Home > Vida > Belleza al natural > Pies sin durezas

Belleza Al Natural

DUREZAS DE LOS PIES

Las durezas de los pies tienen muchos orígenes, lo más común es la deshidratación del área, que incluso deriva de la poca ingesta de agua.  La misma deshidratación causa agrietamientos que son ideales para alojar hongos, por lo que son muy peligrosas y debe ser corregido el problema, no solo por estética, sino además por salud.

Otra de las razones es el abuso de las limas de pies o de artículos similares, que quitan las callosidades o durezas de forma agresiva, volviendo mas susceptible la zona y terminando en un efecto rebote.  Es por eso por lo que tus pies están lindos después de la pedicura, pero luego te vuelves adicta a los mismos, pues salen mas durezas mientras no corrijas el problema de forma correcta.  Exige a tu pedicurista que, si debe utilizar la lima, lo haga de forma muy suave, y que jamás quite los callos con navajas tipo afeitadora.

Son mas comunes en verano que en invierno, debido a que las mujeres solemos utilizar sandalias con la piel expuesta al polvo, al sol y a la fricción con el mismo zapato.  Los callos suelen aparecer por zapatos que no son convenientes o por el tamaño o por la calidad de su material, por los tacones, por caminar mucho, por el sobrepeso, por la edad, etc. Además, los problemas persisten por el uso de cremas de mala calidad o con base de petrolatos como la vaselina.

Recuerda que, si no arreglas el problema de origen, ¡no podrás mejorar por completo el problema por más procedimientos que utilices!

CONOCIENDO LAS DUREZAS

A continuación, te contamos algunas de las mas comunes, que son las que trataremos con remedios naturales.  Pero existen enfermedades serias que son muy parecidas a los callos, condiciones de la piel con hiperqueratosis.  Verrugas plantares, que son virus del papiloma humano.  También los carcinomas escamo celulares, muy comunes en adultos mayores. Todas ellas debes ser tratadas por un dermatólogo, sobre todo si se padece de enfermedades como la diabetes.

CALLOS:

También llamados, tilomas o helomas.  Un callo en los pies es una piel engrosada, son múltiples capas que se han formado para protegerse contra la constante fricción que ha tenido, debido generalmente a un calzado inadecuado. 

CALLOSIDAD

Una callosidad, que no es igual que un callo, se forma generalmente en la planta de los pies, especialmente en los talones, son más grandes que los callos, aunque suelen ser menos gruesos y rara vez son dolorosos.

CLAVOS:

Los clavos tienen la característica de tener una punta dentro de la piel, por lo que son muy dolorosos, ya que tocan terminaciones nerviosas.  Aunque no son graves, si pueden ser molestos, ya que presionan el área, causando dolor.  Recuerda que el mejor remedio es la prevención, si los zapatos no son del tamaño o estructura adecuada, es mejor cambiarlos, ya que la piel puede sanar por si sola (depende del tiempo que se haya sufrido de la fricción).

TRATAMIENTOS NATURALES

Todos los tratamientos que describiremos a continuación serán una herramienta adecuada para mejorar la salud de tus pies, quitar las diferentes durezas, desde callos, hasta los dolorosos clavos, y para todos, deberás usarlos hasta que se mejore el área, y usarlos luego solo una vez a la semana para mantenimiento. Insistimos en decirte, que, si no mejora, deberás consultar con un especialista, ya que puede ser signo de alguna enfermedad mas delicada.

EL MARAVILLOSO BICARBONATO

Ingredientes:

– 3 cucharadas grandes de bicarbonato de sodio o sal marina
– 1 litro de agua caliente (que no queme tu piel)
– Aceite de Oliva
– Cepillo limpia unas o de pies
– Una toalla
– Un recipiente amplio y algo profundo donde quepan tus pies cómodamente.

Procedimiento:

Previo a proceder con la receta, deberás lavar tus pies con agua tibia y jabón, para quitar cualquier suciedad, sudor y las células muertas más superficiales.

Disuelve previamente el bicarbonato de sodio o la sal, y luego vierte por encima el agua caliente, para que se mezcle bien. Sin más, sumerge tus pies limpios, cómodamente, y lee tu libro o relájate dejándolos dentro del agua por unos 25 a 30 minutos.

Pasado este tiempo, quita un pie del agua y cepilla los pies de forma circulatoria. Recuerda hacer movimientos suaves, circulares o en línea: es la constancia, no la fuerza, lo que necesitas. Frota por unos 5 minutos y vuelve el pie al agua, para cepillar el otro. Seca el área y frota unas gotas del aceite de oliva con un masaje.  El aceite de oliva es una gran fuente de Vitamina E, lo que devolverá la humectación al área.

CEBOLLA Y VINAGRE

Ingredientes:

Una cebolla mediana

¾ de taza de vinagre blanco

1 frasco de vidrio

Plástico de cocina

1 trozo de algodón

Procedimiento:

Quitar la piel exterior de la cebolla y el resto rebanarla, colocándola en el recipiente de vidrio y dejando caer el vinagre.  Esto se debe dejar macerando por al menos 8 horas. Aplicar cada noche de la siguiente manera:  empapar el algodón en la mezcla y pasarlo por el área endurecida por un buen lapso.  Dejar el algodón sobre el lugar y fijarlo con el plástico de cocina y una calceta durante toda la noche. Realizarlo por al menos 1 semana o mas si la dureza persiste.  Elimina no solo la dureza de la piel, sino también los hongos.  Al día siguiente date una ducha, y al final cuando la piel está bien húmeda, pasar la piedra poma o las limas de pies para sacar las células muertas de forma muy suave.  Solo hazlo brevemente, porque abusar de esto, puede debilitar la zona, haciendo un efecto rebote y produciendo mas endurecimiento.  Cuando estén bien secos, aplicar una crema humectante.

Recuerda limpiar con cepillo y de asolear estos utensilios, para que no queden en ellos agentes dañinos.  Es preferible si incluso puedes rociarles un poco de agua oxigenada para matar cualquier bacteria y tenerlos listos para el día siguiente.

ANTI-CALLOSIDADES CON LIMÓN

Ingredientes:

jugo de 2 limones

1 cucharada de bicarbonato

1 cucharada de agua

1 cepillo de pies

1 gaza

Gotas de aceite de oliva, almendras o ricino.

Procedimiento:

En un platito hondo colocar el jugo de los limones, el bicarbonato y el agua.  Frotar la zona con el cepillo varias veces sin lastimar la piel.  Luego colocar la gaza impregnada con esta mezcla, dejándola el mayor tiempo posible. Realizarlo 3 veces por semana para ir ablandando el callo.  Recuerda que no debes exponerte al sol y cuidar tu ropa, ya que la limón mancha muchísimo.

Aplicar luego un poco de aceite de oliva, almendras o ricino haciendo masaje para humectar la piel.

CALLOS PEQUEÑOS Y CLAVOS

Ingredientes:

1 trocito de pan

Vinagre

Curita o bandita

Procedimiento:

Para tratar áreas muy pequeñas y específicas, prueba con esta receta super efectiva y económica.  Toma un trocito de pan, de la parte suave y esponjosa, empápalo en vinagre y coloca sobre el callo.  Luego envuélvelo en la bandita o curita, para que puedas dejarlo toda la noche.

NOTA:

Para complementar este artículo, no olvides consultar:

PIES SANOS – SIN HONGOS

EXFOLIANTES NATURALES

Todas estas recetas y más, las puedes encontrar en la web http://elsiglo.com.gt/ en su sección Vida, Belleza al Natural.

No olvides consultar la página de Facebook @elsiglogt y regalarnos un LIKE.  También puedes contarnos por ese medio tus experiencias, dudas o sugerencias. 

Gracias por ser parte de un mundo NATURALMENTE mejor.