Home > Columnas > El corredor seco centroamericano

El corredor seco centroamericano

///
Comments are Off

Relaciones Internacionales

La agricultura en las Américas ha tenido un cambio significativo desde la nueva dirección del IICA (Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura) ya que se ha trabajado pensando en una agricultura familiar y además resiliente en el combate de los duros efectos del cambio climático. La Secretaría de Integración Centroamericana suscribió la semana del 20 de Marzo un acuerdo muy importante con la NASA siempre con la finalidad de combatir el cambio climático y la protección del medio ambiente, también brindará información para evaluar la vulnerabilidad y exposición de los países del SICA a la variabilidad climática.

Hay iniciativas loables en la región que pueden ser de mucho beneficio para la ciudadanía y empresarios dedicados a la agricultura. Por ejemplo, es muy bueno que se ha viralizado en Guatemala, El Salvador y Honduras la no utilización de pajillas para tomar alguna bebida y ya muchos supermercados no colocan las compras en bolsas plásticas sino que en bolsas amigables con el medio ambiente. Duchas iniciativas ya son una realidad en Roatán y Antigua Guatemala teniendo un reacción positiva para el turista extranjero.

El IICA y la Unión Europea desarrollarán un proyecto de un corredor seco que abarca los bosques tropicales secos desde Chiapas hasta el oeste de Panamá, esta iniciativa se enmarca en el programa para el Desarrollo e Innovación Inteligente a través de la Investigación en Agricultura (deSira) de la Unión Europea y tendrá una duración de 5 años. Este proyecto del corredor seco busca una transferencia de mejor tecnología para la agroindustria, innovación tecnológica, robustecer las cadenas de valor que son tan importantes en este milenio para el desarrollo de los negocios.

“No existe una solución estándar ni homogénea, es necesario que existan espacios colaborativos donde a partir de cada realidad, aparezcan soluciones sencillas e integradoras para resolver los desafíos en contextos tan complejos como el corredor seco Centroamericano” manifestó el asesor de cooperación en la Unión Europea en Nicaragua y Panamá, Sonzini.

Esta excelente iniciativa, puede blindarnos de problemáticas serias como sequías prolongadas, falta de suministro del agua potable o también una mejor actuación de cara a las inundaciones que se tienen en el invierno. La Universidad de Costa Rica (UCR) en una ponencia en la cátedra de Física expuso la motivación para estudiar el CSC (Corredor Seco Centroamericano) en primer lugar, la vulnerabilidad en las zonas mencionadas y que esto afecta la seguridad alimentaria, en segundo lugar de un total de 10.5 millones de personas que habitan en el área rural del trópico seco- casi todos en Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala- cerca del 60% viven en condiciones de pobreza y dependen de medios de vida muy deteriorados (Van de Zee Arias 2012).

Es importante mencionar también, que el proyecto transferirá una tecnología que combina la siembra de árboles o forrajes con la producción de alimentos, la cooperación internacional está muy interesada en poder potenciar esto y que sin duda va a generar empleo a miles de familias en zonas rurales así como también las zonas urbanas.


TEXTO PARA COLUMNISTA