Home > Columnas > El Ministerio del Tiempo

El Ministerio del Tiempo

Divi Filius

Por razones personales España siempre me ha parecido un país fascinante.  Con una historia de la cual resulta imposible no hacerse adicto.   Por dónde se le vea, en cada momento de la historia española hay suficiente para dejarse seducir.   La transición a la democracia es uno de los períodos recientes de la historia de España que deleitan y asombran a cualquier estudioso (profesional o amateur).  Asombran porque, debía haber resultado imposible que la misma fuese exitosa y sin embargo, lo fue por la madurez de su élite política.   La historia militar de España es también admirable.  Pocos saben en realidad que el ejército español,  fundamentalmente durante la época de los Tercios, estaba conformada por un tropa que tenía altísimos valores morales.  Pocos saben además que incluso gente como Lope de Vega sirvió en el ejército, y algunos de sus ´fragmentos´ era común hallarles escritos en las paredes de las barracas a manera de inspirar valores.

La serie de televisión titulada ´El Ministerio del Tiempo´ es una delicia para cualquiera que gusta de la historia de España.  Aunque la trama es esencialmente ficción  (un ministerio de Estado que se dedica a preservar la historia tal y cómo es),  la serie tuvo un impacto importantísimo pues hay que decir que inicialmente  retrata  muy bien la España de Cervantes,  de Lope,   de Quevedo, de Velázquez o lo que es igual al llamado Siglo de Oro español.  Y un poquito más adelante,  Goya,  con su sentido irreverente de arte.  Tampoco esta serie se puede separar de nombres cómo Federico García Lorca o Luis Buñuel, incluido los nombres de esas valientes mujeres feministas  conocidas cómo ´Las Sin Sombrero´.

Pero hay dos razones más que hacen a esta serie trascendental.  Primero. Se convirtió sin así quererlo en una fuente educativa para niños y jóvenes por la forma cómo recrea los episodios más importantes de la historia española.  Los productores de la serie tuvieron el cuidado de hacer consultas con profesionales de la historia.  Segundo, y quizá lo más importante (así cómo interesante) : Se atreve precisamente, a cuestionar los mitos de la historia española.  ´Vivir de los grandes mitos´,  ´de un reino perdido´.  Este punto se materializa perfectamente en los episodios que muestran lo ilógico de los ´Últimos de Filipinas´; la historia de aquellos soldados españoles que quedaron sitiados en Baler ( Filipinas) defendiendo una causa sin lógica totalmente perdida  sin saber que España ya había perdido la guerra.   Cómo gran aspecto, esta serie pone muy clarito, lo que hubiera sido España sin las Córtez de Cádiz,  sin tener una Constitución y sin tener, ante todo, democracia.  Y sólo por lo anterior, la serie el Ministerio del Tiempo ya ha valido la pena.

Esta serie también apunta  a conclusiones bastante polémicas.    ¿Cómo es la historia de España?  Una historia que ser resume perfectamente en el cuadro de Goya ´La riña o duelo de Garrotazos´ o lo que es igual a una guerra civil permanente, en la que cada grupo (en cada época)  ha buscado imponer por la violencia sus ideas radicales.

Pero también hay cosas importantísimas que se proyectan en esta serie.  Por ejemplo, lo fundamental que resultó que ´El Guernika´  fuera devuelto a España, pero no cualquier España sino la España que apenas vivía en democracia: Para no olvidar los horrores de la guerra.   La importancia del cuadro ´La Maya desnuda´ de Goya mostrando lo importante que es tener genios adelantados al tiempo, o la gravedad de la censura al arte en durante el franquismo.   Pero también hay faltantes en esta serie,  pocas o nulas referencias a las atrocidades cometidas por el franquismo y lo que sufrieron los represaliados.   Es muy posible que, en razón del escozor que este tema aún genera en España los productores evitaran el tema.  Pero con todo y este detalle,  la serie es un esfuerzo de debate nacional que muchos otros países deberían emular.

Ah y por suerte, esta serie no termina con un sentimiento de corridas de toros y ´Viva España´ sino un sentido de admirar la España de Cervantes, de Quevedo, de Velázquez, de Goya, de Machado, de Ramón y Cajal,  de Unamuno,  de Suárez.  La España del arte y las ideas.


TEXTO PARA COLUMNISTA