Home > Columnas > Economías nacionales y turismo

Economías nacionales y turismo

///
Comments are Off

Crisol Literario

´Riviera Maya´ ha sido el eslogan de foros económicos a nivel mundial; en especial, el realizado en Quintana Roo, México en 2015 destacando la importancia del turismo regional como estrategia directa de inversión extranjera en la generación de divisas y desarrollo de las economías locales. Convención en donde una vez más se resaltó la importancia de converger en alianzas entre los espacios público, privado y academia a modo de fórmula de optimización productiva para las economías nacionales condición apremiante en la reducción de la pobreza, cuyo mayor exponente es la hambruna, manifestada en alto porcentaje en la región. Así mismo, se enfatizó que las alianzas fortalecerán el brazo social del Estado factor esencial en el equilibrio socioeconómico del desarrollo regional.

En ese sentido,  impresionantemente positivo es el hecho que desde inicios del presente siglo XXI se ha venido hablando de la economía social de mercado -ESM- como alternativa de palanca al desarrollo económico para que los Estados por la vía de sus gobiernos puedan hacer más racional  la distribución de los bienes y servicios previstos en la política pública social y llevados a la sociedad por medio de la aplicación de los presupuestos nacionales.  La economía social de mercado es una metodología basada en el principio o concepto ordoliberal (Ordo = Orden y liberal = Economía con base en el libre mercado); es decir, un mercado donde el equilibrio se determine por medio de la oferta y la demanda pero regido con normas claras (en presencia de un árbitro social = Estado) para el fortalecimiento de las relaciones comerciales.

Proponentes del pensamiento ordoliberal coinciden que la crisis mundial de los años 2007 y 2008 se debió a la falta de monitoreo y ajustes en las fallas del mercado inmobiliario que suscitó una crisis económico-financiera inmanejable y gracias a que los bancos prestamistas de última instancia intervinieron, se evitó  una depresión mundial a semejanza de la década de los años treinta del pasado siglo XX. Ellos pronostican que con la economía social de mercado, las consecuencias hubieran sido más ligeras y manejables; cuando no, evitables (fascículo I, Economía Social de Mercado, fundación Konrad Adenauer-2008).

Los principios básicos que se manejan en esta filosofía práctica de vida son:  1. Todo el Estado que sea necesario para todo mercado posible, respectivamente; 2. Ningún derecho sin responsabilidad y ninguna autoridad sin democracia; 3. Hacer más con menos -El Estado- con rendición de cuentas y auditoría social; 4. Una educación con cobertura y calidad igualitaria con enfoque de idioma materno sostenible en el tiempo inter generacionalmente; en al menos, los primeros tres años de primaria; y  5. Una mayor cobertura de recaudación tributaria,  combatiendo el  contrabando y  la evasión fiscal, en consenso con los sectores activos de la economía nacional.

Ahora, retomando el último segmento del título, “El Turismo”: es clave resaltar que en el Foro Económico Mundial se enfatizó en la importancia del desarrollo turístico de la región mesoamericana como la mejor forma de interconectar al turista con la cultura maya-tolteca incentivándolo a que su excursión por la Riviera Maya, más que un gasto, sea visto como una inversión generando divisas para las arcas nacionales. En el futuro se debería impulsar un megaproyecto turístico de interconectividad nacional con la cultura mesoamericana y de desarrollo económico, a tono con las conclusiones del Foro Económico Mundial y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible -ODS-, que de llevarse a cabo mejoraría sustancialmente la economía guatemalteca, con recuperación de nuestra marca país: ´de la eterna primavera´; o bien, innovar e impulsar un mensaje de desarrollo sostenible, incluyente y participativo en Guatemala.

Por ello, hemos venido insistiendo en que la modernización que exige el nuevo contexto internacional (ante la presencia del calentamiento global)  tiene que abarcar todos los ámbitos de la sociedad: económico, político, social  y  cultural. ¡O nos modernizamos  o el pasado nos alcanzará!  y acá es esencial comentar que el desarrollo del Estado guatemalteco  es  imposible sin su fortalecimiento financiero y recaudación fiscal, ya que sin la modernización de las finanzas públicas, cualquier intento de reformar el Estado sería inviable.


TEXTO PARA COLUMNISTA