Home > Columnas > ¿Acaso Charlie Chaplin era Compositor?

¿Acaso Charlie Chaplin era Compositor?

///
Comments are Off

Hablemos De Música

Charles Chaplin dijo alguna vez: “Soy conocido en algunas partes del mundo por personas que nunca han oído hablar de Jesucristo” y no exageraba. Para mediados de los años 20, Chaplin era de los actores más famosos y amados por su público. Su carisma, talento e ingeniosidad eran tan sólo algunos de sus rasgos más admirados. Chaplin no era tan sólo el actor del cine mudo más famoso de Hollywood, sino que eventualmente tomó el camino como director y productor de sus propias películas y sus diversas actividades no terminaron ahí, ya que eventualmente, Chaplin también asumió el papel de compositor de música de sus películas. Charlie, Chariot, Carlos, Carlitos o sea cual haya sido el nombre con el que se le conoció fue un revolucionario del cine de su época y su papel como compositor de música dejó un legado en el cine.

Chaplin, quien era inglés, llegó a Estados Unidos en el año 1912 e hizo varias giras con una compañía de teatro. Chaplin empezó su carrera como actor de teatro y de inmediato mostró su talento en el arte de la pantomima, rasgo por el cual se le conoció en el cine unos años después. Chaplin hizo su debut como actor de cine con la película xxx producida por la compañía Keystone. Sin embargo, éste no fue el único momento estelar de Chaplin en el cine, ya que su carrera apenas comenzaba. Fue con la película Kid Races at Venice (en español: Carreras Sofocantes) que Chaplin estrenó a su amada figura del vagabundo, personaje que estuvo profundamente identificado con el cine mudo. Y como suele decirse, el resto es historia.

Es importante comprender algunos aspectos del cine durante esta época. El cine de Hollywood y de otros países también, era mudo. Lo cual quiere decir que los actores debían de cierta forma, exagerar su pantomima y movimientos. En aquel momento de la historia del cine, aún no se tenía el concepto de escribir un guion para la película, únicamente se tenía una idea de la sinopsis de la película, sus personajes, lugar en el que tomaría lugar, y de inmediato se iniciaba con la grabación. La música que iba a acompañar la película tampoco era un tema del cual preocuparse, ya que, al momento de mostrar a película al público, se contrataba a algunos instrumentistas, solistas, y a veces hasta a alguna orquesta y se tocaban piezas ya existentes para acompañar la película. Este concepto de utilizar cualquier pieza para acompañar a la película cambió con el tiempo y fue justamente Charlie Chaplin, uno de sus fieles seguidores.

En el año 1919, Chaplin fundó, junto con otros directores de cine, la compañía United Artists (en español: Artistas Unidos), la cual era independiente y tenía el fin de distribuir y producir sus películas. Para aquel año, Chaplin ya era una figura muy conocida en el cine, como un actor virtuoso de la pantomima y como director también. La película que marcó su inicio como cineasta independiente fue A Woman of Paris (en español: Una Mujer de París). Fue con esta película que hizo sus primeros experimentos como compositor. A pesar de que tenía un compositor denominado para la música de esta película, Chaplin participó activamente en la creación y sincronización de la música de esta película. Para mediados de los años 20, Chaplin había creado, lo que para el momento, era su obra maestra: la película City Lights (en español: Luces de Ciudad) y también fue con esta película que hizo su debut como compositor. Chaplin se tomó el trabajo muy en serio, ya que compuso toda la música para esta película y también se tomó la tarea de sincronizar la música con la película. En el entonces, se grababa la película y luego se componía la música por separado, ésta debía de estar perfectamente sincronizada con la pantalla. Cabe mencionar además que la música no se grababa, sino que se componía en papel únicamente y al momento de presentar la película ante el público, el director encargado de dirigir a la orquesta debía de asegurarse de coordinar la música con la pantalla a la perfección.

Si bien City Lights era la obra maestra de Chaplin hasta el momento, Chaplin sorprendió a su público con la película Modern Times (en español: Tiempos Modernos) en 1936. La película critica severamente a la sociedad de los años 30 y los efectos de la Gran Depresión. La película se produjo en tres años, lo cual fue extremadamente largo para las expectativas de la época. Para el entonces, Chaplin, quien era una figura muy conocida, se tomaba con gran seriedad su trabajo y no podía estrenar una película sin que ésta fuera perfecta. Modern Times fue su obra maestra como compositor de música. Chaplin sabía tocar el piano y el violín, habilidades que adquirió durante su niñez y juventud. Sin embargo, no podía escribir música en papel, por lo que necesitaba la ayuda de alguien para efectuar esta tarea. La persona contratada para esta tarea tenía el cargo, llamado por Chaplin, de “musical associate” (en español: “asociado musical”). Su tarea era justamente transcribir las ideas musicales de Chaplin al papel y ayudarle a sincronizarlas con la pantalla. La razón por la cual Modern Times es una obra maestra de la composición por su perfecta sincronización con la pantalla y con los movimientos y la pantomima del vagabundo. Chaplin utilizó una técnica de composición creada por Wagner, llamada “leitmotif”, que consiste en asociar cierta música con ciertos personajes o ciertas emociones y Chaplin ejecutó esta técnica de una forma brillante en esta película. El vagabundo tiene su propia melodía musical, al igual que el otro personaje principal. Además, cada emoción encontrada dentro de la película también posee su propio leitmotif. La orquestación de la música de la película también es fascinante, ya que consiste en su mayoría de instrumentos sinfónicos y además usa también algunos xilófonos, que le dan un sonido muy peculiar a la orquestación. Pero, la característica más trascendente de esta película es su perfecta sincronización con la pantalla y sobre todo con los movimientos de Chaplin. El lector que esté familiarizado con las películas de Chaplin comprenderá por qué esta tarea fue tan difícil. La pantomima del vagabundo es exagerada, espontánea y los movimientos son inesperados. El asociado musical contratado para esta película fue David Raksin y muchos años después del estreno de Modern Times, comentó lo complicada que fue la tarea de sincronizar la música con la película. A este hecho, Timothy Brocks, restaurador de la música de Modern Times, agregó que en un lapso de tan sólo 68 segundo, la música de Chaplin tiene 14 cambios de tempo. El orquestador Edward Powell tuvo la tarea de dirigir a la orquesta durante el estreno de la película, para lo cual tuvo que prácticamente memorizar toda la partitura. Y la película tiene muy pocos momentos sin música. Modern Times fue muy bien recibida por el público de los años 30 y Chaplin, de nuevo, se ganó el respeto y admiración de sus seguidores y esta vez como compositor también.

Invito a todos los lectores a ver la película Modern Times y escuchar la música con bastante atención y disfrutar del talento de Chaplin como compositor. Charlie, Chariot, Carlos, Carlitos fue sin duda alguna una figura relevante del cine mudo y conquistó a audiencias de todo el mundo con su talento como director, actor y compositor. Si alguien desearía leer sobre algún tema musical en especial, puede escribirme a mi Instagram @noackkarla.


TEXTO PARA COLUMNISTA