Home > Cultura > Cuando La Habana fue inglesa

Cuando La Habana fue inglesa

Editado para la Historia

La Primera Guerra Mundial, aún recordada por muchos viejos europeos como La Gran Guerra, no fue ni remotamente la primera guerra en la que estuvieron envueltos todos los países y territorios del mundo. Antes de ella hubo varias “mundiales” como la llamada “Guerra de los Siete Años” entre 1754 y 1763 que es la que hoy nos ocupa.

La guerra comenzó por el dominio de una región europea llamada Silesia, que se disputaban Austria, Rusia y Prusia y por el dominio de las colonias de América y de la India.

El hecho es que la Armada inglesa intentó primeramente tomar el este de Cuba, en la zona de Guantánamo, pero la resistencia fue tal que desistieron y más adelante se aventuraron con La Habana. El gobernador español de La Habana cometió un grave error. Quemó las naves españolas a la entrada del canal de la bahía para que no entraran los ingleses, lo que finalmente fue su desventaja porque no hubo barcos para luchar contra el enemigo. Años más tarde cometerían el mismo error los españoles en el canal de la bahía de Santiago de Cuba en la guerra cubano-hispano-norteamericana.

Finalmente los ingleses lograron abrirse una brecha por el Morro de La Habana. La resistencia del cercano pueblo de Guanabacoa fue heroica estando al mando su alcalde, Pepe Antonio. Tantas fueron las victorias de las tropas mal armadas (sólo cuchillos y machetes) de Pepe Antonio que el jefe español, Luis Vicente de Velasco, por enviada lo mandó al campo, a Jesús del Monte, donde murió de un infarto por el disgusto.

Los ingleses tomaron el Morro y la aledaña colina de La Cabaña, desde donde se bombardeó la ciudad. Esto demostró la vulnerabilidad de la zona y allí se construyó más tarde el fuerte de San Carlos de La Cabaña. Fue construido en época de Carlos III que dicen que al conocer el elevado precio de las obras se asomó a una de las ventanas de San Lorenzo del Escorial para ver si desde allí se podían apreciar las obras de La Cabaña.

Los ingleses terminaron ocupando la ciudad durante 11 meses, periodo de gran desarrollo y bonanza de la economía (a beneficio de la propia población de habaneros) aunque estos siempre vieron a los ingleses como una fuerza invasora y tratada como tal.

En julio de 1763 Inglaterra y España, por el Tratado de Versalles (uno de los muchos) acuerdan que España recupera la ciudad de La Habana y a cambio se le entregó buena parte de la Florida a los ingleses (que para entonces era española).

Desde esa época saben los cubanos que no se debe mezclar plátano con ron. Cuentan que los habaneros se los ofrecían a los ingleses con gran detrimento de sus estómagos.

.
.