Home > Columnas > Un homenaje a los dos héroes ilegalmente detenidos

Un homenaje a los dos héroes ilegalmente detenidos

///
Comments are Off
RAUL FALLA

Kidon

El sábado recién pasado, se conoció la noticia sobre el arribo al país del colombiano Yilen Osorio Zuluaga, uno de los once personeros de la CICIG, a quien el gobierno de la República, le canceló la visa de trabajo y ordenó expulsar del territorio nacional. De inmediato, al ingresar a la delegación de Migración ubicada en el aeropuerto internacional La Aurora, se activaron las alarmas en señal de prevención.

Ese día, se encontraban de turno los delegados Irma Cruz Suntecún y Miguel Antonio Cantoral Dávila, quienes, en cumplimiento de la disposición gubernamental, prohibieron el ingreso al país del investigador colombiano, procediendo, además, a comunicarlo a sus superiores para que tomaran las acciones pertinentes, es decir coordinar un vuelo comercial o militar para trasladarlo fuera del territorio nacional.

De inmediato, se iniciaron las acciones de varios apátridas que exigían el ingreso del extranjero indeseable al país, por lo que la Fiscal General, María Consuelo Porras Argueta, motivada por la presión ilegitima, abusando de su cargo por tratarse de un tema administrativo-migratorio y no penal, ordenó que varios agentes fiscales y elementos de seguridad de esa dependencia, se constituyeran al interior del aeropuerto, con el objeto de aprehender a los dos delegados de migración bajo el supuesto de flagrancia.

A eso de las dieciocho horas del día domingo, ante las continuas amenazas de la Fiscal General y del agente fiscal Stuardo Campo Aguilar, en total violación a la soberanía nacional, se ordenó el ingreso del investigador de la CICIG, Yilen Osorio Zuluaga, así como la captura de los dos héroes de migración, quienes permanecieron ilegalmente retenidos por más de veinticinco horas para luego ser trasladados esposados de forma humillante a la carceleta de la torre de tribunales, donde hoy deberán ser escuchados por una autoridad judicial.

La noticia de su captura causó estupor entre los guatemaltecos, quienes jamás imaginaron que dos empleados medios de una dependencia pública fueran capturados por cumplir con su trabajo, y más aún, que el Presidente de la República, de quien acataron la orden, no se presentara personalmente a defenderlos o se pronunciara al respecto en una conferencia de prensa o por lo menos a través de un comunicado de apoyo.

Increíble si analizamos que por dignidad y honor cualquier persona, no digamos el jefe de un Estado, saca la cara y se pone en primera línea de defensa por sus trabajadores o personal estatal a quienes se debe. Luego recordé que Jimmy Morales, no fue capaz de sacar la cara ni por su hijo ni por su hermano cuando de igual forma fueron detenidos ilegalmente y entonces entendí, que dejará a la deriva a estos dos valientes funcionarios públicos.

Por desgracia, los delegados de migración abandonados no corrieron la misma suerte del Presidente de la República, quien anoche seguramente durmió muy cómodo y placentero rodeado de su familia, mientras que los dos héroes nacionales, por culpa de su inacción y cobardía, tuvieron que hacerlo en una celda fría, junto a otros reclusos, por hacer lo correcto.

Por ello, aunque el Presidente de la República y demás funcionarios públicos, los hayan abandonado, los buenos guatemaltecos, que amamos este país y tenemos dignidad, reconocemos su enorme valor, así como el papel que jugaron en un momento difícil para el país, donde sin tener antejuicio, ni elementos de seguridad a su disposición, decidieron hacer lo correcto a costa de su propia seguridad y libertad. Vaya ejemplo a seguir.

Los dos delegados de migración retenidos de forma ilegal vienen a sumar la lista de personas ilegalmente detenidas a causa de la mala actuación de la CICIG en el país. Espero que el juez de la causa actúe de forma objetiva e imparcial y otorgue a la brevedad posible la falta de mérito a favor de estos dos ilustres funcionarios públicos, para que hoy mismo puedan regresar al seno familiar, y a ocupar el trabajo que dignamente han realizado por muchos años.

Desde luego, esperamos que el Procurador General de la Nación, en cumplimiento del mandato legal, promueva las acciones penales correspondientes en contra de la Fiscal General, así como de los agentes fiscales y personal de seguridad del Ministerio Público, que de forma ilegal procedieron a capturar a estas dos personas, a efecto de que este caso no quede impune.

Felicitaciones a los delegados de migración, Irma Cruz Suntecún y Miguel Antonio Cantoral Dávila, por demostrar valor y amor por este país. Su trabajo no fue en vano.