Home > Columnas > Los Magistrados de la CC deben ser procesados y encarcelados

Los Magistrados de la CC deben ser procesados y encarcelados

///
Comments are Off
RAUL FALLA

Kidon

No es un secreto, que esta Corte de Constitucionalidad es un fracaso total, y esto obedece a que los continuos fallos que han emitido rayan en lo absurdo e ilegal. Lejos quedaron los postulados que asignan a esta entidad, la defensa del orden constitucional y la interpretación de la Carta Magna.

Hoy, vemos como las resoluciones emitidas por estos cuatro sinvergüenzas han socavado los cimientos fundamentales del Estado y violentado los derechos humanos de los guatemaltecos. Por ejemplo, al encubrir de forma grave a la señora Marlene Blanco Lapola, sindicada del delito de ejecución extrajudicial, y quien hoy, gracias a los oficios de la Magistrada Gloria Patricia Porras Escobar de Pacheco, goza de absoluta y plena libertad. De la misma forma, el caso del dirigente del Comité de Unidad Campesina CUC, Daniel Pascual Hernández, denunciado hace más de cuatro años por Ricardo Méndez Ruiz, y cuyo expediente duerme cómodamente, en el despacho de la Magistrada Porras Escobar de Pacheco.

El proceso donde la Fundación Contra el Terrorismo, sindicó al ex jefe de la Fiscalía de Derechos Humanos del Ministerio Público, Orlando Salvador López, del delito de homicidio, luego de haber dado muerte y abandonar al señor Elmer Aldana Pesquera, hecho por el cual estuvo preso por más de tres meses, hasta que la Magistrada Gloria Patricia Porras Escobar de Pacheco, acogió para su trámite una acción constitucional presentada por este ebrio consuetudinario y homicida, lo cual originó un grave retraso en la administración de justicia.

Y que decir, del Magistrado Boanerge Amilcar Mejía Orellana, contratado en la administración de Otto Pérez Molina, para desempeñar diferentes cargos en la Dirección General de Aeronáutica Civil, así como en el Ministerio de Comunicaciones, y quien junto a otras personas, fue directamente sindicado por Analise Herrera, de recibir coimas de manos del propio Alejandro Sinibaldi Aparicio. Sin embargo, por alguna razón, que deberá investigarse no ha sido perseguido ni encarcelado como todos los demás.

Ó, la militancia terrorista en organizaciones de extrema izquierda, del Magistrado José Francisco de Mata Vela, así como la acusación del plagio de la obra “Derecho Penal Guatemalteco”, y las continuas provocaciones y acoso en contra de varias estudiantes de la facultad de derecho en la USAC, para lograr aprobar el curso de este libidinoso personaje.

Esto, sin contar con las atribuciones ilegales que estos esbirros se arrojaron, por ejemplo, al restringir a la Canciller la facultad de solicitar el cambio del ex embajador Anders Kompass, por arremeter en contra de la dignidad de los guatemaltecos. La resolución por virtud de la cual se limitó al Presidente de la República, la facultad constitucional para declarar non grato y expulsar del país al ex comisionado Iván Velásquez Gómez, debido a las graves violaciones a los Derechos Humanos de varios connacionales.

Hasta el punto, de limitar de forma ilegal, la actividad comercial de empresas mineras o productoras de energía eléctrica, lo cual constituye un grave daño no solo al sector productivo del país, sino también a la economía y seguridad de cientos de familias guatemaltecas, que obtienen el sustento diario por la actividad laboral que realizan en estas entidades.

Hoy, estos tres pícaros deberán enfrentar la justicia. Por lo cual, se hace necesario que la Comisión Pesquisidora del Congreso de la República, proceda a realizar una investigación detallada sobre los hechos denunciados, la cual deberá concluir, con recomendar el retiro de la inmunidad a los Magistrados sindicados, para que con posterioridad el pleno determine, que ha lugar a formación de causa, a efecto de trasladar el expediente a un Juzgado de orden penal, para que sea el Ministerio Público, quien solicite su inmediata aprehensión.

Los diputados al Congreso de la República deben saber, primero, que nadie es superior a la ley, y segundo, que el pueblo de Guatemala, tiene sus ojos puestos en la decisión que tomarán, pues, desde ningún punto de vista toleraremos que esos Magistrados sinvergüenzas queden impunes, pues, en caso de que ustedes diputados decidan protegerlos y no retirarles la inmunidad, caerá un voto de rechazo y castigo en las elecciones generales que se avecinan.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.