Home > Columnas > La diplomacia Vaticana con Latinoamérica

La diplomacia Vaticana con Latinoamérica

///
Comments are Off

Relaciones Internacionales

La diplomacia pontificia está a prueba en Latinoamérica, no tanto con los diálogos interreligiosos que parecen ser algo estupendo para el mundo cristiano occidental y oriental, es muy bueno claro que sí. La diplomacia pontificia que la dirige el Papa Francisco, Jefe de Estado de la Santa Sede debe pensar como sacerdote, lo es hasta el día de hoy y pensar en aquellos que sufren hoy en día en los países que burlan el acceso y protección a los derechos humanos como Venezuela y Nicaragua.

La diplomacia pontificia de Francisco se somete a prueba ya que muchos católicos venezolanos y de Nicaragua tienen esperanza que la Santa Sede pueda poner el diálogo con Maduro y Ortega pero para que se trabaje en una transición pacífica y ordenada, para que los más desprotegidos tengan alguna esperanza y sepan que la Iglesia camina con ellos en estas adversidades. El Catecismo de la Iglesia Católica en sus numerales 2236,2237 y 2238 citan con énfasis nuestras responsabilidades en la defensa de los derechos humanos y la libertad.

La diplomacia Vaticana, debe hablar con los gobiernos especialmente de Venezuela para que puedan reconsiderar sus decisiones y no bloquear la ayuda humanitaria que al final es en beneficio de las grandes mayorías. El Papa Francisco debe propiciar el diálogo pero para que se llamen a nuevas elecciones, libres e internacionalmente observadas tal como sucedió en El Salvador y puso de ejemplo la embajadora de Estados Unidos en El Salvador dicho proceso electoral que sucedió el 3 de Febrero del año corriente.

Los muros que ha condenado el Papa Francisco en una serie de discursos y homilías desde el Vaticano no sólo son los que vemos edificados con ladrillos, es importante decir que los muros empiezan desde la cabeza de una persona que contamina a otras a sobreponer el egoísmo que tanto afecta a los más pobres.

La diplomacia Vaticana está en una prueba dura con toda la feligresía global, dado que la Iglesia debe poner en primer lugar la defensa de los derechos humanos, de la libertad y hacer entender a los Jefes de Estado que las dictaduras no son el mejor camino para que un país progrese, la fe cristiana se basa en la ayuda a los mas desprotegidos como lo hizo Jesucristo. El Cardenal Pietro Parolin, actual Secretario de Estado Vaticano que es un hombre muy preparado, muy espiritual y es un hombre de confianza del Papa Francisco debe hacer reflexionar los gobiernos de Maduro y Ortega para que cesen las hostilidades y la represión.

Estoy seguro, que los rezos en Venezuela abundan pero los fieles necesitan de su Jefe de la Iglesia que es el Papa y una decisión contundente que sea en beneficio de los más pobres, la Iglesia no puede ser indiferente a esto.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.