganar un título universitario que eso es sensacional pero no lo es todo.

He querido dedicar este artículo a mi vecina Lupita, porque creo que los jóvenes debemos aprender de gente como ella, que eso si es amar la vida y su familia, quererse preparar en la educación superior enfrentando todas las adversidades.

TEXTO PARA COLUMNISTA