Home > Columnas > Educación y futuro

Educación y futuro

Nueva Sociedad

Las teorías, discursos e ideologías de la modernidad no logran recomponerse y dar respuestas con teorías nuevas a las tendencias globales que se imponen en el mundo entero. En este sentido existe una preocupación de que no haya surgido ningún relato nuevo que las sustituya y haga posible los grandes cambios educativos y sociales para preparar a las poblaciones para las transformaciones que vienen, pero sobre todo, para hacer frente a las incertidumbres que dichos cambios conllevan. La educación debe de enseñar a las personas, para sobrevivir en este ambiente, para que puedan entender los cambios que ocurrirán, tener capacidad reflexiva y subjetiva para subsistir adecuadamente. Ya que con la revolución tecnológica los cambios serán inesperados, con su capacidad para  modificar a las personas y a sus realidades físicas y mentales, lo que hará del cambio algo permanente que se impone, irrumpiendo la estabilidad y lo fijo. Los estudiantes tendrán que ser preparados para ello.

La escuela moderna enseñó a los niños a leer y escribir. A conocer el mundo con la historia y la geografía. A los seres humanos y la naturaleza con la biología. Esto hizo posible cambios significativos. Los cambios que se darán en este siglo XXI estarán definidos por la información y las tecnologías. Esto nos acerca a hechos novedosos y a enormes fuentes de datos que nos pueden confundir. La educación y el docente deben de enseñar al estudiante a desarrollar sus capacidades para poder manejar la información, en el sentido de ser capaz de diferenciar lo importante de lo que no lo es para él, así como contar con las competencias que lo capaciten para descifrar cuál es su significado para construir y para poder tener  una imagen general del mundo. Pues de lo contrario será el azar el que le construirá su  contexto y no él.

De ahí que se considera que es importante enseñar en educación 1. Pensamiento crítico, 2. Comunicación, 3. Colaboración y 4. Creatividad como una base fundamental para hacer frente a los cambios con habilidades de uso general para la vida. “Lo más importante de todo será la capacidad de habérselas con el cambio, de aprender nuevas cosas y de mantener el equilibrio mental” según lo considera Yuval Noah Harari. (2019) en situaciones con las que estemos familiarizados. Porque para este escritor, para estar a la altura del mundo futuro, será necesario estar capacitado para inventar y desarrollar productos e ideas nuevas, pero sobre todo para poder reinventarnos una y otra vez.

Para vivir en ese nuevo mundo será necesario una gran flexibilidad mental y grandes reservas de equilibrio emocional para  desarrollar capacidad para la resiliencia debido, a la velocidad creciente del cambio y a sus consecuencias. Tomar en cuenta a la tecnología a partir de sus criterios propios, para que no sea ésta la que lo domine. Debe enseñarse a aprender sobre qué es lo que quiere cada uno en la vida. Y esto requiere de tener capacidad para confiar en sí mismo, saber qué es y lo que quiere en la vida. En síntesis volver a la filosofía cartesiana de conocerse a sí mismo. Esto le dará la competencia de ser capaz para enfrentarse por sí mismo  a la tecnología, a los algoritmos y a los cambios. Pero sobre todo a tener el control de su existencia personal y futura.


TEXTO PARA COLUMNISTA