Home > Columnas > ¡Que no los confundan!

¡Que no los confundan!

Petardo

A nivel mundial algunos países están cambiando su forma de gobernar, siempre tratan de recuperar la parte económica de su país y se afianzan con países amigos. Los guatemaltecos debemos comprender que nosotros unidos, somos los responsables en estas próximas elecciones, de votar por el mejor candidato y su plan de trabajo. Debemos  seleccionar, al mejor equipo que gobierne en Guatemala, que no tenga un pasado funesto y sobre todo, no  corruptos irresponsables que no cumplen con nuestra Constitución.

Algunos países, hablan de Izquierda y otros de derecha. El concepto de “izquierda política” es una clasificación sobre las posiciones políticas, que tiene como punto central, la defensa de la igualdad social, frente a la “derecha política” que considera las diferencias sociales como algo inevitable, normal o natural. La “izquierda política” se divide actualmente, en una multitud de ramas ideológicas que se pueden agrupar en la izquierda democrática-reformista, la izquierda revolucionaria y el anarquismo.

El término izquierda política, como el de derecha política, tiene su origen histórico en la votación que tuvo lugar el 28 de agosto de 1789, en la Asamblea Nacional Constituyente, surgida de la Revolución francesa en la que se discutía la propuesta de un artículo de la nueva Constitución en la que se establecía el veto absoluto del rey a las leyes aprobadas por la futura Asamblea Legislativa. Los diputados que estaban a favor de la propuesta, que suponía el mantenimiento de hecho del poder absoluto del monarca, se situaron a la derecha del presidente de la Asamblea. Los que estaban en contra, y defendían que el rey sólo tuviera derecho a un veto suspensivo y limitado en el tiempo, poniendo por tanto la soberanía nacional, por encima de la autoridad real, se situaron a la izquierda del presidente.

La izquierda democrático-reformista es la que propugna que el principal marco de actuación deben ser las elecciones libres, en que no existe coacción sobre el votante y se presentan los resultados de manera transparente, la acción parlamentaria y las reformas progresivas y con amplio consenso en amplios sectores sociales, es el tipo de izquierda predominante en la mayor parte de los sistemas democráticos de principios del siglo XXI.

Ideológicamente rechaza los sistemas políticos dictatoriales y marca distancia con cualquier teoría que inspire dicho tipo de sistemas dictatoriales. “La República de Guatemala” es un Estado soberano e independiente de Centro América, y forma parte de la Organización de las Naciones Unidas y de la Organización de los Estados Americanos. Guatemala política y jurídicamente se rige por la Constitución Política de la República de Guatemala, la cual es la ley suprema del Estado.

El sistema de gobierno de Guatemala es republicano, democrático y representativo, según lo establecido en el artículo 140 de la Constitución. La soberanía de Guatemala radica en el pueblo quien la delega, a través de las votaciones para su ejercicio, en los Organismo del Estado, según lo establecido en el artículo 141 de la Constitución, los cuales son: Organismo Legislativo, Ejecutivo y Judicial. En resumen no debemos estar confundidos. Cumplamos con lo que nos ordena la Constitución de la República de Guatemala, fijémonos en la clase de personas que queremos los mandatarios, los que mandamos y pagamos con nuestros impuestos, los salarios a los que gobiernan , de nosotros depende elegir un buen equipo de trabajo para  que tengamos un mejor país. Apartémonos de países que se dicen llamar amigos y que realmente, no deben influir en la selección de los próximos que pondremos a gobernar.

TEXTO PARA COLUMNISTA