Home > Columnas > Claves de la felicidad

Claves de la felicidad

///
Comments are Off

Descubrir Las Raíces

Leí un mail con una pregunta llamativa: ¿cuál es la fórmula de la felicidad? Reseño aquí un resumen de la respuesta, que es interesante: “Vivir y dejar vivir a los demás. Compartir los feriados con la familia y jugar con los niños. Olvidarse rápido de lo negativo. E insistía que la necesidad de hablar mal del otro indica una baja autoestima, es decir: yo me siento tan abajo que en vez de subir, bajo al otro. Olvidarse rápido de lo negativo es sano…”

Es tema básico para la persona, la familia y consiguientemente para la entera sociedad. Y aquí podemos concretar: hay que hablar claro, sin pleito pero siendo claros. Algunos pretenden que el lenguaje no transmita una realidad que tiene vida propia, sino una “realidad” que el hombre puede modificar a su antojo. Y entonces no hay claridad.

Podemos constatar que todos queremos ser felices, pero tenemos que ser claros, empleando los conceptos en lo que son; si no, no lo logramos. Aquí viene bien recordar lo que señalaba el economista inglés Richard Layard, profesor de la London School of Economics y miembro de la Cámara de los Lores, muy conocido por sus trabajos en el campo social: aseguraba que, aunque en las últimas décadas hemos doblado nuestros niveles económicos, muchas encuestas muestran que no somos más felices que nuestros predecesores. Aunque ahora sí tenemos más medios para saber lo que proporciona felicidad a la gente.

Esto lo desarrolla en su libro “Felicidad” (Happiness. Lessons from a New Science. Penguln), que expone líneas para la consecución de la felicidad y que pueden orientar tanto a economistas como a políticos. Este libro trasciende el enfoque económico para traer a colación aportaciones de otras áreas, como la psicología, las neurociencias, la sociología y la filosofía. Concretamente señala que no es el dinero lo que proporciona mayor felicidad a las personas; y que la familia fundada en el matrimonio de siempre -el de siempre desde la creación- constantemente aparece como elemento que aumenta la felicidad.

Recientemente me recordaban un consejo para ser feliz: Olvidarse rápido de lo negativo es sano y que la necesidad de hablar mal del otro indica una baja autoestima, es decir: yo me siento tan abajo que, en vez de subir, bajo al otro. Y añadía otro muy  concreto: ve tú adelante y deja que la gente vaya adelante: vive y deja vivir… es el primer paso de la felicidad.

Tema muy amplio. Pero que podemos logarlo, para uno y para los demás.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.