Home > Columnas > Como podemos ser, para empezar a tener una Guatemala mejor

Como podemos ser, para empezar a tener una Guatemala mejor

Debemos Saber La Verdad

Guatemala ha tenido su época de gloria, fue antes de que hubiera guatemaltecos como muchos de los de ahora. El mundo reconocía nuestros valores y ahora nos ven como país del tercer mundo.

Quiero decirles que estoy cansado de escuchar en Guatemala las mismas quejas y lloriqueos, que si los españoles, que si los gringos, que si los dictadores, que si los militares, que si el conflicto armado, que si los abusos, que si la violencia.

También estoy cansado de las inútiles manifestaciones y bloqueos con los que nada se logra, más que perjudicar a los demás. Estas expresiones públicas coordinadas por manifestantes, sindicalistas y líderes de organizaciones civiles las hacen porque siempre quieren vivir del gobierno, del apoyos de ONGs, etc. y con sus mentiras disfrazadas de verdades piden que bajen los precios de la luz, de las medicinas, del agua, de la gasolina, y que las escuelas, hospitales sean totalmente gratis y así piden que todo se los regalen. Estos líderes populares entre menos trabajan para salir adelante, más se hacen las víctimas y los ofendidos.

La mayoría de manifestantes y quejosos no respetan las leyes, aceptan dar mordidas, no pagan impuestos, no respetan la propiedad ajena, no estudian ni leen, son violentos con los demás y se apoyan en la frase de los derechos humanos, pero a la vez muchos hablan de irse como migrantes ilegales a otros países y si logran llegar a esos países se ponen juntos a trabajar duro sin dañarse unos a otros, no humillarse entre sí, hacen todo tipo de trabajos sin decir que otros son aprovechados o que abusan de ellos y aceptan pagos más bajos por su trabajo.

La situación del país no está solo en manos del presidente que nos gobierna, ni del gobierno, ni de los diputados, ni de los funcionarios, ni de los alcaldes, ni de organismos internacionales, GUATEMALA SOMOS TODOS, y quienes podemos sacar adelante a Guatemala somos los guatemaltecos y ciudadanos normales, pero con el valor y decisión suficiente para pelear para lograr cubrir nuestras necesidades y los sueños de todos en todo el país.

Los últimos gobiernos han sido los peores en la historia de Guatemala y así la frase ¨cada pueblo tiene el gobierno que se merece¨ pero hay que verla al revés, los buenos guatemaltecos debemos participar para hacer gobiernos buenos y así lograr un buen futuro para nuestros hijos y nietos.

Yo he participado en política en forma responsable y honesta y no me importa decirlo a pesar que todos estamos cansados de los políticos y por eso pido que reconozcan la sinceridad de mis palabras a pesar de mi poco poder político.

Los guatemaltecos esperamos con interés que alguien diga las verdades de lo que sucede. Y por eso me dirijo a los guatemaltecos como hombre cualquiera que cree interpretar el anhelo de todos los que deseamos ser libres, que debemos tener concordia y buena voluntad, que deseamos trabajar y así podamos cubrir nuestras necesidadades y vivir mejor.

Debemos reconocer que somos seres humanos que sentimos, sufrimos, gozamos y vivimos. Es un grave error el querer imponer los deseos e ideas a otras personas, por la fuerza o con ofertas para cubrir necesidades e intereses.

Estamos pasando por momentos cruciales en los que los guatemaltecos se enfrentan con guatemaltecos. Estamos en un momento histórico porque hay mucho que ofrecer, pero muchos líderes, dirigentes y políticos actuales son moral y responsablemente muy pequeños y utilizan mentiras que disfrazan como verdad.

Tenemos que hablar con la verdad y actuar con moralidad y responsabilidad. Lo que pensamos todos debemos respetarlo aunque no estemos de acuerdo y eso no nos impide que seamos amigos entre guatemaltecos.

Cada guatemalteco cree que es mejor su manera de ser, de vivir, de pensar y de hacer las cosas y lo malo tratamos de imponerlo a los demás y si no lo aceptan decimos que son incomprensibles, diferentes, que no entienden, que son malas personas y que no respetan los derechos humanos. Así la violencia la hacemos nosotros mismos.

Tan fácil que sería la vida si respetásemos el modo de vivir de cada quien. Los grupos socialistas, sindicatos, organizaciones civiles, asociaciones populares, las de derechos humanos, etc. deberían luchar para que haya confianza entre las partes, que se respeten las ideas, que se actúe con responsabilidad y se busque el bien de todos.

Pero pregunto si estos grupos mencionados en el párrafo anterior, quienes hablan de derechos humanos, los respetan ellos ¿?  Los que hablan de respetar la ley, la respetan ellos ¿?. Los que hacen huelgas, manifestaciones, bloqueos ven algo diferente a sus intereses particulares ¿?  Y con todo esto que hacen respetan a los demás ¿?  Y evitan la violencia ¿?

Debemos luchar todos por el bien de todos y tratar de resolver los grandes problemas que tenemos, pero no solo viendo intereses de los grupos mencionados, porque hay mucha gente con necesidades reales y no solo económicas, sino por falta de educación, por falta de salud, por falta de trabajo, por falta de reconocimiento, etc.

Debemos buscar la verdadera paz y no solo por el instinto de vivir, sino para superarnos, para tener tranquilidad, una vida digna para el destino de los hijos y los hijos de los hijos. Esto no se logrará si no hay bienestar común, abundancia para todos, justica social y que se cumplan y respeten las leyes

Debemos respetar nuestra dignidad humana y costumbres, nuestra personalidad como guatemaltecos, ser tolerantes y responsables.

Guatemala estaría mejor si todos pudiésemos vivir como verdaderos hermanos, si no fuésemos tan obcecados, irresponsables, interesados solo en lo nuestro y egoístas cada uno pensando yo soy primero.

Mucho de lo anterior es idealista y filosófico pero es un inicio para hacer consciencia en nosotros los guatemaltecos.

TEXTO PARA COLUMNISTA