Home > Vida > Cocina > Cocina al Desnudo > Empieza la cuenta regresiva…

Empieza la cuenta regresiva…

Para dar la bienvenida al Año Nuevo 2019.

Estamos a la vuelta de la esquina, para recibir al 2019.

Estando a un día de terminar el año. Creo que es muy, pero muy importante hacer un alto y reflexionar.

Antes que nada agradecer al universo, por todas las cosas maravillosas que hemos tenido. Como por ejemplo: Bendiciones, salud, alimentos, un techo confortable, una cama mullida, etc., etc. Pero sobre todo dar gracias por EL AMOR en nuestras vidas, gracias por esa gente que nos ama, nos admira y nos cuida.

Sabías que el año nuevo en las distintas culturas se celebra en fechas y meses diferentes. El año nuevo que se celebra en la era común, está basado en el calendario impuesto por la Iglesia Católica Romana. Cuando fue parte del imperio romano, desde el mandato del emperador Constantino. Y la octava de navidad lo que celebra es La Brit Mila (Circuncisión) de Jesús.

Seamos agradecidos y vivamos con actitud positiva y fe.

Doy gracias por cada momento intenso de este año. Por los éxitos y también por los fracasos y desaciertos, que son grandes maestros de vida.

Gente que sumó a mi vida, la cual es siempre bienvenida y gente que restaba y ya no está a mi lado. GRACIAS por ello.

Es importante también agradecer por las adversidades las pruebas y los problemas que nos hacen más dinámicos, más creativos y sobre todo más valientes y felices. Porque sabemos y aprendemos: que es lo que no nos hace plenos y felices y que nos disgusta o entristece ¡para no buscarlo más!

Los invito que dentro de Las alegrías y euforia en estas fiestas, paremos unos momentos, para reflexionar y hacer un balance de vida. También démonos el chance de agradecer por lo positivo y de aprender de lo negativo.

Busca tu propia felicidad, ¡lo demás son puros cuentos!

Más que metas para el año nuevo, como adelgazar, ir al gimnasio etc. Hagamos un Bucket List y luchemos por cumplirlo, seamos egoístas por un momento, buscando nuestra propia felicidad. Soñemos intensamente y hagamos un plan de acciones para cumplir nuestros sueños. Hace unos 3500 años escribió Moisés, AMAR A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS y al prójimo como A MI MISMO.

Buscar mi plenitud, es la tarea más importante para hacer feliz a los demás.

¡BUSCARE SER FELIZ YO!

Este año 2019 será maravilloso porque las circunstancias adversas, (cuando tenemos FE) nos llevan al punto de inflexión, donde debemos estar en este momento presente; Para que nuestra vida sea plena, esté llena de LUZ, Amor verdadero y de las cosas que nos hacen inmensamente felices desde adentro.

Cada circunstancia nos está guiando al camino, en el cual debemos estar.

Disfrutemos y aprendamos a ¡VIVIR EL PRESENTE!

Si vivimos en el pasado nos deprimimos y si vivimos en el futuro, nos causara ansiedad. Bástele a cada día su propio afán, como acuñaría el Rey Salomón.

Bendiciones, éxitos, plenitud, paz mental y alegría en este año 2019.

Una Cena muy especial este 31 de diciembre.

Ciudad Cayala por mucho y desde hace varios años, se ha convertido en el Time Square Chapín. Donde tenemos la mejor fiesta urbana y cocina de autor galardonada, para recibir el Año Nuevo. Aquí en mi terruño diario, los Cayaleños de corazón, sabemos cómo celebrar a lo grande. Pues #NuestroMood lo tiene todo: Espectáculos, música en vivo, countdown interactivo (en la plaza principal, globos con deseos en el jardín del gigante. Divertidas actividades para niños, en la plaza de la bandera y comida de autor galardonada en Quintana Bistrot.

Nuestro Menú de año nuevo 2019

Ha me han preguntado muchos lectores que hare para año nuevo. Desde hace varios días he estado diseñando un menú especial. Para consentirlos en mi Atelier de cocina Quintana Bistrot en Ciudad Cayala. Recibamos el año nuevo 2019 juntos, reflexionando, brindando y comiendo delicioso. Los espero.

Como lo prometido es deuda… Les dejo aquí la segunda parte de las historias de navidad de mi amiga Tati Orellana, quien en estos momentos nos estará leyendo desde Barcelona, ¡su nuevo hogar!

Segundo aire

El árbol de Trafalgar Square es sin duda una visita oficial en esta época ya que el árbol mide más de 20 metros de altura… ¿cuántas series de luces pueden llenar semejante superficie? Pero lo más interesante de este Abeto, es que es un obsequio de la ciudad de Oslo, esta tradición remonta desde el año 1947 cuando los noruegos regalan a la ciudad de Londres un hermoso Abeto en agradecimiento por su apoyo en la Segunda Guerra Mundial, y así, cada año el alcalde Oslo dona un Abeto y el mismo presencia la espectacular encendida de sus luces.

Otra gran tradición son los Mercadillos Navideños, ideales para esas compras navideñas tan esperadas. En dichos mercadillos puedes encontrar de todo, desde piezas invaluables, artesanía navideña, antigüedades, dulces y regalos de todo tipo.

Otra belleza que no te puedes perder es el Cascanueces del English National Ballet en el Teatro London Coliseum, uno de los ballets más espectaculares, tradición que se lleva a cabo desde 1950.

Aquí también son muy tradicionales los villancicos.

Para poder soportar el gélido frío y seguir paseando, es necesario beber el Mulled Wine, bebida caliente a base de vino tinto, canela y frutas, normalmente acompañado de un Mince Pie, delicadas mini tartaletas rellenas de fruta y licor.

RECETA DEL MULLED WINE

INGREDIENTES:

Para 1 botella de vino tinto

1 pulgada de jengibre pelado y en rodajas finas

1 naranja

½ limón

2 cardamomos desgranados

3 clavos

1 cucharada de miel

4 onzas de azúcar

1 raja de canela

1 cucharadita de anís

2 cucharaditas de vainilla

PREPARACIÓN:

  1. Pelar la naranja y el limón, reservar la cascara
  2. Exprimir de ambos su jugo
  3. Colocar todos los ingredientes en una olla, calentar sin que llegue a hervir durante 10 minutos
  4. Retirar del fuego, tapar y dejar reposar 2 horas
  5. Colar y embotellar
  6. Servir caliente

Mi experiencia culinaria para esta Navidad fue muy sorprendente, comida casera deliciosa y muy especial, todo inicia con el platillo tradicional a base de Pavo con salsa de arándanos y Gravy acompañado por: Pig in a blanket o cerdo en manta, que son nada más y nada menos que salchichas de cerdo envueltas en tocino, acompañado con papas asadas y coles de brúcelas, para beber Mulled Wine y de postre gran variedad de dulces, chocolates, frutos secos, el famoso Christmas pudding y por supuesto Mince Pie.

La siguiente Navidad fue en Japón, aquí la cosa se fue convirtiendo en algo totalmente diferente de lo que había venido experimentando.

En Japón todo es Japonizado, esta increíble cultura todo lo japoniza y lo trae a su cultura, ellos son súper elásticos en cuanto a adoptar tradiciones extranjeras, pero sin perder su propio estilo, son divinos.

Por tradición ellos no celebran la Navidad ya que no son católicos, pero a pesar de eso decoran las calles tal y como lo se hace en occidente o más bien en Estados Unidos.

Las preciosidades de luces son imponentes en Japón, llenándolo todo con árboles iluminados y toda la magia de la época.

Pero lo más curioso que yo pude experimentar fue que la comida tradicional es KENTUCKY FRIED CHICKEN, sí, todos se reúnen en este restaurante el cual sirve un menú especial navideño.

Otro platillo tradicional es el Christmas Cake, que es muy parecido al pastel de fresas con crema, se cree que por los colores blanco y rojo parece un pastel navideño.

Esta celebración es más bien romántica y juvenil, es aquí donde los jóvenes se dan regalos y se demuestran su amor.

También se pueden observar miles de Santa Claus por todas partes para estas fechas.

Incluso existe una maratón donde los participantes van disfrazados de Santa Claus.

La triste noticia es que no hay feriado ya que no es una fiesta oficial para los japoneses.

Luego de esta muy simpática Navidad, la siguiente fue en Bolivia, si, a 5,000 msnm. En esta oportunidad me encontraba en La Paz. Aquí como en el resto de los países ya mencionados, también se decoran las calles, parques y las casas de las personas, sacando sus mejores galas tanto en sus atuendos como en la mantelería, cristalería y los platillos que se preparan para esos días.

Es un país católico por lo que la celebración es una tradición general teniendo sus respectivos feriados, misas y ofrendas para esas fiestas.

(La Razón (Edición Impresa) / Aleja Cuevas / La Paz 00:00 / 21 de diciembre de 2014)

En esta foto podemos apreciar la fusión de 3 culturas: por un lado la indígena con sus trajes y tradiciones, atrás el tradicional árbol de navidad que viene de la influencia americana y por último la española con el catolicismo y las iglesias. Esta foto dice más que 100 palabras.

Niños y adultos bailan y cantan por las calles hasta que amanece mostrando su adoración al niño Jesús. Comiendo buñuelos en miel y bebiendo chocolate, té de coca y api.

Luego de pasear por las calles disfrutando de las luces, los juegos pirotécnicos, la alegría y los buñuelos nos fuimos a la casa de una familia que nos invitó a cenar, nos prepararon la tradicional Picana, platillo caldoso que consta de todo tipo de carnes, papas, zanahoria, maíz (choclo) y un frijol muy grande. Tampoco pueden faltar las golosinas de todo tipo, galletas, pasteles y las bebidas alcohólicas.

la Picana, foto de la razón

Y si de cosas diferentes se trata, ¿qué tal una navidad en Etiopia? Para empezar en este país de África se rigen con el calendario juliano por lo que esta fiesta, que ellos llaman Genna, se celebra el 7 de enero.

Para mí fue realmente impactante, adaptarme al calendario y al horario fue un reto fascinante, para ellos la hora cero corresponde a las 6:00 a.m del horario internacional. O sea que para ellos las 6:00 de la mañana “normal” son las 12:00. Interesante cuadrar taxis y citas.

En Etiopia es muy importante y tradicional hacer ayunos prolongados y algunas personas hacen ayuno total, es decir que pasan todo el día sin beber ni comer nada de nada. Aunque la mayoría hace ayunos de alimentos de origen animal.

Para estas fiestas, ellos están en ayuno hasta la víspera de la Navidad, o sea, hasta el 6 de enero. Haciendo esto, ellos preparan su alma y cuerpo para la celebración del nacimiento de Jesús. Normalmente las personas visten de blanco y con sus trajes tradicionales.

La Navidad da inicio a las 4:00 a.m en la iglesia ortodoxa, realizando muchos rituales tales como cánticos, velas y procesiones solemnes alrededor de la iglesia, dándole 3 vueltas en total. Los hombres y los niños son separados de las mujeres y las niñas.

El día de Navidad se rompe el ayuno que ha durado varias semanas con un festín real. Cuando yo observe esta tradición, me impresiono muchísimo la capacidad de esas personas, que después de un largo ayuno pudieran comer el día entero sin sufrir ninguna consecuencia.

El menú es muy interesante y completo: estofado de cordero con vegetales y huevos que se cocinan enteros dentro del estofado, este platillo es llamado Wat y se come con Injera que es el pan tradicional hecho en casa, es como una crepa gigante que se hace de trigo sarraceno, se coloca sobre una especie de bandeja redonda como las de pizza y sobre el injera se van colocando el estofado con las verduras, puré de garbanzos y otras legumbres, las personas van cortando con la mano el injera y van haciendo taquitos para ir comiendo todo junto. Es una verdadera experiencia culinaria y de todos los sentidos.

La bebida es la cerveza casera a base de maíz, cebada además del Tej que es un vino de miel.

Wat, platillo navideño

Bueno, aquí termina mi experiencia navideña culinaria, les prometo que para el próximo año iré al medio oriente para compartirles como celebran ellos la Navidad.

Agradecimientos

A mis amigos y colegas los chefs Tati Orellana y Kenny Aldana por ser fuente de inspiración y creatividad en mi diario andar entre fogones.

A mi familia por su apoyo incondicional, tolerancia, paciencia, comprensión y por sobre todo su amor. En especial a Isabella Quintana Montes de Oca por ser un ser humano excepcional y maravilloso. Qué me enseña lo que es el coraje y la autoestima al superarse cada día a sí misma.

A Vladimir y Amílcar Alvarado, por su cariño, tolerancia, paciencia e insistencia para que regrese a escribir antes de que terminara el 2018.Espero poder si el tiempo me lo permite seguir escribiendo para El Siglo en el 2019.

Muy felices fiestas y bendiciones.

 

.
.