Home > Columnas > Rumores y manipulación

Rumores y manipulación

///
Comments are Off

Catarsis

Cuando la situación política se pone tensa se convierte en un caldo de cultivo para que grupos de interés manipulen a la ciudadanía con rumores que provocan inestabilidad y miedo para lograr sus objetivos perversos.

Esta semana circuló por redes un audio de una persona en Panamá que indicaba que había movilización militar en la frontera de Panamá y Colombia y que se preparaba una invasión a Venezuela. En el audio se afirmaba que habían aterrizado helicópteros Black Hawk y tropas. «Si llega a darse la invasión a Venezuela, decía el audio, los venezolanos debían encerrarse en su casa con una sábana blanca en las ventanas y que recibieran a los estadounidenses con alegría y felicidad, para que vieran que eran bien recibidos». En el mismo audio se afirmaba que los estadounidenses se habían llevado al presidente Varela y que se encontraba encerrado en el Comando Sur, en la Florida.

Todo esto sucede dentro del marco de la toma de posesión del presidente Maduro. El rumor tuvo acogida por medios cubanos, venezolanos y rusos quienes comentaban la noticia como una posible invasión.

Como algunos de ustedes sabrán, yo tuve el privilegio de vivir en Panamá 12 años y considero a ese país como mi segunda patria, por lo que muchos guatemaltecos me preguntaron que sucedía y si en verdad se estaba preparando una invasión. Mientras tanto, mis amistades panameñas no compartían en sus redes nada extraordinario, es más, el 9 de enero lo que compartieron fue la conmemoración del «Día de los Mártires», que fue el acontecimiento que tuvo como consecuencia que se firmaran los «Tratados Torrijos-Carter» y de ellos deriva a entrega del Canal a los panameños en 1999.

Finalmente, el día de ayer y luego de repetidas solicitudes por parte de varios amigos y periodistas de que averiguara algo, le escribo a un amigo al que le tengo mucha confianza por su sensatez política y me responde lo siguiente, lo transcribo de forma textual: —El Comando Sur ayudó a la guardia fronteriza de Panamá a trasladar equipos y pertrechos a áreas de difícil acceso, en los que sólo se podía llevar las cosas con el tipo de helicópteros que tienen los gringos. De eso hicieron esta novela que le ha dado la vuelta a Latinoamérica. En pocas palabras, sí hubo movilización, pero nada tuvo que ver con una invasión a Venezuela. Convirtieron algo ordinario en un rumor que desató miedo y expectativas. Y que tuvo como último objetivo posicionar como víctima a Nicolás Maduro.

Les pongo este ejemplo porque en Guatemala estamos exactamente igual. Las primeras dos semanas del 2019 han circulado todo tipo de rumores sensacionalistas y esto solo va en aumento. Muchos hablan del “Moralazo” pero al mismo tiempo son tan descarados que ya comenzaron a decir que mejor que no haya elecciones. ¿Cómo así? ¿Hay peligro de golpe de estado y la solución es que no haya elecciones? La verdad es que estos grupos que se creen representar a la ciudadanía han perdido fuerza porque los guatemaltecos hemos visto la forma en la que manipulan y mienten, y la ciudadanía ya no los apoya. Las convocatorias ya no son a la plaza para no hacer el ridículo, sino a espacios más pequeños, a los que de igual forma solo asisten los mismos de siempre. Y el colmo de la desesperación es la convocatoria a una marcha pacífica en la que están utilizando la imagen del Papa Francisco, pero la cual no lleva el aval de ningún grupo u organización religiosa.

Como la Marcha por la Vida fue todo un éxito, ahora recurren a manipular por medio de la religión que tanto critican. ¿Se puede caer más bajo? Vean que quienes están replicando esta información, son los mismos que apoyaron a la “Santa Vulva”, que apoyan el aborto y quienes se burlan de las personas de fe por creer en “cuentos y fantasías”, o sea en la Biblia. Es vergonzoso que estas personas los quieran manipular de esa forma, no se presten a ello. La Marcha por la Vida fue un movimiento apolítico.

Cada cual es libre de apoyar políticamente a quien guste, pero no dejen que estas personas que no los representan y mucho menos los respetan a ustedes o a sus principios los manipulen de esa manera.

Estos grupos finalmente despiertan y se dan cuenta que Guatemala es un país conservador y con una tradición cristiana muy fuerte, pero como la ambición puede más, que no los extrañe verlos en misa o conversando con su pastor con tal de lograr su objetivo. Piensen, analicen e investiguen qué han dicho estas personas en ocasiones anteriores, ¿cuál es su línea de pensamiento y a quienes apoyan? ¿Son personas de fe que apoyan a la religión y sus principios?

Analicen el ejemplo de Venezuela y Panamá que les presenté en párrafos anteriores y vean lo fácil que es manipular y tergiversar la verdad.

TEXTO PARA COLUMNISTA