Home > Columnas > Los contenidos de los Acuerdos de Paz

Los contenidos de los Acuerdos de Paz

Tanmi Tnam

A veintidós años de la firma de los Acuerdos de Paz ya casi nadie habla de la importancia que tienen los contenidos que se consignaron en cada uno de ellos, especialmente aquellos que se refieren a derechos humanos, situación agraria, pueblos indígenas y las políticas del Estado de Guatemala, solo por mencionar algunos ejemplos.  Las generaciones que vivieron las consecuencias del conflicto armado vieron en los Acuerdos de Paz muchas oportunidades para resolver los problemas críticos que vive Guatemala desde hace muchos años a la fecha. Después de dos décadas, las generaciones jóvenes poco conocieron lo que fue el conflicto y sus consecuencias. Los gobiernos después del mencionado hecho, poco a poco dejaron en el olvido temas que deben ser la base de las transformaciones sociales, políticas y económicas que necesita el país. Los motivos que originaron el conflicto están muy presentes todavía limitando el bienestar de la mayoría de guatemaltecos.

En la actualidad, no se puede negar que sigue la violencia que tiene asustados a las y los guatemaltecos, hay miedo para visitar la ciudad y el campo, no hay fuentes de empleo, los servicios públicos son escasos y de poca calidad, la democracia es como un cuento que cada quien cuenta a su manera, la justicia queda lejos y tarda mucho tiempo en solucionar los problemas que abundan  entre familias, entre comunidades y entre pueblos. Las instituciones de investigación presentan los resultados de sus estudios donde reflejan que cada vez hay más empobrecidos y desnutridos, desempleados y que cada día más guatemaltecos emigran en busca de otras oportunidades para sobrevivir.

La falta de reconocimiento pleno de los pueblos indígenas de Guatemala provoca que más del 50% de la población guatemalteca se encuentra marginado y excluido del Estado y de la cobertura de los servicios públicos esenciales. En la actualidad, escasean las propuestas  de cómo incluir a los pueblos indígenas en los poderes del Estado para democratizar el proyecto de vida común de guatemaltecos y guatemaltecas.

Una pequeña comparación refleja que los contenidos de los Acuerdos de Paz están lejos de ser reflejados en las políticas públicas actuales que se caracterizan por ser monoculturales, monolingües y carecen de pertinencia cultural en un contexto donde la multietnicidad es lo que más resalta en todas las regiones del país. Tenemos una educación que no logra concretar la práctica que se generaron de las reflexiones y contenidos de la Reforma Educativa señalada en uno de los Acuerdos de Paz, la justicia sigue sin reconocer la práctica de resolución de conflictos con que cuentan los pueblos indígenas, los servicios de salud todavía tienen enfoque monocultural. 

Las y los guatemaltecos que no tienen dónde sembrar algunas matas de maíz debido al hecho de que pocos tienen mucho y muchos tienen casi nada de tierras, situación ésta que sigue generando conflictos a lo largo y ancho del país. Está a la vista que los gobiernos de turno les importan poco resolver los conflictos vigentes por falta de tierras a muchas familias.

En la campaña electoral actual, los motivos que generaron el conflicto y el contenido de los Acuerdos de Paz, deben ser los contenidos de los programas de gobierno nacional y de los municipios del país porque son temas que fueron ampliamente discutidos durante varios años y luego pasaron a formar parte de las transformaciones necesarias que el Estado de Guatemala debe atender para alcanzar mejores condiciones de vida con justicia, democracia, salud, educación y desarrollo para todos.

TEXTO PARA COLUMNISTA
Lea

Lea más del autor:
http://elsiglo.com.gt/2019/04/09/un-vistazo-a-los-servicios-publicos/