Home > Deportes > Valverde, un técnico distinto para el Barça

Valverde, un técnico distinto para el Barça

///
Comments are Off

LIGA

Estamos en un momento de la temporada en el que todos quieren ganar. En febrero, cuando la Champions League vuelve a ser la competición que más focos acumula encima, se tiene que elevar el rendimiento y la constancia de resultados. Es lo que piensan en el Barça, que cual gran equipo de España y de Europa necesita afirmarse en lo más alto tanto en su país como en el continente.

Con el doble choque contra el Olympique Lyon para jugarse en unos días, los catalanes se perfilan como los favoritos para poder hacerse de nuevo con este trofeo, algo que es el gran deseo del nuevo capitán, Lionel Messi, que quiere volver a levantarlo. Pero, para conseguir ganar este trofeo, no cuentan solamente los jugadores sino también el aporte del técnico, que en este caso es el vasco Ernesto Valverde.

El ex entrenador del Athletic Bilbao, que está ya en su segundo año en el Fc Barcelona, ha sido a menudo cuestionado por sus planteamientos tácticos más conservadores y por su falta de atrevimiento en algunas ocasiones. Sin embargo, su perfil es muy distinto con respecto a los técnicos que en los últimos años han dirigido al cuadro blaugrana, aunque los resultados siguen siendo buenos.

Valverde ha hecho que el Barça saliera campeón el año pasado, aunque es cierto que la derrota en los cuartos de final contra la Roma, que sorprendió un poco a todos, fue un punto bajo en su gestión. De hecho, según una infografía dedicada al técnico del Barça, el entrenador vasco ha logrado un promedio de 2,45 puntos por temporada en su primera temporada, mientras que en la siguiente, es decir la actual, está a 2,26, cifra mermada por un rendimiento menos contundentes en la Liga Santander, donde sin embargo ahora es líder con 6 puntos sobre el Atlético pero no parece tener la firmeza del curso pasado.

Los números de Valverde, que es menos directo en el juego que Luis Enrique y menos atento al cuidado de la pelota que Guardiola, son por ahora inferiores a casi todos sus antecedentes, menos en el caso de Gerardo Martino, que logró cosechar un promedio de 2,29 puntos por temporada en su único año en el banquillo del Camp Nou.

Está claro que entrenar al Barça no es tarea fácil, y cada año que el equipo va cambiando fisionomía e intérpretes las cosas son más difíciles de gestionar. Desde la partida de Xavi y ahora de Iniesta el juego de toque ha dejado lugar a un tipo de ataques más directo y del 4-3-3 clásico impuesto primero por Rijkaard y después por Guardiola se ha pasado a veces a un 4-4-2 más ordenado, aunque es cierto que Valverde también quiere apostar por tres delanteros, sobre todo cuando Messi, Suárez y Dembelé están bien.

La temporada actual, que entra en su fase más caliente, nos dará una demostración de las virtudes de Valverde, que ha llegado al banquillo del Barça por mérito y por ser un técnico distinto.