Home > Columnas > Defender el Estado de Derecho

Defender el Estado de Derecho

Pensamiento Crítico

Nos encontramos frente a una lucha de poder que está creando grandes tensiones en el ámbito político del país. El Organismo Ejecutivo ha iniciado una embestida en contra de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Empecinados en sacar a la Comisión del país han decidido dar por terminado el Acuerdo de creación de la misma, lo cual fue anunciado el día lunes y publicado el Acuerdo Gubernativo el día martes.

Ante esa decisión, ciertos ciudadanos y el  Procurador de Derechos Humanos promovieron acciones constitucionales para detener esta decisión, y finalmente la Corte de Constitucionalidad otorgó un amparo provisional para dejar en suspenso dicha decisión.

La Corte de Constitucionalidad, especialmente tres magistrados que han sido determinantes para los fallos relacionados con acciones constitucionales en esta estrategia por sacar a la CICIG del país, se han vuelto la piedra en el zapato del grupo autodenominado en las redes sociales como anti-CICIG. Ahora, pues la arremetida es contra estos magistrados, mediante la solicitud de antejuicio, con el objeto de levantarles la inmunidad.

Constitucionalmente los diputados, los altos cargos del Organismo Ejecutivo, los magistrados y jueces, y otros funcionarios públicos gozan de ciertas inmunidades. Estas constituyen prerrogativas inherentes al cargo para no ser procesados penalmente sin que antes un órgano legitimado declare que ha lugar a formación de causa; equivalente a que se sustancie un procedimiento para suspenderle la misma.

La inmunidad no constituye un derecho, sino es un atributo al cargo; una consecuencia del mismo por disposición del texto constitucional. Se caracteriza por ser temporal, pues impide el procesamiento de la persona mientras ocupe dicho cargo. Gozar de una inmunidad constituye una responsabilidad de ejercitar las funciones dentro del marco de la ley, mas no licencia para el ejercicio de la arbitrariedad y el abuso del poder.

El procedimiento para determinar sobre la procedencia de la suspensión de la inmunidad es el que conocemos como antejuicio. Mecanismo que tiene carácter prejudicial, lo cual implica que no existe determinación de responsabilidad; si no se limita a determinar si existen elementos suficientes –jurídicos y probatorios- para iniciar un proceso penal.

El Decreto 85-2002 del Congreso de la República, que contiene la Ley en Materia de Antejuicio, los procedimientos del antejuicio, dependiendo el funcionario público, mediante controles inter-orgánicos. Para tal efecto, se nombra un órgano pesquisidor –juez o comisión- que corrobora y analiza los hechos y los indicios materiales que se presentan junto a la denuncia. Este análisis debe pasar un examen de procedencia el cual debe descartar que la denuncia haya sido presentada por razones espurias, políticas o ilegítimas; además, que los hechos puedan ser constitutivos de un delito por parte de la persona que ocupa el cargo -sin que ello le permita tipificar un hecho como delito-.

La Corte Suprema de Justicia determinó que era procedente enviar la solicitud de antejuicio al Congreso de la República, quien deberá integrar una comisión pesquisidora. La comisión deberá emitir un informe circunstanciado tiene por objeto poner a disposición del Pleno los elementos que permitan establecer si como consecuencia de los hechos investigados, el funcionario debe ser puesto a disposición de la justicia común. Siendo el Pleno del Congreso de la República quien tiene la última palabra. Se requerirá de 105 votos para decidir si existen elementos para formación de causa.

Con esta acción la institucionalidad del país está en juego. La negativa de parte de las autoridades de aceptar y acatar las resoluciones judiciales ha escalado esta lucha de poder a un escenario sin precedentes. Nadie puede negar que la decisión que se tome en el Congreso de la República, más que jurídica será política, por lo que esperemos que los políticos de turno tengan sensatez para tomar una decisión que fortalezca el Estado de Derecho y no lo merme más de lo que ya se encuentra.


TEXTO PARA COLUMNISTA